Poemas del corazón

Tamaño de fuente: - +

La primera vez que llego la musa

Dueña de todo

Ella es la dueña de la existencia,
sus boca le da aliento al universo,
su mirada ilumina la galaxia,
Por donde va detiene el tiempo.

Y apesar de todo, ella no lo sabe,
y la hice dueña de mis suspiros,
algo que pasó sin yo saber,
y ahora es la dueña de mis delirios.

 

Una diosa en la tierra.

 

Al verte princesa, 

mi corazón late con fuerza, 

Y motivos le das varios, 

Porque sabes que busco morirme, 

en las curvas de tus labios.

 

Dices no saber quién eres, 

así tan bella y maravillosa, 

pues imagino que al verte al espejo, 

confundes tu semblante 

con él de una diosa.

 

Así de bella es cómo te veo,

soñar con tus labios y desearlos 

me pone contento, 

si un día 

me dices dudar de tu belleza, 

lo gritaría a los cuatro vientos.

 

Bella, única y preciosa. 
Es como eres, 

del cielo en la tierra 

una diosa. 

 

 

Adicta a tí

Aunque caigan las estrellas 

el cielo brillará,

tu hermosura es renacimiento 

e inspiración 

y la Luna resplandecerá.

 

Pa' ti, 

por tí, 

para captar tu belleza y llenarse de tí. 

Para que no te sientas sola, 

y aunque no seas de California 

seas su amapola. 

Aquella que la tiene brillante, 

radiante y creyente, 

tan enamorada, 

tan adicta a tí.

 

De dónde vienes

De dónde habrá salido esta muchacha, 

seguro de un libro de fantasía o de un cuento de hadas.

Sería mentira si digo que menos puedo decir, 

su belleza es tan grande,

que mi bolígrafo no sabría describir.

 

Pues no es tan elocuente 

y de versos carente, 

decirle que es lo más lindo, 

que su belleza es infinita, 

resultaría más inteligente.

 

 

Culpable


Soy culpable de pensarte y de ser adicto a tu sonrisa.

Deseando a diario ser el viento, 

para tocar tu cuerpo en forma de brisa,

para  volar cerca de tí en todo momento.

 

Así puedo besarte sin que nadie lo note, 

volando a tu alrededor en fechas de enero. 

Así puedo acariciarte sin que tú mirada me rebote, 

sin tener que ocultar lo mucho que te quiero.
 

Besarte toda la vida

Como luna nueva,
tu belleza es incomparable.
Como sol de medio día, 
tú fervor inigualable.

Tu ternura me conmueve, 
tu belleza me inspira. 
Por tí fuera mil veces poeta, 
si me dejas besarte toda la vida.
 

 

Cazador mágico

Me llaman cazador mágico, porque vivo de fantasías.

Vivo del delirio, de mi amor por tí, 

de proclamarse vida mía.

 

Sueño con tu amor, con poderte capturar,  

que compartamos nuestra pasión 

Y así como campanita,  que la magia nos haga volar.
 



Jeancett

#4610 en Otros
#7136 en Novela romántica

En el texto hay: poesia, romance, amor

Editado: 20.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar