Preámbulo (a retirar para correcciones 25/02)

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 66: Brisa

Salí despavorida sin mirar atrás, dejando la bicicleta eché a correr en dirección a las montañas. Tenía una única cosa en la mente y era ir a casa de mi abuelo. No sentía los pies, ni las piernas, el aire entraba y salía de mis pulmones agitados. Intentaba tragar saliva, mientras inhalaba la frescura de aquel bosque que chocaba contra el calor de mi cuerpo. Estaba tan enojada que no podía sentir nada más. Sólo sé que corrí sin parar durante un par de kilómetros adentrándome en la espesura del sendero.

No podía con todo esto, me aparté del camino y me apoyé en un árbol con los ojos húmedos. Respiré lo más hondo que pude. Había estado buscando respuestas a mis preguntas, pero en vez de eso había obtenido la contestación a interrogantes que ni siquiera me había formulado. Atrás quedó el tema de la asociación y el casamiento urgente. Esto resultó ser incomprensiblemente peor de lo que imaginé. Sentí nauseas y me agaché, pero no había almorzado nada, así que no vomité. Sentía el nudo en el estómago, la molestia en el diafragma por el esfuerzo y un ligero palpitar en mi frente. Todo aquello no podía ser cierto, pero ese viejo no me toleraba, por esa misma razón, posiblemente no le importaba soltarme todo eso, ese había sido el motivo por el cual había ido a verle después de todo. Algo dentro de mí se revolvía gritando que era verdad, tantos detalles y tanta brutalidad en sus palabras así lo señalaba. Aunque no quisiera creerlo.

Retorné al camino para continuar, ahora más que nunca necesitaba hablar con mi abuelo y no quería a Adam presente, debía enfrentar las cosas yo. Seguí corriendo tanto como pude, parando de vez en cuando para caminar y tomar aire antes de continuar, la subida no era fácil.

Finalmente vi la casa de mi abuelo y saqué fuerzas para correr el último tramo, dirigiéndome directamente al patio trasero para encontrame con Bella y él sentados.

—Cielo, habría jurado que ibas a venir con Adam en la tarde, ¿cómo estás? —preguntó.

—Tan bien como se puede estar cuando ves que tu abuelo ha estado a punto de destruir la casa del hombre lobo que vive en la colina —exclamé directa al grano.

—Quien avisa no es traidor, Anne, yo les dije lo que pasaría —anunció él con cansancio sin mostrar remordimiento.

—No puedes hacer eso, no es correcto —le grité.

—Anne, el abuelo sólo estaba preocupado por ti —intervino Bella.

—Sí, últimamente todos usan la misma justificación para sus actos —volví a gritar enfurecida.

—Adam debió haberte traído conmigo mucho antes, pero se negaba —explicó agotado mi abuelo al tiempo que tosía un poco.

—Oh, me imagino que esa fue una razón más que suficiente —manifesté con sarcasmo.

—Cielito, tranquilizate, únicamente fue un aviso, mandaré a reparar los daños ahora que ya estás aquí —declaró en un gesto que intento ser conciliador.

Empecé a caminar de un lado a otro intentando juntar mis ideas.

—No lo puedo creer, no lo puedo creer, no lo puedo creer —repetí como autómata.

—¿Qué no puedes creer? —inquirió.

—Tú —Le señalé sin dudar—. Me has engañado —le acusé.

Mi abuelo sonrió.

—Parece que tu intuición se ha hecho más fuerte —consideró con orgullo.

—¿Por qué lo hiciste? —chillé mientras mi rostro se contracturaba en una expresión de angustia.

—Por tu propio bien —aseguró.

—Anne, el abuelo estaba preocupado por ti, sabíamos que alguien estaba acechándote desde hace tiempo para matarte y nos costó saber quién era esta persona que venía desde lejos. Ahora está muerto, ya no podrá lastimarte —explicó Bella.

Miré a uno y a otro alternativamente para finalmente clavar mis ojos en los de mi abuelo.

—Tú me hiciste creer que Adam pretendía usarme como un peón, pero no es cierto ¿verdad, abuelo? —solté con voz quebrada.

—Yo ya estoy al final de mis días, Anne, no duraré mucho tiempo más y tú eres bastante rebelde. Si se me presenta un buen peón que haga el trabajo de protegerte por mí, ¿por qué no sacarle partido?

—Lo has utilizado mientras te ha resultado conveniente —le inculpé.



Brenda Rivera

Editado: 26.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar