Polos Opuestos

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 1

Madison: 

—Nos vemos mañana, chicas —dije. 

Una a una mis alumnas fueron saliendo del aula en donde impartía clases de baile a niñas de entre seis y diez años.  

Suspiré mientras avanzaba hacia la parte trasera de la sala. Allí había dejado mi bolsa y una fina chaqueta por si el día se torcía. Abrí la mochila y saqué la botella de agua que siempre llevaba al estudio. La destapé y di un gran trago. 

—Maddie —oí a mis espaldas. Me giré para encontrarme con Hayley, mi alumna más joven—, tengo una duda. 

—Muéstrame. 

—No sé si he pillado bien el último ejercicio de la coreografía. 

Le pedí que repitiera el rol rueda y así lo hizo. Se tumbó en el suelo boca abajo y alzó las piernas a la vez que tenía la barbilla apoyada en el suelo. Poco a poco fue bajando las piernas hasta apoyarlas en el suelo delante de su barbilla, arqueando el cuerpo. 

La observé con detenimiento mientras ejecutaba el ejercicio. 

—Lo haces bien, pero debes tener cuidado a la hora de arquear la espalda. Además, debes alzar más las piernas. No sé si me he explicado bien —la fui corrigiendo. 

Ella asintió y repitió el ejercicio tal y como le había dicho. 

—Bien hecho. Te veo mañana, ¿vale? 

La pequeña afirmó con la cabeza con entusiasmo y salió disparada por la puerta hacia los vestuarios. 

Recogí mis cosas y salí de la sala que Hannah Brown, la directora de todo el estudio, me había asignado para dar mis clases. Tenía que recorrer medio edificio para llegar al aula veintiséis, en donde ella nos daba clase a mis compañeras de grupo y a mí. 

Diez minutos después entré en los vestuarios. En ellos solo se encontraba Sarah, una de mis mejores amigas. Cada aula tenía el suyo adherido a ella. Se podía entrar a la clase por allí o por la puerta de entrada, aunque nosotras lo hacíamos a través del vestuario. 

—Buenas tardes, Maddie —me saludó. 

—Hola. 

—¿Qué tal la clase? 

Empecé a cambiarme de ropa. Cambié mis gastados vaqueros por unas mallas ajustadas y mi camiseta de manga francesa por una camiseta verde sin mangas. 

—Bien. Creo que ya están preparadas para competir. 

—¿Se lo has dicho a Hannah? —preguntó. 

—Todavía no he tenido tiempo de hablar con ella.  

Me puse las punteras y después me recogí el cabello en una trenza que me llegaba por debajo de los hombros. A mi lado, Sarah se hizo una coleta. 

Poco después de terminar de prepararnos, Samantha, Emma, Tamara y Susana entraron en los vestuarios, todas ellas charlando entre sí.  

—Muy buenas, chicas —nos saludaron, alegres.  

—Hola. 

Esperamos a que ellas terminaran de vestirse para ir juntas al aula. Esta era muy espaciosa, con los suelos revestidos en madera. El lado contrario a la puerta principal estaba ocupado por un gran espejo que terminaba un poco antes de donde se situaba la puerta de los vestuarios. Las paredes eran de un blanco impoluto y algunas zonas estaban tapadas por gigantescos pósters de bailarines famosos que habían estudiado en ese mismo estudio. 

Practicábamos baile de lunes a viernes y algunos fines de semana. Empezábamos a las cinco de la tarde y terminábamos a las nueve, aunque había algunos días que las sesiones se alargaban o que, debido a algún concurso importante, nos veíamos obligadas a faltar al instituto. Concursábamos todos los fines de semana, los sábados para ser más exactos.  

Como era de esperar, llegamos antes que Hannah, quien seguramente estaría entretenida dando clase o analizando concienzudamente algunos papeles. Ella se tomaba muy enserio su trabajo y, por ende, era muy dura con nosotras. Quería sacarnos el máximo partido a todas. 

Sarah y yo fuimos hacia una esquina y nos pusimos a estirar los músculos mientras charlábamos sobre asuntos triviales. Minutos más adelante, mientras me tocaba la punta de los dedos de los pies teniendo las piernas completamente estiradas, Hannah Brown irrumpió en la estancia. El cabello lo llevaba recogido en un apretado moño del que se le escapaban un par de mechones castaños. Observó con seriedad el espacio, comprobando que todas estuviéramos allí. 



Mónica García

Editado: 19.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar