Plan para huir de Villa Norte *terminada*

Tamaño de fuente: - +

Solamente una vez

Narra María Ibarra

Solamente una vez

 

Después de pensarlo detenidamente he decidido volver al ruedo —a escribir— la verdad es que debo reconocer que no estaba de humor ni de ganas. No sé si han perdido a un ser querido, pero perder a alguien es una real mierda. La verdad no es que el señor Scoty hubiese sido mi mejor amigo, pero era el novio de mi hermana y aquello era más que suficiente para catalogarlo de: Especial.

En resumidas cuentas lo de volver a escribir también es por otra cosa… Algunos dicen que cuando suceden acontecimientos importantes lo mejor es escribirlos. Lo que pasó hace unos instantes fue importante, es por eso que debo contarlo o escribirlo, dado el caso.

De momento obviaré mi humor deprimente y las ganas de llorar que me asaltan cada vez que veo a Daniela. No sé cómo hacer para que mi hermana sea la misma de antes. La verdad es que no me imagino lo que siente —No es que quiera imaginarlo —Lo que sí sé es que debe de ser horrible. Me siento tan mal de verla tan perdida que sinceramente siento que de un momento a otro voy a explotar.

Mi pobre hermana está sufriendo en carne viva la pérdida de la persona que ama, pero al menos nos tiene a nosotros: Su familia. La muerte de alguien a pesar de ser un lapso trágico de la vida une a los seres queridos. Es lo que definitivamente ha pasado con nosotros, a pesar de las disputas que a mal que bien son costumbres que no se pueden perder así pasen los años.

Narraré desde el comienzo, pero antes es importante que conozcan la letra de esta canción:

 

Solamente una vez

Ame en la vida,

Solamente una vez

Y nada más

Una vez, nada más

En mi huerto brillo la esperanza,

La esperanza que alumbra el camino

De mi soledad

Una vez, nada más

Se entrega el alma

Con la dulce y total

Renunciación,

Y cuando ese milagro realiza

El prodigio de amarse,

Hay campanas de fiesta que cantan

En el corazón...

 

Había quedado con Fabiana de encontrarnos en un local nuevo que era una especie de bar-restaurant. Tal cual como habíamos acordado la esperaba a las seis en punto. No sé porque no sospeché de esa insistencia de ir por separado, pero como Fabiana era… Fabiana, acepté.

A los diez minutos llegó alguien, pero no era mi amiga, era Toby. Me encogí en mi asiento deseando que no me viera, pero aquellos ojos azules se encontraron con los míos a la velocidad de un rayo. Lo peor era que me había puesto un vestido de Fabiana, ella había insistido en que debíamos vernos “hermosas” aquella era una jugada malvada ideada por mi “amiga”.

Toby se aceró hasta donde estaba indeciso y susurró un: Hola que bien pudo haber sido un: Púdrete. Le respondí del mismo modo y el paseó su vista por el pequeño local en busca de alguien. Refunfuñe por lo bajo mientras rogaba al cosmos que Teresa no se apareciera por aquel lugar. Era lo único que faltaba.

—Andros me citó aquí— dijo observándome y cruzó los brazos. ¿Por qué no me parecía raro? ¡Un momento! Andros estaba en Villa Nueva… A menos que hubiese venido sin avisar. Como ven mi lista de amigos leales había sido reducida a cero.

—A mí Fabiana— alegué incapaz de mirarlo. Se veía algo ojeroso, pero era lo más normal dada la situación por la que estaba pasando. Más que nerviosa me sentía culpable, en el fondo me sentía mal por no atreverme a intentar apoyarlo tras su duelo, pero ¿Él tenía a Teresa no?

—Bueno, me parece que nos jugaron una broma de mal gusto.

—No sabía que verme era de mal gusto, pero ok. Es bueno saberlo.

Nos mantuvimos en un silencio incómodo, un silencio que pudo durar horas, pero gracias a mí duró un minuto.

—Bueno me voy— dije levantándome de la cómoda silla en la que estaba. Fabiana me las iba a pagar. “Cuando la vea la mataré”, pensé apretando los puños. Obviamente no iba a matarla, pero si iba a darle su buen regaño. Claro, no contaba con que mi amiga huiría. En fin eso es harina de otro costal.

—Señorita María— me llamó un señor de cabello blanco que caminó rápido hasta nosotros — ¿Es usted María no? —Asentí tratando de recordar si conocía a aquel hombre — Tenemos una promoción para usted.



Sajoraleirbag

#989 en Otros
#113 en Aventura
#2069 en Novela romántica
#446 en Chick lit

En el texto hay: amor, amistad, metas

Editado: 09.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar