Preámbulo (a retirar para correcciones 25/02)

Tamaño de fuente: - +

Entrevista con Hunter

El joven ríe a carcajadas mientras habla con la chica que se encarga de arreglarle el cabello rubio para que quede bien peinado.

 

Hunter: Sí, sí, lo sé, el otro día pasé por allí y no sabes la de cosas que me dijeron. ¿Has escuchado el último rumor? Sí, se supone que ahora seré el cazador malvado que se cargara a Adam, ¿malo yo? Por favor, si soy más bueno que el pan (risas).

Entrevistador: Disculpen, no quiero interrumpir, pero si nos pudieras brindar tu atención para contestar algunas preguntas que los lectores mueren por saber.

H.: Ah, claro (volviendo a prestar atención a la chica). Sí, sí, ya sé, no te preocupes que he anotado tu número, ya hablaremos más tarde (vuelve a mirar al entrevistador). Sí, ¿qué me decías?

E.: ¿Podemos hacerte unas preguntas?

H.: Por supuesto, pero no te garantizo que te responderé seriamente (risas).

E.: Perdona, pero alcanzamos a oír que le decías que había un nuevo rumor sobre ti. ¿Podrías explicarnos más sobre este rumor y qué crees que han significado a lo largo de la trama?

H.: Em, ¿qué te puedo decir? La gente cree que voy a querer matar a Adam en la secuela, yo lo habría matado en este mismo libro si hubiera podido (risas) ¿Por qué esperar? (más risas). Pero claro, me prejuzgan porque soy un cazador y, claro, aquí todos son amantes de los lobos (risas). Sobre los rumores en general, lo que yo te puedo decir es que creo que pueden llevar algo de verdad, pero también tienen mucho de imaginación, de cómo a la gente le gustaría que fueran las cosas, casi como un cuento, pero tal vez un poco retorcido, porque como alguien muy acertado y carismático dijo una vez: "La gente es muy envidiosa".

E.: ¿Te estás citando a ti mismo?

H.: Por favor, quisiera citar a alguien más, pero da la casualidad de que mis palabras encajan perfectamente (risas).

E.: ¿Qué sientes por Anne?

H.: (pensativo) Es algo muy difícil de describir, porque creces con alguien con quien lo compartes todo, casi que forma parte de tu propio corazón. Aprendí a convivir con ese sentimiento, sé que soy muy bromista, pero entre chiste y chiste, quiero que ella sepa que la amo. Es una forma que encontré para que ella no se sintiera incómoda ante mis sentimientos. Sé que ella ama a Adam, pero no lo voy a matar por eso como todo el mundo cree. Si yo lo llegará a matar en el futuro, sería porque él la lastimara.

E.: Vaya, parece que tienes un lado muy sentimental ¿no te sientes un poco apartado en toda esta historia entre ellos?

H.: No, realmente no, sé que Adam me dio mis momentos también, podría haberme hecho trabajar hasta morir, pero en cambio, cuando él sabe que Anne está enfadada por el beso que le dio y a punto de morir de nervios por el matrimonio que se le viene encima... él consigue que me den días libres en el trabajo para ir a animarla. Creo que eso habla mucho de él como persona.

E.: Cierto, nunca quedó muy claro la relación que Adam tiene con la Asociación, ¿qué crees tú?

H.: Bueno, ahora sabemos que él es un hombre lobo a las puertas de una guerra entre varias manadas, yo creo que si él es tan buen estratega como dicen, es muy posible que él haya visto venir esto mucho antes. Tener unos cuántos cazadores debajo de la manga le vendrían bien, a pesar de ser él mismo un lobo. ¿Paradójico? No lo sé, pero tengo claro que en la secuela tendré mucho trabajo si llegara a haber una guerra que pusiera en peligro a Anne.

E.: Tu teoría es muy interesante, creo que con esta entrevista los lectores descubrirán un lado de ti que desconocían.

H.: Sí, el lado mío que sale cuando Anne no está presente, aunque de verdad soy alguien muy risueño que le encanta vivir de broma en broma, tengo mi punto de pensar un poco las cosas, aunque a veces también sea impulsivo.

E.: Querías que Anne se fugara contigo...

H.: ¿Yo? Por favor, no... yo le dije que huyera, lo demás iba a ser... una casualidad (risas). Yo sólo pretendía ayudarla a escapar (más risas). ¡Lo juró! (todos ríen).

E.: Por último ¿hay algo que le quieras decir a los lectores?

H.: Sí, que el chico bueno soy yo, siempre fui yo y que yo quise a Anne mucho antes que ese lobo. Si tienen un poco de conciencia, apoyarán más una relación de ella conmigo, porque yo no la pongo en peligro ni me transformo para correr por las noches por el bosque. Además, soy guapísimo, sólo que Anne, no me hace justicia en la novela, ni siquiera me describe casi. Por otra parte, soy simpático, risueño y siempre me esfuerzo para entenderla. Así que creo que les he dado algunas buenas razones ¡apoyadme!



Brenda Rivera

Editado: 26.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar