Perdidos

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 17

Dereck

Llevo aquí como unas tres horas, no me he podido comunicar con nadie de mi equipo, de seguro cortaron la comunicación de aquí al exterior, pero no importa, ¿Qué era lo que iba a decir? A si, justo ahora me encuentre en una "reunión" de los reclusos, aportando ideas para salir, dudo que dejen a alguien aquí vivo, de todos modos son terroristas, lo que quieren es probar a su valentía al dios Ala, no juzgo sus costumbres, pero creo que no fue necesario iniciar un atentado contra mi país, y me desvié del tema. Lo que trato de decir es, que debo poder comunicarme con nadie de afuera, y si se les ocurre entrar, no terminara bien, debe de haber una manera de distraerlos, y creo que ya sé cómo lo hare, pero no creeré lo voy a hacer ahora.

Lo que voy a hacer es considerado como suicidio, saben el termino de usar al enemigo de una persona como carnada, si no lo conocen les explicare, yo soy la carnada, solo me tienen que capturar.

"Si, ya es oficial, estas volviéndote loco. Ya era cuestión de tiempo"

Tienes una mejor idea, porque esto abierto a sugerencias.

"Sin comentarios"

Mejor así, cuando estoy a punto de llevar el plan a cabo, suena el celular, empiezo a maldecir en mis adentros, ahora es que van a establecer de nuevo la comunicación, ¿en serio?

"Genio, ya nos vieron"

Mierda, a correr se ha dicho

"¿Qué no ibas a ser el sacrificio humano?

Si quieres que el equipo táctico entre a ciegas, te dejo al mando

"De nuevo, sin comentarios"

Empecé a correr sin saber a dónde iría, tal vez vuelva a la sala de interrogatorios, es mi única opción hasta ahora, doy vuelta en U sin antes tirar algunas cosas que estaban de paso, eso los distrajo por solo unos segundos, pero es tiempo suficiente para esconderme, saque el celular y atiendo la llamada.

- ¿Hola? – esto tiene que ser rápido, debo decirles todo lo que recuerde, y rápido.

- Agente Lyon, soy el agente Stephen de los departamento de la CIA en Virginia – se puede escuchar del otro lado la voz de Jane, con ella es que debo hablar.

- Comuníqueme con la agente Foster – trato de escuchar lo que dice, pero solo escucho murmullos sin sentido.

- Dereck – al fin alguien conocido, no es que ofenda el agente Stephen, pero no me agrada la gente nueva – explícame que paso, ¿éstas bien?

- Tengo poco tiempo Foster, solo escucha lo que te voy a decir – veo mis alrededores por si alguien llega a donde estoy – escucha, los presos tiene una sección de la prisión, es el ala norte, doce en el piso superior, y veinte en el inferior, los guardias se encuentran en diferentes, en el ala sur, hay cerca de treinta y tres presos en el piso inferior, tengan cuidado al entrar, pueden tener armas, deben tener francotiradores en las secciones que te mencione.

- Muy bien, lo coordinare con el agente Stephen, por favor aguarda y no mates a nadie antes de tiempo – ni que fuera un asesino serial.

"no, pero eres una persona brusca, eres como una bomba del tiempo, apunto de explotar"

Sin comentarios, pero ya no te pongas en mi contra, se supones que somos de la misma mente, pero somos lados opuestos.

"Tú lo has dicho, somos de dos lados opuestos, yo soy el divertido y tú el gruñón"

- Dereck me escuchaste – creo que no volverá a discutir con mi conciencia, pierdo la noción del tiempo – no mates a nadie, ya entraremos.

- Si te escuche, pero no te prometo nada – suspira de la línea, escucho un ruido proveniente de afuera – me tengo que ir, ten cuidado a quien le dispares.

Cuelgo la llamada inmediatamente, escondo el celular y en ese momento entran tres presos en la sala, por suerte ya estaba de pie, uno de ellos se me acerca a punto de atacarme, pero los otros lo detienen.

- No lo hagas, nos servirá de algo, por ahora hay que mantenerlo con vida – guarda su cuchillo, pero eso no lo contiene, me da un golpe en el rostro.

Como soy un caballero se lo devolví pero más fuerte, lo cual provoca que me sujeten de ambos brazos, para que ellos golpeen en el abdomen repetidas veces. Hasta que uno de ellos les dice que se detengan, lo admito, esto me dejo un mal sabor de boca, los miro con cierto desagrado, pero lo único que hacen es arrastrarme hacia el ala sur, donde se encuentran ellos. Busco con la mirada a Erik, pero no lo encuentro, lo más probable ya haya escapado, o este en el otro lado de la prisión, ¿A dónde me llevan estos idiotas?

- Agente Lyon, no pensé que lo veríamos aquí – de todas las personas con las que me pude haber topado, me toco con la rata de laboratorio de Adam, creí que me encontraría con Samal – Ya han pasado unos 6 meses, después de que me arrestaras.

- Y yo pensé que habías muertos días después de que te trasladaran de aquí – la sonrisa que tenía desparece, se agacha para quedar a mi nivel, y mirarme con una sonrisa de psicópata.

- Sabes, será un interesante, cuando salga de aquí, verteré tu cuerpo el acidó, pero tranquilo te pueden sedar para que no sientas dolor – ya ven porque lo encerré, literalmente es un desquiciado.

- Cuando ese día llegue avísame, será un gusto volver a encerrarte – chasquea la lengua y se pone de pie nuevamente, miro a mis alrededores, tratando de buscar alguien con un arma, un guardia que no esté encerrado en la celdas.



ERIKA

Editado: 06.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar