Perdidos

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 31

Amanda

 

Después de que Jasón me llamara, y me informara sobre su caso, tuve que dejar a Dereck e ver qué era lo que sucedía, y bueno lo que sucedió fue, que hubo una operación que salió mal en Australia, habían encontrado una manera de infiltrar a alguien de la CIA en la organización de Yasif, trabajando como doble agente, pero de alguna manera ese desgraciado, descubrió su pantalla. No era un novato, pero tampoco un profesional, eso perjudico a las tres agencias que estaban trabajando en conjunto con esta operación, el FBI y la NAVAL, nos proporcionó información sobre sus agentes, tenemos sus expedientes, e información de cualquier operativo, después de que descubrieran al doble agente, fueron por los agentes que se encontraban en el lugar, capturaron a la única agente de la NAVAL, cancelaron varios operativos en el extranjeros.

 

Ahorita me encuentro revisando todo lo que tenían sobre el caso, sobre esa operación, pero todo me lleva a un callejón sin salida, ¿Por qué Dereck no está al tanto de esto? Se supone que esta agencia está al tanto del caso, bueno no todo el edificio, solo el equipo de Dereck, se supone que es parte del caso.

 

― Vaya que esto te tiene enfocada ― justo cuando quería silencio, viene alguien e interrumpe esta tranquilidad, dejo varias papeles en el escritorio y recargo mi cabeza en una pared cercana ― pero veo que lo que necesitas, es algo que te mantenga activa ― menciona Jasón con una sonrisa, veo dos tazas en sus manos y lo primero que me viene a la mente es lo que me mantengo atenta con lo que va a decir.

 

Que sea café, que sea café.

 

― Espero que te guste el café negro ― sí, es hora de que me dé, un merecido descanso, toma con sumo cuidado la taza que me estaba ofreciendo, gustosa le doy un pequeño sorbo.

 

― Amargo ― fue la única palabra que logro decir en ese momento, no me apetece mucho el café amargo, pero así lo hacían en nuestra base ― ¿Quién toma el café así? ― limpie un poco mi barbilla, ya que me había babeado un poco el café, escuche una risilla en el lugar de Jasón, creo que él sabe la respuesta a mi pregunta.

 

― No eres la única marine aquí, Jane toma su café así, también Dereck ― ya cuando había sacado ese nombre de mi cabeza, él y yo somos la únicas personas al tanto de este caso, pero solo quiero saber ¿Por qué me llamo a mí, en vez de Dereck?

 

― Jasón ― mi nombre sale de mis labios sin que me diera cuenta, la curiosidad me esta matando ― ¿Por qué me llamaste para ayudarte con este caso? ― luego de preguntarle eso, carraspeo un poco, coloca sus codos en el escritorio y me mira con un semblante serio.

 

― Veras, este caso es muy personal para Dereck, él no sabe que enviamos a esos agentes a Australia ― su forma de decirlo es muy triste, ¿también será personal para él? ― tampoco sabe la ubicación de Yasif, apenas iniciamos el plan cuando el doble agente entro a su organización, no teníamos imagen, ni audio, no podía llevar su arma porque sospecharían, solo debíamos esperar a que él se reportara.

 

― Me estás diciendo que infiltraron a un agente encubierto, sin arma, sin imagen, ni audio, a una red de traficantes de armas, sabiendo las posibilidades de lo que podría pasar ― sentía impotencia, ¿Cómo se les ocurría hacer semejante idiotez? Pero yo no debo juzgar, cálmate Amanda.

 

― Se cómo te sientes ahora, pero entiéndenos, ya Yasif ha cerrado tratos con varios mercenarios y terroristas, hay muchos afectados por eso, y no hablo de los militares, también varios civiles de diferentes países ― chasqueo la lengua y mantengo mi mirada baja, observando el reporte del FBI ― sé que Dereck es tu nuevo compañero, pero él no puede involucrarse en esta operación.

 

No, n quiero ocultarle eso a él, pero quiero saber porque este caso es tan importante para él, que lo hace tan personal.

 

― ¿Qué hace este caso tan personal para Dereck? ― Ya no había vuelta atrás, necesitaba saber porque era tan importante para él.

 

― No te puedo dar muchos detalles sobre ello, porque nosotros no sabíamos la existencia del caso ―  eso no respondió mi pregunta, dios, ¿Por qué el ser humano es tan curioso? ― Si quieres saberlo, pregúntale a Dereck, él nunca nos habló de eso, tal vez él se abra contigo.

 

No qué clase de chiste es este, pero es uno de muy mal gusto, Dereck no me dirá nada de su vida personal, y mucho menos de este caso, sé que me quiere lo más lejos posible.

 

― ¿Cómo era el antes de tomar este caso? ― Maldita curiosidad, ¿Por qué hago tantas preguntas sobre él?

 

“Te interesa, y quieres poder ayudarlo”

 

― Le estas preguntando a la persona equivocada Amanda, no se mucho sobre él, era un novato cuando lo conocí, lamento no poder decirte ― negué por su disculpa, no era su culpa.

 

― Descuida, no importa, después lo averiguare ― si es que tengo suerte, suspira de tan solo pensarlo, será más complicado de lo que pensé ― pero ahora será mejor terminar con todo este papeleo, así que ya se acabó el descanso.



ERIKA

Editado: 06.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar