Preámbulo (a retirar para correcciones 25/02)

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 34: Patatas

Sujeta en aquellos brazos, pude ver cómo Patrick desaparecía rápidamente dirigiéndose al pueblo por la carretera completamente desierta. Traté de dar unas pataletas en el aire sin demasiado éxito mientras sentía la respiración detrás de mí. Una parte de mí se paralizó cuando lo pensé detenidamente, él me estaba oliendo el cabello, aspirando una y otra vez.

—Adam ¿qué estás haciendo? —grité acaloradamente.

—Te extrañé —soltó sin dejar de hundir su cara entre mis mechones de pelo.

—Deja de hacer eso, ¿no dijiste que no eras un pervertido? —le recriminé.

Él paró, pero debió pensar que era mejor idea rozar su cabeza contra la mía, como una especie de gesto de cariño que no quiero recordar.

—Adam, ya para y bájame de una vez —le espeté molesta.

—No, no quiero —se negó.

—Adam, te juro que sino me bajas me voy a enfadar —le grité.

—¿Al menos has comido algo? —me ignoró totalmente y me desconcertó.

—No tuve tiempo, fui a visitar a mi abuelo —respondí rápidamente maldiciendo por dentro por no haber sabido poner ni siquiera una excusa para mi desaparición.

Él en respuesta tan sólo se volteó y empezó a caminar hacia la camioneta que se encontraba a un lado del camino unos cuantos metros delante sin hacer ademán de bajarme en ningún momento.

—¡Qué no soy un muñequito de feria! ¡Bájame, Adam! —repetí insistentemente mientras me retorcía.

—Me lo imaginé así que te traje comida rápida, fue lo único que encontré en este pueblo. Será mejor que comas un poco —respondió como si no se diera cuenta que estaba intentado librarme de él.

—Adam, aquí a lo único que le voy a dar un mordisco es a ti si no me bajas ahora mismo —amenacé sabiendo que iba a estar difícil de cumplir.

—Eso suena divertido —acotó como si le gustase la idea.

Eso tiró mis ánimos por los suelos, así que dejé de luchar, pero no quise olvidar la sensación de sentirme pequeña y atrapada por un gigante, porque en algún momento, se lo recordaría de buena manera. Me dije que los accidentes ocurrían todo el tiempo para poder calmarme. Abrió la puerta del acompañante, tomó la bolsa con comida y me sentó allí. Yo lo miraba mientras habría la bolsa y sacaba una hamburguesa y un cartón con patatas fritas, aún ofuscada tiré mi bolso a un lado del asiento.

—La bebida esta en el portavasos —me la señaló— No quiero que dejes nada ¿me has oído? —advirtió como un padre que le ordena a su criatura que deje el plato limpio.

Tenía mucha hambre y no pensaba pelear ahora mismo. Así que empecé a comer mientras él me observaba.

—¿Cuál es el siguiente paso? —pregunté dando otro mordisco a la hamburguesa.

—¿Qué paso? —dijo distraído sin dejar de mirarme comer.

—¿Qué vas a hacer después de que termine la comida? —Quería saber qué haría él con la chica que había intentado escapar del matrimonio que él había estado tratando de forzar con obcecación. Seguramente temería que volviera a escapar.

—Te llevaré a casa.

—¿Temes que mi padre se vaya a enfadar contigo? —aventuré—. De todas formas no creo que vaya a cancelar nada, ni siquiera creo que pueda enojarse contigo por nada —mencioné al tiempo que tomaba la bebida para dar unos sorbos.

—Da igual, debes estar cansada —señaló el pelinegro mirando por un minuto a la ruta que se extendía a cada lado.

—Sí, ha sido un día largo, no todos los días le digo a prometido estafador que voy a por el pan y desaparezco para regresar luego de haber hecho un maravilloso recorrido por las montañas en medio de la nada —comenté como si se tratara del clima, casi como si buscara que me regañase.

—Estabas con tu abuelo —apuntó con tono conciliador y calmado.

—Sí, el mismo que una vez dijiste que me había secuestrado en aquellos tiempos en que —pausé un momento para dar dramatismo— te preocupaste —señalé alzando las cejas un segundo— por la mercancía que acababas de apalabrar con mi padre.

Sí, yo estaba molesta.



Brenda Rivera

#4194 en Fantasía
#1866 en Personajes sobrenaturales
#9338 en Novela romántica

En el texto hay: hombre lobo, matrimonio, amor

Editado: 26.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar