Phantom heart

Tamaño de fuente: - +

La mansion del terror

Alicia cumple años. Ha invitado a todo el mundo, literalmente, porque incluso me invito a mi aunque ni si quiera me saluda. Entro en la clase de arte y repartió las invitaciones dejándolas en los caballetes. La invitación dice que es de etiqueta. Todo el instituto esta revolucionado y hablando de que ponerse. Yo no tenía intenciones de ir pero Marcus me dijo que quizás esa noche tuviéramos la posibilidad de ver como detenian a Alicia, su padre y sus secuaces. Así que Salí con Maura a comprar ropa. Ella eligió un vestido estilo sari en violetas y verdes que resaltaba su piel aceituna y sus ojos verdosos. Yo elegí después de descartar mucho un vestido negro con corpiño elaborado y unas sandalias negras con tiras entrelazadas. Luego compramos algo de maquillaje y comimos algo.

Hable con Marcus al llegar a casa. Su farsa con Alicia no debía terminarse aun, pero el deseaba poder estar en esa fiesta conmigo. Le dije que estaría bien con Maura y otras chicas del instituto y que nos veríamos luego.

Mamá me ayudo a peinarme y a maquillarme y luego me saco unas fotografías con las chicas. Antes de irme me dijo por lo bajo que me cuidara. No había visto a Daniel desde el día del cementerio pero sentía que estaba cerca y no dudaba que aparecería esta noche.

El chofer de Maura nos llevo hasta la casa de Alicia que estaba en una zona alta de Georgia. Un barrio de casas de lujo. La mansión de los Trebel era enorme pero sin lugar a dudas parecía algo descuidada. Había automóviles costosos alrededor del parking del jardín y los camareros nos recibieron con champaña. Parecía que no solo a mí no me había gustado, todos dejaban sus copas después de probar un sorbo. Sabia amarga y estaba a temperatura ambiente.

El lugar estaba lleno de gente muy bien vestida. Divise a Alicia saludando junto a quienes creo son sus padres y a Marcus visiblemente incómodo y fastidiado. Cuando me encontró sus ojos se quedaron clavados en mí y una sonrisa apareció en sus labios, mordí los míos tratando de esconder mi sonrojo, él se veía increíble en su traje, su barba estaba recortada y su cabello en un moño detrás de su cabeza. Se veía increíblemente apuesto. Llevaba un traje azul que solo él podría vestir tan bien. De Alicia lo mira, y sigue su mirada hacia mi. Yo me doy vuelta mientras noto que aprieta sus labios.

Nos perdemos entre la gente mientras tratamos de encontrar algo frio que tomar y algo para comer que no sepa a mierda. También puedo notar muchos espíritus en la casa. Antiguos sirvientes con bandejas alrededor de los invitados que no notan ser ignorados. Señoras con trajes de gala de otros tiempos paseando entre la multitud y también a través de ellos. Entonces vi a Daniel. Con su ropa de siempre, paseándose, pero observando a Alicia y a sus padres. Había odio en su mirada... podía sentirlo... una furia emanaba de él. Cuando me miro ladeo la cabeza y me sonrió. Moví la cabeza delicadamente y una de las chicas llamo mi atención. Hablamos un rato, realmente tenía ganas de irme. Alicia no quitaba sus garras de Marcus. Ella tenía un vestido blanco tan ajustado que parecía que podía romperse si respiraba muy profundo, demasiado escote, el tajo del vestido demasiado cerca de su entrepierna. No entendía el gusto de los ricos. En verdad no.

Un camarero con una bandeja de champaña se acercaba a la familia de Alicia . su madre estaba embutida en un vestido rojo fuego y maquillada de manera exagerada. Parecía que había hecho todo lo posible por resaltar más que su hija. El señor Trebel estaba en un traje negro y tomaba cada trago que le ponían enfrente. Vi al camarero tambalear y me di cuenta de que Daniel estaba tomando su energía mientras le daba golpes en la espalda. Todos llegaron a correrse cuando chico cayo de bruces tirando el champan por todos lados. De inmediato un ejército de personas de limpieza ( algunas de ellas muertas) corrieron a arreglar todo. Alicia estaba fastidiada, sus zapatos estaban manchados de champaña y tomo del brazo a Marcus y le dijo algo pero el negó enfáticamente. Ella bufo y se dio vuelta desapareciendo por la escalera supongo que a cambiarse los zapatos. Marcus me envió un menaje que decía simplemente "jardín" así que haciéndome la distraída me dirigí afuera. Estaba caminando por el costado cuando una mano me tomo suavemente y me di vuelta para encontrarme con Marcus. Me tomo de la cintura y me beso suavemente y luego más apasionadamente

_ Estas maravillosa_ susurró y me sonroje.

_ Tú te vez muy guapo_ él apoya su frente en la mía y acaricia mis mejillas

_ me muero por irme pero me llego un mail de un contacto que tengo en la fiscalía y me dijo que esta noche vendrían por Trebel y algunos de sus secuaces que están aquí en la fiesta_ susurra en mi oído y asiento

_ vi a Daniel, esta extraño_ digo

_ el hizo caer al camarero_ dice y digo que si con mi cabeza

_ mantente cerca de las chicas, si sucede algo ponte fuera de la vista no quiero que te suceda nada promételo_

_ prométeme que te mantendrás a salvo_  digo y el me besa de nuevo.

Nos separamos entrando por diferentes lugares y me uno a las chicas diciendo que fui al tocador. Nos quedamos un rato hablando y criticando y por primera vez en mucho tiempo me sentí normal. Riéndome con ellas, hablando de cosas que no tenían nada de esotéricas o fantasmales. Solo una chica.



Oscura Galatea

#127 en Paranormal
#46 en Mística

En el texto hay: fantasmas, espiritus, crimen

Editado: 16.02.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar