Perdidos

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 24

Narrador omnisciente

Semanas después del caso en Washington

Amanda se encontraba en su casa, vivía junto con su padre, solo que desde el incidente en Afganistán, cuando ella necesitaba reposo, luego de que ella se recuperara de sus heridas, se mudó a una casa que se encontraba cerca de su trabajo, pero hoy su casa se encontraba con una fuga de gas, quedándose temporalmente con su padre. después del fracaso en el caso junto con la agencia en Washington, se dispuso a buscar a Erik por su cuenta, mientras el caso permanecía abierto, llevaba dos días que no dormía bien, no importaba cuantas personas le hablasen, pero ella no descansaría hasta ver a Erik, en una prisión de tres por dos metros.

― Hija ― dice una voz ronca, masculina a sus espaldas, la castaña se da vuelta, mirando a su progenitor algo cansada, el hombre con canas algo visibles y de tez morena se acerca a su hija ― ¿Qué haces aun despierta? Son las tres de la mañana.

― Lo sé, lo sé, es solo que, me niego a que por culpa de... de Lyon, escapara Erik ― vuelve a lo suyo, pero esta vez con el nivel de irritación más elevado que nunca, al mencionar a Dereck, la puso en un estado estresante ― trato de averiguar, en donde se encuentra el dueño de esa estúpida avioneta.

― Pero ya llevas varios días sin dormir, entiendo tu frustración y lo que allá hecho ese sujeto, pero debes descansar ― cierra la tapa de su laptop, ella solo emite un gruñido, debido a su acción y la falta de sueño.

― Solo dame cinco minutos, y me iré a dormir ― propone la castaña tratando de abrir nuevamente la laptop, pero su progenitor no cede, se masajea los costados de su cabeza por la charla ― debí quedarme en un hotel.

― De igual forma, encontraría la manera de que durmieras ― empieza a contradecirla, a lo que ella toma mal ― debes dormir, mañana podrás trabajar mejor cuando hayas descansado.

― Lo hare, solo para que no estés preocupado ― cede rendida, deja caer sus hombros relajando sus músculos, bosteza por el cansancio y mira a su progenitor ― será mejor que duerma ahora.

Ella pasa por un lado a su padre, dirigiéndose al living para subir a las escaleras que la llevarían a su habitación, le da una última mirada a su padre y sonríe.

― Buenas noches ― anuncia antes de irse, su padre asiente sonriendo, la agente sube las escaleras perdiéndose en la oscuridad.

El señor Scott toma un poco de agua, antes de volver a su cama para conciliar el sueño, mientras que la castaña se acuesta en la superficie acolchada y recuesta su cabeza en la almohada, mientras que en su cabeza solo pensaba en una cosa, Yasif Kobar, por alguna extraña razón aquel personaje no dejaba su cabeza. Había leído e archivo que su superior le había entregado semanas antes del arresto, repetía el archivo una y otra vez en su mente, recordaba cada letra que había en aquel archivo, hasta que se cruzan unos cables por su mente, acerca del caso haciendo que ella se sentara en la cama, puede que no durmiera desde hace días, pero ella se estaba volviendo loca cuando leyó el archivo.

Sin pensarlo más, toma sus zapatos y baja las escaleras apresurada, ya en el living va a la salida, se coloca rápidamente los zapatos y toma sus llaves, como su padre se encontraba nuevamente durmiendo, ella sale de casa para ir hasta su auto, lo que tenía que hacer era de un asunto de suma importancia. Debía volver a la agencia, aunque ella lo sabía su jefe se encontraba a esas horas en la oficina, solo necesitaba hablar con el sobre el caso e informar sobre su decisión.

...

Ya dentro de las oficinas, Amanda va en dirección a la oficina de su jefe, con la esperanza a que la recibiera y hablasen de sus dudas, para su sorpresa el si se encontraba en la oficina.

― Señorita Scott, es un placer verla ― dice su superior colocando sus codos en los costados de la mesa, mirando a su empleada de pie, en la puerta de su despacho, ella termina de adentrarse a esta cerrando el acceso a ella ― dígame, ¿Qué se le ofrece?

― Usted me dio el caso de Yasif, por la conexión personal que tiene el agente Lyon ¿cierto? ― Él se muestra complacido por su deducción, le indica para que ella se siente frente a él.

― Está en lo correcto señorita Scott ― dice su superior colocando sus codos en los costados de la mesa, mirando a su empleada de pie, en la puerta de su despacho, ella termina de adentrarse a esta cerrando el acceso a ella ― dígame, ¿Qué se le ofrece?

― Usted me dio el caso de Yasif, por la conexión personal que tiene el agente Lyon ¿cierto? ― Él se muestra complacido por su deducción, le indica para que ella se siente frente a él.

― Está en lo correcto señorita Scott — se pone de pie caminando hacia su gabinete para buscar algo de whisky, para servirse un poco el y uno para la agente Scott ― vera agente Scott, usted es muy eficiente, siempre concentrada en lo que hace, pero le falta algo de auto control.

— Tengo auto control ― afirma ella rechazando el whisky, su superior le da un sorbo a la bebida, mientras suspira por su comentario.

— Demuéstrelo, demuestre quien es, porque no hizo eso en Washington ― en ese momento ella se congelo por esa cuestión.

―La razón por la que vine, fue por esto —le entrega el archivo del caso que involucra a Dereck, este la mira complacido esperando a que ella tomara la última palabra ― acepto el trabajo.



ERIKA

Editado: 06.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar