Plan para huir de Villa Norte *terminada*

Tamaño de fuente: - +

Nuestro primer beso

Narra Toby Müller

Nuestro primer beso

 

Observo el patio de la casa de María, ¿Voy o no voy? Ella camina de un lado a otro jugando con sus manos como si estuviera nerviosa, ¿Soy yo la razón? Recuerdo mi propuesta de matrimonio y niego con la cabeza. Debí haber esperado, pero cuando la tengo cerca solo deseo gritar a los cuatro vientos que me vuelve loco.

Me pregunto si debería retroceder y pedirle que lo olvide todo, han pasado varios días en los que casi no hemos hablado y no sé qué debería hacer. Mierda, estoy pensando demasiado.

Paso la mano por mi frente al sentir una gota de sudor, pero no es nada. Solo mi imaginación. Aunque no quiera aceptarlo soy un saco de nervios. Me debato entre actuar como un hombre o huir como una gallina.

—¿Qué haces ahí hermano? — Pregunta Jhon acercándose y deteniéndose a mi lado fijando su mirada en María — ¡Ah ya! El amor.

—Aun no me da respuesta— digo cruzando mis brazos.

—No seas maricón Toby ¿Quién quiere casarse a tu edad?

—Alguien que desea formar una familia— respondo bufando.

—Eres muy joven y María te dejará por idiota.

Me pregunto si tiene razón, lo último que quiero es parecer un idiota a estas alturas de mi vida, pero tantas cosas han pasado que temo estar perdiendo el tiempo. Tengo miedo de perder todo lo que amo en un parpadeo. Así como se fue mi padre, mi madre. El solo pensar en que podría perder a María nubla mi entendimiento.

—El que debería casarse soy yo— agrega Jhon estirando sus brazos.

—¿Con Teresa? —preguntó recordando a la morena exuberante de mi clase.

—No, que va. Con Fabiana.

Rio sin poder evitarlo y recibo un codazo como respuesta por su parte.

—¿Qué? —pregunta al ver que no digo nada.

—Fabiana te dejó.

—Estamos esperando un hijo— replica frunciendo el ceño.

—Un hijo que negaste.

—¿Quieres pelear? — inquiere abriendo los brazos. Sé que lo hace en broma porque cuando se enteró que mi papá me había dejado el telar tuvimos una segunda pelea donde él salió perdiendo.  Niego y él sonríe—. Vamos a trabajar— demanda tomándome del brazo.

Me libero de su agarre y niego, no puedo hacer nada sin tener la respuesta de María. No he podido concentrarme estos últimos días de tanto pensar.

—Antes tengo que hablar con ella— replicó y me encamino hacia dónde está mi novia infundiéndome valor.

Observó como ella me mira y sonríe, se acomoda un mechón de cabello y abre los brazos cuando estoy lo suficientemente cerca. El abrazo no se hace esperar y aprieto su cuerpo contra el mío mientras le doy un beso en los labios.

—Tob —susurra —Que bueno que te veo porque tengo que decirte algo.

Trago saliva inquieto y asiento.

—Yo también tengo que decirte algo.

—Bueno tú primero— incita soltándome.

Carraspeo inquieto.

—Lamento si… Yo… No quiero que te sientas presionada por mi propuesta.

Sus ojos se agrandan y muerde su labio sin despegar su mirada castaña de la mía.

—Yo quería decirte que sí.

—¿Qué sí que?

—Que sí quiero casarme contigo.

Me quedo estático y nada sale de mi boca. Parece que el mundo se detiene mientras nosotros nos quedamos estudiándonos el uno al otro con la mirada.

—Vaya… —susurro sin saber que más decir.

—Lo sabía en verdad no quieres casarte— refunfuña mirándome molesta.

—¿Qué? ¡Claro! Solo que me ha sorprendido que aceptaras, pensé que… —No puedo continuar mi discurso porque mis palabras se ven interrumpidas por un beso. Le respondo tomándola por la cintura y presionando con más fuerza mis labios a los suyos —Te amo— murmuro contra su boca.

Siento como sonríe y la imito.

—Y yo a ti —detiene el beso y se aleja —Por cierto te quería comentar que me voy del pueblo.

 

 



Sajoraleirbag

#8387 en Otros
#1244 en Aventura
#12798 en Novela romántica
#2074 en Chick lit

En el texto hay: amor, amistad, metas

Editado: 09.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar