Perdidos

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 30

Dereck

 

Lo malo de las mañanas es levantarse, ¿Por qué lo digo? Bueno se los resumiré, el primero punto, voy a trabajar con mi nueva (e irritante) compañera, el segundo punto, estar en la misma sala todo el santo día, tercer y último punto, estoy algo cansado y no me quiero parar de la cama. Ni siquiera siento las piernas, o una de ellas, abro uno de mis ojos y me doy cuenta, de que tengo una pierna de Jane encima de mi pierna izquierda, eso explica mucho.

 

Me giro un poco para poder ver su rostro, ella me transmite mucha calma, solo que hay veces que no me siento completo, pero ignoro ese sentimiento por completo y me dispongo a levantarme.

 

― Despierta, debemos alistarnos ― mi voz se oía algo ronca, me siento en la superficie blanda de mi cama, le doy leves golpes en su muslo y quito su pierna de la mía.

 

― Ya… voy  ― me responde o bueno se queja, se voltea para el otro lado de la cama, ni siquiera soy consciente de que hora es.

 

“Tal vez sean las seis y media, o siete”

 

Miro el reloj y veo que mi conciencia acertó, aún es temprano, pero hay muchas cosas que hacer, pero tengo tiempo para correr, y ahí, tener todo el caso listo para dárselo a Amanda.

 

“¿Quién lo diría? Después de tres dos años vuelves a tener un compañero”

 

Si, créeme que yo me sorprendí por la noticia, pero ella.

 

“¿Cuál es el problema?”

 

Es que ella es muy… Difícil, por así decirlo.

 

“Ni siquiera la conoces”

No, pero se cómo estudiar a un persona, cuando la conozco.

 

“¿a sí? Qué tal si me describes como es James”

 

Bueno, para recalcar, es una persona que tiene un gran enfoque en su trabajo, es dedicado y muy estratégico, pero también tiene ciertos defectos, porque como así tiene cualidades que lo definan como un gran agente, tuvo problemas para guiar al SWAT, no diga que sea malo liderando pero, no supo cómo llevar la situación, además de que, solo lo digo porque es muy obvio, tiene un gran interés en Amanda.

 

“¿Qué? ¿Estas celoso?”

 

No, no lo estoy, cuando Amanda tuvo el accidente, no supo cómo reaccionar, tomo una mala decisión y por eso pedimos a Erik,

 

“Creí que fue por culpa de Amanda”

 

Solo fue al calor del momento, no medí mis palabras, pero creo que nada de esto se hubiera venido abajo, si tan solo ella no hubiera aparecido de la nada, creo que está más que claro.

 

“Entonces según con lo que dices, es culpa de james en vez de Amanda, he aquí mi duda, ¿Por qué no te disculpas con ella?”

 

Por el simple hecho, de que ella fuera a Washington por el caso, distrajo a su compañero y por eso todo fue un desastre.

 

“pero tú tienes un noviazgo con Jane, porque no aplicas eso contigo”

 

Te diré una cosa, Jane supo cómo manejar sus emociones, cuando estaba en una prisión llena de lunáticos, en cambio yo, cuando estoy en una situación muy personal, trato de no aferrarme tanto a ello.

 

“Así como reaccionaste, cuando mencionaron a Yasif”

 

Sabes que, hablar contigo es una pérdida de tiempo, además pierdo el que tengo para salir por lo menos un rato.

 

“si tú lo dices”

 

Ya cállate.

 

― Dereck ― callo a mi conciencia, para poder escuchar lo que jane me tiene que decir ― ¿vas a salir? ― me pregunta adormilada, vaya que debe estar cansada.

 

― sí, voy a salir a correr ― le respondí de una manera calmada, siento como pasa su mano a mi espalda descubierta, me doy vuelta y toma con delicadeza su mano, depositándole un beso en ella.

 

― Bueno, no tardes mucho, que hoy tendremos un día pesado ― ¿Qué si no? Este será el día más lento de mi vida ― me voy a dar un baño, te espero cuando regreses.

 

Sale de la cama con la frazada envuelta en su cuerpo, yo me pongo de pie y busco en mi closet unos bóxer, una camisa azul marino con líneas de azul eléctrico a los lados, un suerte ligero de color negro y unos pantalón deportivo de color gris y con líneas de negro a los lados, me cambio rápido y busco mis zapatos de color blanco. Ya listo, tomo mis llaves y mi celular, salgo sin despedirme, en vez de usar el elevador, usos las escaleras, será un buen calentamiento, como vivo en el décimo piso, no me será un problema.

 

 

Antes de ponerme a correr, lo primero que hago es estirarme, no quiero un desgarre o una posible lesión, cada mañana hago lo mismo, veo el mismo paisaje todos los días, corro diferente rutas y veo diferentes lugares, locales u otras cosas, pero ninguna me hacía sentir diferente, era hasta aburrido, pero esta vez se siente un poco diferente, un poco más cálido de lo usual, eso me calma un poco.



ERIKA

Editado: 06.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar