Poesías de una noche

Tamaño de fuente: - +

El amor libre

Hoy se que no puedo hablar de amor 
si no hablo de libertad. Pero no siempre lo supe ver. 
Y entonces encontré un hada. 
De ojos como la luna y labios para besar.

Ella me habló y me enseñó, amar con libertad. 
De creer en los demás, o al menos no sospechar, 
de las maldades del mundo, de pensar en bienestar.

De confiar, de perdonar, y la importancia de nunca dejar 
de soñar. Aunque pueda costar y ser difícil, temer es normal.
También dudar. Porque nos han herido y nos han sabido traicionar y lastimar.
Eso no se olvida. Pero la misma mano que puede matar, puede curar.

Ella me enseñó esa gran verdad. Con sus miradas que dicen "confío en ti", con sus palabras que abren caminos. 
Con saber abrazar sin asfixiar, con saber amar en libertad. 
A veces la vida se salva, sabiendo que hay alguien con quien poder hablar.

Es ese zorro del desierto que corre bajo un cielo de mar. 
Esquiva los árboles que permanecen siempre en el mismo lugar. 
Es hermoso ver como se mueve ese animal, porque sus cortos pasos hablan del lento avance de su libertad. Así es este amor, libre y real.

El que quiero tener a mi lado al despertar, por las mañanas y escuchar su respiración en las noches porque se que pase lo que pase ella estará. Y yo estaré. Y entonces habrá libertad. 
De expresar y sentir, de sufrir y llorar. De amar. De reír. De ser para ti y para mi.

Me has dado tu risa y tu mirada también. Tu suave caricia recorre 
mi piel estes o no estés. Tomaste la llave, abriste la jaula, rompiste la llave y entonces dijiste "habrá libertad". La que yo busque y por fin encontré, a tu lado, mi A. de Libertad. 



Randax

#687 en Joven Adulto
#784 en Otros
#53 en No ficción

En el texto hay: poesia, reflexiones, drama

Editado: 16.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar