Perdidos

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 32

Dereck

 

Ese nombre, ese maldito nombre me anda persiguiendo a donde voy,  no importa lo que haga ahí estará, después de pedirle la opinión a Amanda, fui a tomar aire fresco, creo que no estaré tranquilo hasta tener a Yasif en una celda de tres por dos metros, o con una bala en su frente, una de esas forma me tranquilizara un poco, solo le quiero hacer justicia a mi amigo, hago todo lo posible para que sus hijos y para que otras personas no salgan afectados por estos ataques. Es difícil no sentirse impotente en estas situaciones, porque no importa lo que hagamos, siempre perderemos a ese ser querido, que nos apoyaba en cada decisión que tomábamos, que era nuestro apoyo en los momentos más difíciles.

 

“Lo más difícil de la vida, es dejar ir aquello que te hacia feliz”

 

Siempre hay un precio que pagar.

 

“Tienes que llamar a Seguridad Nacional, infórmale que ahora les darás la jurisdicción en el caso”

 

Si, acabemos ya con esto, solo que ahora que lo pienso…

 

“Dereck, no es buena idea de que te apoderes del caso, aun no olvidas el pasado”

 

Sí, pero es mi caso, y algunas personas de mi equipo están en él, incluso Scott está atenta en él.

 

“Son agentes de otra agencia, ellos podrían encontrarlo con todo el equipo que tienen”

 

Si pero hay varias agencias trabajando en este caso, podemos ponerlos al tanto de ello, y mientras más agencias estén en esto, evitaremos mucha más muertes que hace unos meses.

 

“Puede que tengas razón, pero si das un paso el falso, dile adiós a tu placa”

 

Tendré cuidado, creo que ya debería informarle a mi jefe sobre esto.

 

“Buena idea”

 

Vuelvo a las oficinas y lo primero que busco son los informes del caso, cuando iba a ir directo a la oficina de mi superior, aparece el frente a todos nosotros, junto con Jasón y Amanda, esto no puede ser algo bueno.

 

― Por los acontecimientos recientes, el caso de Yasif será dirigido por el agente Dereck Lyon, y las personas que estarán al tanto de él, será la Agente Jane Morrison, Héctor Meléndez, Nía Collin, Jasón Nabarte y Amanda Scott ― escucho con atención cada una de sus palabras, ¿Por qué me puso a cargo de este caso? Él sabe perfecto mi lazo a este ― ahora, todos vuelvan a sus puestos, Señor Lyon, necesito hablar con usted.

 

Se retira el y junto con Jasón y Amanda, ¿me perdí de algo? Él debe de saber más de Yasif que yo, tal vez me pueda decir algo que pase por alto, los sigo hasta la sala de conferencias, pero al entrar veo en la mesa varias fotos de una escena de crimen, debe ser el caso de Jasón.

 

― Vera señor Lyon, estamos en alerta máxima, hemos recibido un informe de la operación en Australia, que dos agentes del FBI están muertos ― otro caso más, ¿acaso los asesinos no tienen día libre? ― Y hay una agente de la NAVAL desaparecida, pero eso no es todo ― ¿hay más? Vaya que el tipo si hizo su trabajo ― teníamos a un agente de la NAVAL infiltrado en esa organización, apareció muerto a cuarenta kilómetros lejos del hangar.

 

¿Por qué presiento que esta noticia no me va a gustar?

 

― Esta operación era para detener un trato que tenían unos mercenarios con… Yasif.

 

Si tenía razón, no me gusto para nada esa noticia, ¿Por qué no me informaron de esa operación?

 

― ¿Por qué no informaron de ello? ― les pregunte con un gesto serio, me acerco a la mesa para ver los informes, y las fotografías.

 

― Lo solicitaron las otras dos agencias afectadas ― menciono Jasón, mostrándome un acuerdo firmado por el FBI y la NAVAL, un acuerdo de confidencialidad para no decirme nada sobre esta misión, solo si es absolutamente necesario.

 

― Entonces ustedes autorizaron estos y no pensaron las consecuencias de ello ― miro a mi superior y a mi amigo, Amanda solo estaba ahí parada cruzada de brazos, lanzándome un mirada para que me tranquilizara.

 

― Eso es lo de menos ahora, lo que importa es que Yasif está dejado una hilera de cadáveres a su paso ― Amanda tiene razón, ya van cuatro agentes, y aun no sabemos si ya asesino al quinto, aún tenemos algo de tiempo ― solo hay que esperar a que el cometa un error y lo tendremos en donde lo tenemos, hablamos con el agente Smith y ya nos dio la identidad de los agentes fallecidos.

 

Ya era hora, ¿Por qué tardaron tanto?

 

― ¿A qué se debe la tardanza de darnos sus archivos? ― muestran los expedientes de ambos agentes, que bueno que cubrieron nada, aunque también resulta algo sospechoso, estamos de una agencia que no deja que nada salga a la luz.

 

― Estaban sellados, al parecer ellos dos tenían acceso a códigos nucleares, según como lo explicaron, ninguno de los dos se conocía, sus identidades estaban en anonimato ― Amanda con tan solo llamarlo tiene toda esa información, no me convence, los de Seguridad Nacional son muy firmes cuando se trata de eso.



ERIKA

Editado: 06.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar