Plan para huir de Villa Norte *terminada*

Tamaño de fuente: - +

Cartas que destruyen relaciones

Cartas que destruyen relaciones

 

Hay cosas que es mejor no saber, o eso es lo que mi mamá decía cuando quería escapar por la tangente en las ocasiones que preguntaba algo. Siempre me quejé pensando que era injusto ¡Quería saber!, pero la vida se empecinó en mostrarme una vez más que mi mamá tenía razón. ¿No se han preguntado eso? ¿Por qué todo confabula para que suceda exactamente lo que tus padres dicen? Así ellos pueden decir "Te lo dije".

Seguramente mi mamá ni siquiera se acuerda de haberme dicho que había cosas que era mejor no saber, el detalle es que después de una semana cuando leí una carta —Sí todo por una simple carta— recordé sus muy sabias palabras —hecho curioso ya que aquella mujer tenía poco de sabia— Como sea creo que antes debo hacer un resumen de la semana.

Mi instinto cuaimaneitor no nos puso las cosas fáciles a Tob y a mí. Al contrario, peleábamos por todo. Siempre había admirado que Toby fuese simpático y le sonriese a todo el mundo, pero empecé a odiar aquella cualidad, tanto que no podía controlar mi malhumor.

Las comparaciones no sé quedaban de lado, el hecho de que seguramente mi hermana estuviese feliz lejos del pueblo con su amado me daba cierta envidia, porque dejémoslo claro: Aquel era mi condenado sueño. Si hubiese sabido que mi mamá me mandaría lejos por enamorarme de un viejo no lo hubiese pensado dos veces.

Aclaro que la furia e ira contenida no era del todo mala, después de cada pelea de enamorados el ambiente entre Toby y yo se volvía algo tenso... Desconozco si saben a qué me refiero, pero la lluvia de besos y apretujones no se hacían esperar. No pasábamos a mayores, no me crean idiota, pero los labios de mi novio en mi cuello causaban cierto placer en mí que nunca antes había experimentado.

En fin no entraré en detalles acerca de eso porque esto no es un diario xxx y si mi mamá llegase a leerlo me vería en serios problemas. Igual no miento cuando digo que no pasamos a mayores, como sea.

Era un lunes como cualquier otro cuando apareció un cartero ante la puerta de la casa, me sorprendí cuando al abrir me dijo que tenía un sobre para mí. Lo tomé esperándome lo peor y lo abrí inmediatamente decidida a encontrarme con la letra de mi hermana, pero no era su letra corrida lo que se veía en aquel papel.

Adivinen: Empieza por An y termina en dros.

Imagino que no deben imaginarse lo que es vivir sin tecnología, la verdad yo no me imagino lo qué es vivir con tecnología. He leído varios libros que hablan de grandes avances que superan la imaginación de la gente del pueblo. Buscadores web como Google, teléfonos, emails, televisores, aplicaciones y demás. He devorado todos los libros y revistas que llegan a la biblioteca de mi pequeña universidad para saber de esto.

En Villa Norte no hay teléfonos, ni televisores, por la dificultad de acceso ——Montañas, árboles— ninguna empresa de telefonía ha querido arriesgarse con el pueblo —Pocas personas y mucho trabajo que requeriría grandes sumas de dinero— como ven yo siendo ellos tampoco me arriesgaría. Lo que si sirve es el correo por medio de cartas, así al estilo de los viejos tiempos. Lo cual es muy romántico si vamos al caso, pero lento.

Se preguntarán porqué le estoy dando tantas vueltas a todo esto... La verdad es que estoy tratando de mantener la calma por un motivo: PASÓ ALGO QUE…

Obviamente me emocioné al ver la carta, me alegraba que mi amigo idiota hubiese aparecido, pero lo que leí me dejo con una interrogante en el cerebro.

 

 

 

 

Para: María

Hola María ¿Cómo te va? ¿Te acuerdas de mí?

Soy Andros. Espero que respondas pronto.

Esperaba que me escribieras, pero luego pensé que quizá Toby no te dio mi dirección.

Siempre me acuerdo de ti.

Un abrazo

 

 

¿Qué tenía que ver Toby en todo aquello? Él nunca había mencionado nada y justo cuando hablaba de Andros se quedaba callado, lo que antes me había parecido de lo más normal, pero justo en aquel momento supe que algo andaba mal.

Gracias a Dios Andros había pagado el envío. Despedí al cartero con un exagerado malhumor. Mi reacción no se hizo esperar y me encaminé a casa de Toby como una flecha. No tuve que caminar mucho porque ya saben eso de que los dos patios se unían y todo el asunto.



Sajoraleirbag

#968 en Otros
#109 en Aventura
#2049 en Novela romántica
#449 en Chick lit

En el texto hay: amor, amistad, metas

Editado: 09.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar