Phantom heart

Tamaño de fuente: - +

Epilogo

Tres años después

Miro por la ventana del avión tratando de controlar mi ansiedad.

_ No veras nada por allí calabaza siéntate en seguida aterrizamos_ dice Marcus tomándome de la cintura

_ no puedo creer que estemos por llegar a París _ digo emocionada

_ lo sé, quería sorprenderte pero contigo es difícil_ dice y lo beso suavemente.

París fue el regalo de sus padres para nuestra graduación. Mi madre nos regalo una cena especial preparada por ella misma en la panadería que ahora también era restaurante. La madre de Marcus había recordado que antes de casarse y ser una esposa florero amaba cocinar, luego se acostumbró a tener servicio y dejo ese amor de lado, ahora asociada con mi madre y con Sara preparan exquisiteces para unos pocos. Compraron el pequeño local vacío al lado de la panadería, lo renovaron e hicieron un coqueto y bello restaurante. Lucy esta siempre con ellas siendo el apoyo moral y emocional del grupo. Son maravillosas. 

Una tarde nos sentamos con Lucy y le contamos sobre Daniel. Sobre si espíritu, le dimos el diario y su padre se dejó ver diciéndole a Lucy que no estaba sola y que nunca lo estaría. Lucy se sintió amada y tuvo la tranquilidad de que Daniel estaba en un buen lugar.

 Dono los cuadros, pinturas y dibujos de Daniel al instituto donde hicieron una muestra permanente en su honor. Marcus gano el concurso de arte de la ciudad. Su pintura se basó en una fotografía de Daniel y Miranda. Estaban abrazados, mirando a la cámara sonriendo. Era hermoso, emocionante, había capturado su alma en esa pintura. Y en la exposición de alguna manera sentí sus espíritus felices al nuestro alrededor.

Así que ahora estábamos llegando a París. Era el primero de nuestros puntos de este largo viaje por Europa. Teníamos pensando empezar aquí, luego movernos a España, Italia, Grecia. No teníamos límites y no teníamos tiempos definidos. Solo disfrutar de estar juntos, pintar dibujar y amarnos. Y prometí también visitar a mis primas para presentarle a mi novio.

No sé qué nos deparara el futuro. Pero si se algo, al lado de Marcus mi tarea ya no pesa. Mamá entendió que iba a seguir con la misión que le fue encomendada a la primera mujer Portté. Seguiría liberando espíritus pero también seguiría con mi vida.

Al lado de Marcus era más apasionada por la vida. Al lado de Marcus mi vida sería maravillosa y estaba dispuesta a vivirla. 



Oscura Galatea

#84 en Paranormal
#32 en Mística

En el texto hay: fantasmas, espiritus, crimen

Editado: 16.02.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar