Predestinados a Encontrarse

Tamaño de fuente: - +

66

Milena

       Al llegar al patio del cuartel me abrace a mí misma y mire al suelo, debo soportar todo lo que está pasando, Oscar no es culpable de lo que ocurrió ese día, si, estuvo presente pero no mató a nadie ¿verdad?

_Milena.

       Limpio unas lágrimas que estaban por salir y fuerzo una sonrisa en mi rostro, me giro despacio encarando a Jeys, frunce el ceño y con dos zancadas lo tengo frente a mí, lo miro a sus ojos oscuros y muerdo mi labio. No llores, no llores Milena. Me digo a mi misma para calmar mis sentimientos de tristeza.

_ ¿Qué quieres?

_Estas triste – dice serio y frunce el ceño – Es por Oscar ¿cierto?

_No – fuerzo una sonrisa y miro a otro lado – Solo estoy pensando cómo voy a comenzar a entrenar lo que me vas a obligar a hacer – río.

_No te preocupes por eso – ríe y arregla un cabello detrás de mí oreja – ¿Qué tal si comenzamos con el entrenamiento?

       Asiento y me separo un poco de él, es bueno que él esté cerca, gracias a ello me alegro un poco, retiro mi chaqueta de cuero y la lanzo al suelo quedando solo en mi camiseta de entrenamiento negra.

_Que atrevida – sonríe y enrolla la manga de su chaqueta – Prepárate.

       Me coloco en guardia y bloqueo su primer golpe de inmediato apretando los dientes, ¿Cuándo va a aprender Jeys que soy una mujer?

_No me importa que seas una mujer – dice sonriendo frente a mí.

_A veces odio tu habilidad Shadows.

       Jeys tiene una habilidad algo extraña Shadows, puede meterse en tu mente y ver tus pensamientos, algo que a mí claramente ya me tiene harta; lanzo una patada con fuerza y él la detiene riendo como si solo fuera una pluma.

_Concéntrate y deja de pensar en Oscar – dice molesto y me lanza otra patada para que yo la detenga.

       Me agacho y frunzo el ceño ¿Por qué esta tan molesto?

_No estoy molesto – gruñe y se detiene – Solo odio verte así.

_ ¿Cómo estoy? – digo algo molesta.

       Esta extraño desde que Oscar despertó. ¿Acaso…?

_ ¡No!

       Me sobresalto por su reacción ante mi pensamiento y parpadeo sorprendida, está más alterado que de costumbre; gruñe bajo moviendo la cabeza de un lado a otro y entra de nuevo al cuartel deteniendo el entrenamiento por completo.

       Suspiro y me siento en una de las bancas destrozadas del patio, miro al suelo y cierro los ojos, ya conozco este lugar de memoria y me aterra que ya este comenzando a olvidar los paisajes de mi hogar en Millenian.



Laczuly0711

Editado: 12.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar