Perversa Fantasía

Tamaño de fuente: - +

Capítulo I. La dama de plata. Parte II

Las calles apenas transitadas por el día, se convertían en un desfiladero de autos, en su mayoría con vidrios polarizados, que reducían la velocidad toda vez que en una esquina, se topaban con la mujer de sus sueños espurios y se debatían, en una décima de segundo, si debían ceder ante sus fantasías o bien, lo mejor era conformarse con un vistazo lejano que permitiera mantener el deseo un tiempo más.

Como era de esperarse, sobre todo para aquellos vitalicios que no dejaban pasar un día o, al menos, estaban al tanto de todo lo que ocurría en el ámbito nocturno, la noticia de una extranjera engalanando la acera despertó la curiosidad y el anhelo cuasi criminal de quienes estaban ávidos de probar cosas nuevas. Lo que nunca hubieran imaginado era que les sería tan difícil concertar una cita, un momento a solas, un encuentro afiebrado. Nada parecía convencerla, de hecho se mostraba reticente, inmutable e insolente ante los pedidos, y en ocasiones súplicas, de sus potenciales clientes. Ni dinero, ni halagos baratos, ni siquiera las ocurrencias más disparatadas que hubiera oído jamás, eran suficientes para arrancarle una sonrisa y emprender el largo y oscuro sendero hacia la consumación del amor rentado.

¿Qué estaba haciendo? Ante la mirada perpleja de sus compañeras de staff que meneaban la cabeza toda vez que la veían danzando en soledad, como si renegara de lo que había escogido; solo atinaba a caminar en círculos, revoleando su cartera, mascando chicle y sonriéndole al destino, como si se tratara de una batalla interna que de momento venía llevando bastante bien.

—Óyeme, tú —dijo el cafisho con cara de pocos amigos tras abandonar la comodidad de su minivan blanca para tener una conversación cara a cara con su nueva adquisición—. ¿Qué demonios crees que haces? —gritaba mientras la conducía del brazo rumbo a un callejón oscuro.

—No sé a qué te refieres.

—¿Te haces llamar Lola, verdad?

—Eso dije, sí

—Estoy observándote estúpida —dijo arrinconándola contra una pared—, ya coqueteaste con al menos siete clientes potenciales y todos se marcharon sin contratar el servicio. ¿Cómo diablos vas a pagarme si no trabajas? Las calles no son tuyas, ni siquiera son mías, tienen dueños muy peligrosos y no les gusta que jueguen con su dinero.

—Es que no me gustaban, todos me parecieron desagradables —dijo con la mirada en el suelo.

—A la niña le parecieron desagradables los clientes —dijo en tono burlón—. Si lo que querías era acostarte con un galán de telenovela viniste al lugar equivocado.

—En realidad, no lo tomes a mal, pero he decidido ser mi propia jefa —dijo Stephanie soltando una sonrisa malévola, desfachatada—. No quiero recibir órdenes de un bueno para nada.

—¿Estás burlándote de mí, cierto? —preguntó dejando escapar una tibia sonrisa—. ¿Crees que puedes venir a mis dominios, a mi barrio, a faltarme el respeto y salir impune?

—De hecho, ahora que lo mencionas, he venido hasta aquí para que tú trabajes para mí.

—¿Qué acabas de decir? —dijo cerrando sus puños, a punto de arremeter con furia.

—Dije que esta noche tú serás mi zorra —dijo Stephanie apuntándolo con una 9mm directo al abdomen, dejando al destino con la boca abierta.

—Tranquila, no hagas una locura de la que puedas arrepentirte —dijo retrocediendo con lentitud—. No sé quién eres o por qué estás haciendo esta movida pero te aviso que es una mala idea.

—No te preocupes por mí, sé cuidarme sola.

—¿Tienes noción de quién gobierna estas calles? Estás metiéndote en la boca del lobo, jugando un juego que no puedes ganar.

—Quiero que me lleves con tu jefa.

Fue lo último que dijo antes de disparar, aprovechando el bullicio de las sirenas de una ambulancia y el sinfín de bocinazos que aplacaron las consecuencias de semejante osadía.

—¡Maldita ramera! —gritó mientras se tomaba el brazo ensangrentado y caía pesadamente sobre sus rodillas.

—Solo es superficial, no va a matarte —dijo sin poder evitar una carcajada.

—¿Quién eres?

—La que pondrá una bala en tu frente sino me llevas con la dueña del circo.

—Me haces reír —dijo el matón poniéndose de pie con dificultad—. Ella nunca frecuenta las calles.

—¿A quién le entregas la recaudación de las chicas?



Sebastian L

#83 en Detective
#52 en Novela negra
#165 en Thriller

En el texto hay: misterio, romance, criminales

Editado: 28.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar