Por ti

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 4: Bienvenida al bosque.

Pensé que valías la pena

 

Las palabras de Samuel me atormentaban, nunca pensé que reaccionaria de esa manera, a mi parecer no hice nada malo simplemente le hice ver la realidad, dicen por ahí que no hay nada más peligroso que una bruja con el corazón roto, al parecer también aplica para los brujos, ¿acaso nunca lo habían rechazo alguna vez?

Estaba terminando de arreglar mi casa, tiene suerte de que la mayoría de cosas que tengo aquí se pueden reconstruir con magia porque si hubiera roto algo inrrestaurable no se lo perdonaría nunca y no hubiera sentido pena por él.

Al menos Armando sintió pena por mí y me ayudo a buscar algunas cosas en la casa.

―Miau Miau

―Debes tener hambre querido

―Miau

―yo también ―me levante del sillón ―llamare a mamá ―Busque el teléfono y la llamé―Hola madre

―Layla ¿qué pasó? nunca me llamas

―Tengo hambre

―Miau

―Armando y yo tenemos hambre puedes traernos comida.

―hazlo tú, para algo te enseñe a cocinar.

―por favor madre, nunca te pido nada, estoy cansada y el gato tiene hambre.

―Está bien, voy en un rato.

Mi madre no duró mucho en aparecer en la casa con la comida lista.

―Al parecer estabas organizando la casa.

―De hecho no, termine con mi novio y hubo una pequeña discusión.

―Tuviste novio y yo no me entere, que bien.

―no vi necesario que lo supieras.

―En estos tiempos ya no hay confianza entre madres e hijas…en fin, come y también le traje comida al gato.

Armando y yo nos dispusimos a comer.

― ¿Cómo te sientes hija?

― ¿Qué?

―No es fácil terminar una relación, ¿Cómo te sientes?

―pues, bien.

―Hablo en serio Laya, no temas en expresar tus sentimientos.

―Estoy diciendo la verdad madre, me siento bien, fue una relación pasajera, no me comenzó a gustar ni nada.

―Bueno si tú lo dices…Haré como que te creo.

―Gracias.

―Me tengo que ir, sabes que estoy de guardia, adiós.

Y ahí estaba otra vez, sola en la casa, estaba acostumbrada a estar sola pero de pronto, me estaba comenzando a incomodar, como si extrañara algo, comer no era lo mismo, salía pasear el gato y me sentía vacía, incluso llegue a visitar a mi madre varias veces, entonces comencé a pensar qué clase de embrujo tenia, ¿Acaso me iba a enfermar?

―Te noto apagada, ¿Qué te pasa? ―preguntó mi madre.

―No lo sé, creo que me voy a enfermar.

― ¿Enfermar? , hija nunca en la vida te has enfermado, aquí no existen las enfermedades al menos que hayas salido recientemente al mundo normal.

―Pues me embrujaron.

―No sé de donde estas sacando tantas incoherencias.

―Me he sentido rara desde hace unos días, no entiendo lo que me pasa.

― ¿La luna?

―Tampoco es eso.

―Eres complicada hija, ¿no tienes alguna amiga a la cual visitar?

―Sabes que no me llevo bien con los demás.

―Eso es ilógico hija, por naturaleza las brujas somos sociales, alguna amiga debes de tener.

―Tengo una pero vive lejos.

―Llámala, si de verdad es tu amiga vendrá porque la necesitas.

―No tengo su número… ¿puedo ir a visitarla?

―En serio esta rara, nunca me pides permiso, solo haces las cosas.

―Pues me voy…eh madre los otros días me teletransporté a otro lugar ¿sabes cómo puedo controlar eso?

Mi mamá sonrió―ya están comenzando a aparecer tus poderes.

― ¿Qué? ―Mi mamá se puso de pie y buscó un libro.

―Mi niña está creciendo.

―No entiendo.

Se sentó en el sofá―Mira hija, tú eres una bruja especial, no eres como las otras, además de poder manejar la magia existente tienes unos poderes extras que una bruja cualquiera no posee.

―Me hasta diciendo que tengo adicional, eso quiere decir que soy más poderosa.

―Sí pero para poder manejar estos poderes tienes que tener un cierto control sobre ti misma y tus emociones.

― ¿Cómo así?

― ¿Nunca te has preguntado porque tus ojos cambian de color?

―Sí pero no le doy importancia.

―Exacto, este libro te dirá todo lo que necesitas saber―dijo mi madre pasándome el libro.

―Brujas arcoíris, ¿en serio madre? , brujas arcoíris.

―No fui yo quien hizo el libro.

―Hace mucho tiempo existieron un tipo de brujas que eran capaz de controlar lo que sucedía a su alrededor, sin darse cuenta de lo que hacía, cuando se enojaban pasaba cosas malas, cuando se sentían triste llovía, cuando estaban felices pasaban cosas maravillosas a su alrededor… Mamá esto parece un libro de cuentos para niños de 10 años.

―Busca el capitulo que te interesa.

―Emociones, ojos, guardianes… ¡aquí esta! , poderes.

A los reinos dividirse, los poderes de este tipo de personas fueron evolucionando para poder volver a su fuente de magia.

 

Entres los nuevos poderes se encuentran:

 



Utópica

#12450 en Novela romántica
#5993 en Fantasía

En el texto hay: amor, brujas, magia

Editado: 03.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar