Perfect

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 1

Otra triste tarde de otoño en donde me parto la espalda para recolectar el cultivo de este mes para mí "querido" rey, siento como el hambre me retuerce por dentro, pero no probaré ni un bocado hasta que quede completamente destruida físicamente por el trabajo tan duro que hago, tal vez podría robar algo pero si me descubren probablemente esos malditos cyborgs me cortarían las manos y luego me asesinarían, no pienso correr el riesgo así que mejor espero, pero lo menos que tengo es tiempo. Hoy es el último día de este mes y todas las personas que conozco olvidarán esta tortura por recuerdos felices que jamás sucedieron, es muy extraño ser la única persona además del rey en no olvidar nada, que todos mis recuerdos estén intactos y sepa lo despiadado que él es, pero no puedo hacer nada, si se lo digo a las demás personas no me creerán, para ellos esta es una vida feliz y perfecta en donde el rey es nuestro líder.

— ¿En qué tanto piensas Adára?

Esa dulce voz me sacó de mis pensamientos. Cuando me di la vuelta pude ver a kim parada con su cabello negro como azabache cayendo sobre sus hombros, con unos harapos que no resaltaban su belleza y llevaba un saco de trigo en sus manos, tenía cara de princesa pero al ver su ropa se puede ver que no es así, debido a que no pertenece a una familia al igual que yo, solo vivimos con el poco dinero que ganamos por hacer todo este trabajo.

— En nada, solo pienso que hoy es el último día del mes— dije con melancolía mirándola a la cara.

— Si, lo sé pero, ¿porque lo dices así?, deberías estar feliz de que al fin terminó este mes y que no tuvimos intervenciones por parte de los cyborgs— dijo mirándome, esperando mi respuesta.

— Si, tienes razón no sé porque estoy así— sonreí.

Porque en parte es cierto, en todo el mes no hemos tenido ninguna intervención por parte de cyborgs, lo que es muy extraño, porque siempre hacen unas inspecciones sorpresas para asegurarse de que todo esté "seguro", cuando yo sé que en realidad lo hacen para tenernos vigilados y controlados.

— Bueno, por suerte ya falta poco para que termine esta jornada de trabajo y podamos ir a casa— me dedicó una gran sonrisa.

Kim es una gran amiga, no se puede decir que es mi mejor amiga, pero si una gran compañera que me ha acompañado en muchos momentos duros que obviamente no recuerda, es lo que odio del último día del mes. Al fondo de los cultivos escucho la campana que indica el final de la jornada. Kim salta feliz a mi lado pero, yo no puedo compartir esa alegría porque sé lo que pasará esta noche.

— Bueno kim, nos vemos mañana — me despido de ella.

Camino a toda prisa antes de que lleguen los cyborgs y los escolten a la gran reunión de fin de mes que termina justamente a las doce en punto y da inicio a un nuevo recuerdo para todos. Camino y camino para llegar al risco, un lugar en donde me gusta estar, en donde no hay mentiras solo tranquilidad. Saqué un libro de mi bolso y me senté en la punta del risco y empiezo a leerlo, pero, siento que no estoy sola y que alguien me observa. Voltee la mirada y solo puedo distinguir unos ojos rojos brillantes, sierro mi libro y me pongo de pie puesto que ya se lo que es.

— ¿Que hace aquí humana? , ¿Por qué no está en la reunión? — me dijo el cyborg mientras avanzaba hacia mí.

— Solo quería descansar un poco ya que es el último día del mes— le contesté sin quitarle la mirada de encima.

—...Bien, pero tengo que llevarla a la reunión— dijo agarrándome el brazo.

Ese mínimo movimiento fue suficiente para tomarlo de su brazo robótico y tirarlo lejos de mí, en cuanto tocó el suelo se puso de pie inmediatamente y corrió hacia mi dirección, pero tomé mi arma de láser del bolso y le disparé destruyéndole la cabeza.

— A mí nadie me toca y menos un maldito robot como tú— le dije escupiendo a lo que quedó del cuerpo y luego lo tiré al risco para que nadie supiera lo que acabo de hacer.

Me volví a sentar en la punta del risco y continué leyendo, pero escucho las campanadas que provienen del castillo que indican la media noche, alcé mi mirada al cielo y pude ver el gran rayo rojo que se extendió por el cielo nocturno y que solo significa una cosa...

— Formatear y Reemplazar— me dije y serré mi libro

Cuando se formatean las memorias es el momento ideal para robar de los cultivos, puesto que las mentes de las personas no funcionan por diez minutos, hasta que les den los recuerdos creados, me puse una gruesa bufanda sobre mi nariz, guardé el libro y el arma en mi bolso y me alejé un poco para obtener más velocidad, corro y me lanzo por el risco, esto es lo único que me gusta del último día del mes, poder lanzarme y sentir el viento en mi rostro mientras caigo en picada en el agua, al caer siento como el agua me refresca cada centímetro de mi cuerpo, pero no tengo tiempo para nadar, solo me quedan ocho minutos para tomar de los cultivos, salgo a toda velocidad del agua y corro hacia los cultivos de maíz.

Al llegar veo mi reloj y me doy cuenta que solo me quedan tres minutos, agarro un pequeño saco de maíz, lo guardo en mi bolso y corro con las pocas energías que me queda hacia el bosque, al llegar me dejo caer sobre la raíz de un árbol, observo el cielo y distingo que ya desapareció el rayo rojo y que la noche volvió a tener su oscuridad de siempre.



Gaby Pérez

#1734 en Ciencia ficción
#8572 en Otros
#1020 en Acción

Editado: 13.03.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar