Permíteme Amarte -Saga Amor o Atracción Libro 4

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 5

Salí de mi casa cuando aún no terminaba de amanecer.

Estaba nervioso porque el día de la competición que se realizaría para saber quién sería el estudiante que representaría a la universidad, en el concurso anual de arquitectura, había llegado.

Al entrar a la universidad, me sorprendí al ver que el director de la universidad y mis rivales ya estaban allí.

Al parecer no era el único ansioso.

Observé a mis rivales, eran: una estudiante de noveno semestre de arquitectura y un estudiante que estaba próximo a graduarse.

Los concursantes debíamos realizar cinco diseños, los que debían estar inspirados en estilos: medieval, barroco, colonial, moderno y neoclásico. Ganaría quién recibiera mayor puntaje en la votación del jurado; jurado que estaba conformado por el decano en el área de arquitectura de la universidad y dos profesores de la universidad nacional de la facultad de artes.

Cada diseño se debía realizar en quince minutos. El jurado evaluaría los diseño y daría sus calificaciones, pero nosotros solo las conoceríamos al finalizar la competición.

Nos asignaron un número. El uno se lo asignaron a la joven, el dos a mí y el tres al otro competidor.

— Mucha suerte —me dijo ella.

— Gracias. También te deseo suerte.

— Mucha suerte —le dijo al otro competidor.

— Tú sí que la necesitarás —expresó.

«James, debes patear el trasero de ese presumido» pensé.

— Jóvenes, la competencia empezará justo —el juez miró el cronómetro—… ahora.

Tomé el lápiz y empecé a dibujar, mientras lo hacía en mi mente la tenía a ella presente. 

«Ganaré esto por ti, mi más preciado tesoro»

El primer diseño terminó y el jurado tomó diez minutos para deliberar. Tiempo que me pareció demasiado.

Hicimos el segundo, el tercero y el cuarto diseño y el jurado de igual forma tardó diez minutos en deliberar.

— Estudiantes, esta será la última prueba, pongan todo su empeño. Comiencen… ahora.

Observé a mis rivales y los vi tan concentrados.

Admito que por un momento yo no supe qué hacer, pero entonces pensé en cómo sería la casa que construiría para ella, en un futuro... y empecé a trazar líneas.

— La prueba ha llegado al final —habló el juez del concurso.

Entregamos el último diseño y a nosotros nos tocó esperar.

El juez nos sugirió que mis tomáramos algunos minutos ya que el jurado estaba tardando para dar el resultado final. 

Mis rivales fueron a comprar refrigerios, pero yo no me moví de donde estaba.

— ¿El jurado ya tiene una decisión? —preguntó el juez.

Habían pasado veinte minutos desde que entregamos el último diseño.

— La tenemos —habló el decano de arquitectura de la universidad.

— Jóvenes al parecer ya hay un ganador ¿Están listos para conocer El resultado?

— Sí —respondimos.

Uno de los jurados se levantó y empezó a felicitarnos por el esfuerzo que pusimos en cada prueba.

Nos dijo que los tres teníamos un gran futuro y que sin importar el resultado, tendríamos que seguir dando lo mejor de nosotros.

El juez leyó el resultado.

Diseño basado en arquitectura estilo medieval.

Estudiante uno: 7.5, 8.9, 9.6

Estudiante dos: 7.5, 8.9, 9.5

Estudiante tres: 9.2, 9.5, 9.8

 

Diseño basado en arquitectura estilo barroco.

Estudiante uno: 8.5, 8.9, 9.8

Estudiante dos: 9.5, 9.9, 9.6

Estudiante tres: 8.2, 8.5, 9.8

 

Diseño basado en arquitectura estilo colonial.

Estudiante uno: 9.5, 9.9, 9.5

Estudiante dos: 9.5, 9.9, 9.0

Estudiante tres: 9.5, 9.5, 9.

 

Diseño basado en arquitectura estilo moderno.

Estudiante uno: 9.5, 9.5, 9.5

Estudiante dos: 9.5, 9.8, 9.5

Estudiante tres: 9.2, 9.5, 9.5

En el momento la tensión había aumentado. Llevaba una pequeña ventaja, pero aún podría haber un empate.

— A continuación leeremos el resultado de la última prueba. En caso de haber un empate se hará una prueba más para desempatar.

— Lea el resultado ya —expresó el estudiante número tres.

— Muy bien su puntuación es: 9.5, 9.8, 9.5.

— ¡Eso no es posible! —gritó.

— El jurado ha dado su puntaje así que no será usted quien represente a la universidad en el concurso.

Según tales palabras, entendí que el puntaje del estudiante tres había sido el más bajo.

— ¿Podría decirnos los puntajes completos? —pregunté y el juez asintió.

El panel electrónico en las manos del juez nos mostró el resultado.

Diseño basado en arquitectura estilo neoclásico.

Estudiante uno: 9.9, 9.9, 9.9

Estudiante dos: 10, 10, 10

Estudiante tres: 9.5, 9.8, 9.5

— Estudiante dos, felicidades. Usted es quien representará a la universidad en el concurso anual de arquitectura que se realizará a finales del mes de diciembre.

Había ganado; le había ganado a dos estudiantes que estaban más avanzado que yo y por tal motivo prometí que daría lo mejor de mí para dejar el nombre de la universidad en lo alto.

Me despedí de todos y regresé feliz a casa.

Enero 15 de 2006.

La esposa del señor William tropezó conmigo cuando caminaba por el pasillo del centro médico.

— ¿Sucede algo señora Jennifer? —pregunté al ver que estaba llorando.

— No te preocupes James ¿Viniste a ver a William?

— Sí.



Hellen

Editado: 02.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar