Perdidos

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 22

Dereck

Después de indicarle el plan al equipo, proseguimos conalistarnos para una posible emboscada, no creo que Erik sea tan estúpido parairse sin tener escoltas, por lo que cada uno llevara a una pequeña unidad deSWAT y de la unidad militar, todos iremos con nuestros respectivos "compañeros"pero mi superior dio la brillante idea de que Amanda y yo fuéramos juntos. Tanbrillante la idea ¿no?  Lo que me dijofue que Amanda tiene experiencia con el equipo táctico, me negué, así quequedamos en que Amanda ira con James, y yo iré con jane, al menos para poderestar trabajando cada uno con la persona que conoce.

- Oye Lyon – escucho una voz detrás mío, justo cuando yaestaba inmerso en mi nube de pensamiento, me doy vuelta y me lanza lo que pareceser un bolso, ¿Qué se supone que haga con esto?

- ¿Para que el bolso? – cuestiono mientras reviso el contenidode este y solo hay papel, esto no tiene sentido.

- Erik hizo algunas llamadas, y hablo con un contador paraque le llevara dinero. Así que fuimos a su trabajo antes de que saliera y lollevamos a la sala de interrogatorio – contesto Amanda algo frustrada.

- Entonces ¿por qué esa frustración? – dejo el bolso en lasuperficie fría de la mesa, tomo mi arma y le coloco un cartucho nuevo.

- Bueno, que al parecer no sabe en qué hangar se encuentra nuestro sospechoso y la única palabra que se sabe es "Abogado"

- Al menos se intentó de la manera fácil, ahora solo deja que las autoridades vengan por él, para que lo escolten a una prisión de máxima seguridad con muchos locos buscando una nueva víctima – cuando termine de recargar mi arma, me enfoco en ella, lo único que veo es como ella limpia su arma – Interesante.

Giro sus ojos y ahora se enfoca en mi - ¿Qué es interesante?– cuestiona con cierta hostilidad e irritación.

- En como limpias tu arma, tal y como lo hace el mayor Wallace – veo como frunce su ceño, ¿ella conoce a ese señor? - ¿lo conoces?

Suspira y vuelve a lo suyo – sí, él fue quien llevo mi entrenamiento a cabo, pero termine igual a mi padre – finaliza con un aire bromista y sonriente, admito que ese hombre es un gran entrenador pero no evitara que nos convirtamos en parte de su escuadrón - ¿y a ti?

- También, pero hubo una ocasión en que él fue que lidero aun equipo conmigo ahí, creo que fue en Sudan – termina de limpiar su arma y le coloca el cartucho – ya te imaginas como fue.

- Veamos, dos hombres con un nivel de paciencia insuficiente, tenaces y con un bajo nivel de obediencia, ya me imagino como terminaron las cosas – estalle en carcajadas de inmediato, es una muy buena analogía.

- Tu tampoco te quedas atrás – me lanza su pañuelo y se ríe negando – no importa lo que hagamos, de igual forma terminaremos igual que ese hombre.

- ¿disculpa? Creo que ese hubieras sido tú.

- Claro que no – ella chasquea la lengua por mi objeción, me pongo de pie y me acerco a ella recargando mi mano en la mesa – yo soy diferente a ese hombre, de hecho no nos parecemos en nada.

- Si el zapato te queda – murmura limpiándose las manos, yo solo observo cada uno de sus movimientos y vuelvo al trabajo.

- Bueno, volviendo al tema el bolso – dije tomando aquel objeto mencionado, escucho como ella le quita el seguro a su arma - ¿Qué haremos con él?

- El contador dijo que debía llevar esto a una zona con bastante gente – asentí por sus argumentos y dejo que termine de explicarme –dejaremos esto en una banca, ese será el punto de encuentro, cuando vengo este sujeto – observo la foto de un hombre con rasgos latinos, y cabello de color negro – lo seguiremos hasta donde se encuentra Erik y ahí lo emboscamos.

- Es un buen plan, solo que tiene una pequeña falla.

- ¿Cuál? – se apoya de la mesa, mirándome fijamente,esperando a que yo le diría un respuesta exacta de mi parte, solo suspiro y pienso en las palabras correctas.

- El contador debe llevar eso, ¿como se supone que engañemos al mensajero, cuando vaya por el paquete? – pregunte lanzando el bolso hacia arriba, dejando que la gravedad hiciera su trabajo, regresa a mis manos y lo vuelvo a lanzar, repitiendo e mismo procedimiento, pero a tercera vez Amanda interfiere y lo toma, antes que yo.

- Erik le dijo que lo dejara debajo de la banca, y que luego se fuera, así que lo que hay que hacer es llegar antes que en mensajero – lanza aquel objeto hacia mí, impactando con mi pecho, lo sujeto con fuerza con una mano, mientras que con la otra la deslizo por la mesa para poder acercarme a Amanda.

Mantenemos nuestras miradas fijas por un lapso de tiempo permanecían conectadas, como si quisiéramos entender al otro, solo que la de ella me atraía aún más hacia su persona, ninguno de los dos quería dejar de mirar al otro.

- Oigan chicos, ya estamos listos para... ¿Qué están haciendo?– pregunta Héctor divertido y curioso, inmediatamente me separo de ella como si nada hubiera pasado, Amanda hace lo mismo.

- Nada – expresamos al mismo tiempo, volvemos a lo nuestro fingiendo que esa escena no paso - ¿Qué era lo que querías? – de nuevo, hablamos como si fuéramos gemelos.



ERIKA

Editado: 06.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar