Pintando Tú Corazón

Tamaño de fuente: - +

IX Una cita Dulce

    Pasaron las semanas más largas que jamás imagine, del mes de enero abriendo paso a febrero, me gusta el mes es bonito y es muy emotivo pintaba una imagen de un árbol muy hermoso, con su cielo más intenso creíble que cuando lo pintara, se vería aun mejor mi madre, me llama porque recibí una llamada, de mi amiga Sissi me aproxime a entrar a la sala para atender su llamada. Exprese en mi mente, tomando mi celular.

//

--Hola amiga como estas

--Bien y eso ¿cuál es el motivo de tú llamada amiga?

--Bueno quería saber si me acompañas, a comprar unas cosas para mis padres tienes tiempo.

--Claro, por supuesto no hay problema dime donde nos vemos.

--En la tienda de música, que queda a unas 5 cuadras de tú casa.

--Correcto estaré ahí Sissi.

--bien adiós Mika.

Fin de la llamada.

 

Me dispuse vestirme para salir con mi amiga, usando pantalones jeans y un suéter azul oscuro con unos converse blanco y cabello suelto salí de mi casa, para llegar a la tienda, en el camino me sorprendo de ver una tienda de floristería observaba detalladamente, a unas parejas escogiendo las flores que más le gustara, era un ambiente hermoso y lindo, volví a mi recorrido y llegue a la tienda de música y me encontré a Sissi.

Nos saludamos y me indico la tienda que quería ver para comprar unos dulces a su familia, iban a realizar un compartir en familia enseguida me antoje de un ponqué de chocolate y crema de limón, vaya se veía deleitoso y lo compre, después salimos de la tienda la acompañe hasta su casa me invito, pero le dije que en otro momento. Exprese en mi mente, confirmándole.

 

-- Debo terminar un proyecto que deje en casa Sissi discúlpame. Indique mirándola.

 

--No te preocupes Mika, te entiendo nos vemos mañana en el trabajo. Exprese dándome la vuelta levantando la mano en forma de despedida.

 

---Bien adiós Sissi. Enfatice, al verla cruzar la esquina siguiente.

//

Caminado por la calle me encontré con Kenin de casualidad, no se pero me sonroje al momento de verlo que me hablo:

 

--Hola dulce Mika. Indique mirándola atentamente de arriba abajo.

 

--Hola Kenin, ¿como estas? Dije de forma corta, tratando de calmar mis nervios.

 

--Bien pero más aun de verte Mika. Solté detallando sus mejillas, sonreí de lado por eso.

 

--Ok. Exprese al bajar la mirada.

No podía dejar de sentir este sentimiento dentro de mí, como puntos de color llenos en todo mi cuerpo, mi mente fue interrumpida por él que lo miré enseguida.

//

 

--Quieres venir conmigo, te invito un café helado. Dije de forma amable tomándola de la mano, sin ella esperárselo.

 

--Bueno… porque no… vamos Kenin. Dije, guardando mi sonrisa sin que la viera notando sus manos en las mías eso me confundía mas por su manera de ser.

//

Llegamos a una cafetería llamada Monnse cofee era muy popular en la ciudad no tanto a la que iba siempre, nos sentamos mientras él pidió los cafés y bocadillos, el mío lo tenía guardado al momento de llegar a mi casa. Exprese en mi mente, mirando a las personas que entraban y otras conversaban.

//

--Aquí están espero te guste como a mí. Dije sonriéndole y ella ver la bebida.

//

Lo probé y wowowow… era súper delicioso. Recalque en mi mente, sonriendo después decidí hablar:

/

--Gracias por invitarme. Indique amablemente.

 

--No hay problema Mika, además ¿quería hablar contigo? Exprese en forma directa.

--¿Sobre qué? Sugerí algo confusa dejando a un lado el café, detallando su acento ingles que antes no me percate de oir, ya que cada vez se me venía el recuerdo del beso.

//

Sentía tantos nervios que no podía, dejar mis piernas de temblar y las contenía, ¿por saber que dira? Aunque trataba de relajarme, sus ojos grises en mí, hacían que me sintiera abrumada por lo lindos que son. Exprese en mi mente, escuchando nuevamente.



Tessgreen

Editado: 09.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar