Permíteme Amarte -Saga Amor o Atracción Libro 4

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 12

James.

Al parecer todos se habían saltado la cena del día, seguramente, Louis, Patty, Raphael, Frances y Caeli, habían cenado antes de su regreso. En mi caso, perdí el apetito pues las palabras de Louis seguían rondando en mi mente.

Me levanté y apagué la luz, pero encendí la lámpara que estaba sobre el buró; buró que estaba al lado de la cama.

Cerré mis ojos y seguramente en algún momento, me dormí.

Soñé que la veía entrar y que se acercaba a mí. Entonces subió a la cama y empezó a acariciar cada parte de mi rostro.

— Te amo James, eso nunca lo dudes —expresó y no me dio tiempo de responder porque unió nuestros labios.

Yo la giré para intercambiar de posición, ella sonrió y empezó a pasar su mano por mi abdomen.

— He esperado por muchos tiempo, yo no lo sabía, pero ahora lo sé; sé que esperaba por ti.

Abrí mis ojos y deseé no haberlo hecho. Quise que aquel sueño llegara hasta el final.

— Necesito una ducha fría —susurré. 

Me dirigí hacia la puerta del baño, pero antes de abrirla, giré pues había escuchado un leve golpe en la puerta de acceso a la habitación. Creí que lo había imaginado, pero cuando vi entrar a Jesse, lo supe, yo seguía soñando.

— ¿Todavía estoy soñando? 

Sonreí y la vi fruncir el ceño.

— ¿Estabas soñando conmigo?

— Supongo que no soy el único que ha soñado que despierta de un sueño mientras sueña.

Jesse se acercó a mí y depositó un beso en mis labios. Yo aproveché y llevé mis manos a distintas partes de su cuerpo. Una mano, bajó por su espalda y se detuvo en su cola y la otra subió hasta uno de sus senos, entonces hice un poco de presión en ambas partes y ella jadeó.

— Se siente tan real —expresé y ella frunció el ceño, pero después sonrió.

— Supongo que debo convencerte de que no estás soñando.

Jesse unió nuestros labios y mordió mi labio inferior, entonces entendí lo que pasaba y alejé mis manos de su cuerpo.

— Lo siento. Creo que te mordí muy fuerte.

Yo llevé mi mano a mi labio y sí, ella me había mordido y por poco me saca sangre.

¿De verdad no era un sueño?

«James, no estás soñando, el dolor en tu labio inferior es la prueba de que todo es real»

— ¿Qué haces despierta?

— Solo son las once de la noche.

— Deberías irte.

— No vine aquí para nada.

Ella quiso acercarse, pero yo retrocedí.

— No te acerques.

Jesse se detuvo y giró para dirigirse a la puerta. Quise ir tras ella, pero me sorprendí cuando llegó a la puerta y puso el seguro. Entonces volvió a mirarme.

— He esperado por mucho tiempo.

Mi corazón empezó a latir de forma alterada. Yo no podía creer que estuviera repitiendo lo que me había dicho en sueños.  

— No… yo no…  

Las palabras que no podía decir, desaparecieron de mi mente cuando vi lo que hacía. Jesse empezó a desabotonar su vestido.

¿Cómo no me había fijado en su vestido?

Observé dicho vestido. Era azul, le llegaba hasta la mitad de sus piernas y tenía los botones en la parte delantera.

— Lindo vestido.

«¿Qué dices James? Debes detenerla o su madre te castrará» habló la parte prudente de mi cerebro.

Decidí ignorar todos los pensamientos morales de mi cerebro y gemí cuando Jesse se quitó de encima aquel vestido.

Era la primera vez que la veía en ropa interior y esta también era de color azul.

— Nunca había utilizado ropa interior de encaje ¿Sabes por qué elegí el vestido y mi ropa interior de color azul?

No pude responderle, pero yo ya sabía la respuesta a su pregunta.

— Compré mi ropa en ese tono azul por tus ojos. Me gustas por completo, pero tus ojos me fascinan. Amo tus ojos porque con ellos me miras.

No sé en qué momento me acerqué a ella, estaba tan cautivado con su cuerpo y solo fui consiente de que no era una utopía cuando sentí su piel bajo mis manos.

— Mis ojos solamente te mirarán a ti, mi bella chica —susurré al mismo tiempo que acariciaba sus mejillas.

No dije nada más, las palabras sobraban entre nosotros. Yo la tomé entre mis brazos y la deposité sobre la cama.

Tuve cuidado de no dejar caer mi peso sobre ella y me tomé algunos segundo para admirarla.



Hellen

Editado: 02.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar