Predicciones Erróneas

Tamaño de fuente: - +

10

Jeys

         Miro mis manos de nuevo luego de dejar ir a ese hombre Shadows y suelto un suspiro tembloroso, las caballerizas estaban frías, pero esto era mejor que la muerte.

_Sebastián – gritó mi madre aterrada entrando al lugar – Sebastián, hijo.

         Me levanté del heno sin hacer mucho ruido y surgí de las sombras con mi ropa cubierta de mugre y sangre del hombre que mató Clark frente a mis ojos para salvarme; esto eran muchas cosas para procesar aún. Me siento expuesto siendo tan indefenso y por no saber pelear.

         ¿Por qué él quería que yo peleará a lado de su hija? ¿Podría hacerle frente sin que su vida peligrara como la mía ahora?

_Aquí mamá – dije en un susurro dejándome llenar de la luz de la luna y el aroma a establo – Aquí estoy.

         Esa muerte fue muy rápida, Clark se acababa de levantar luego de hablar conmigo y un hombre surgió de las sombras listo para llevarme con su grupo, el otro me cubrió con una velocidad increíble y una daga pequeña con empuñadura dorada y un cristal rojo en punta fue enterrada en su pecho.

         Ni siquiera hubo un grito, un gemido, nada. Solo el sonido de carne siendo cortada y el cuerpo cayendo al suelo; luego de eso corrí a las caballerizas como él me había ordenado. Ahora todavía estoy pensando en ello ¿Por qué Clark me salvó? Él es el asesino de las sombras, no debería tener piedad alguna.

_ ¡Oh, Sebastián!

         Dejé que mi madre me abrazara con fuerza, no la culpo, de seguro pensaba que yo estaba muerto. Se separó con un suspiro de alivio y me tomó de las mejillas con anhelo, sus ojos verdes centellando y su cabello rubio cayendo en cascadas sobre mi rostro.

_No pensé…

_ ¿Está bien?

         Era mi padre. Levanté la mirada con el ceño fruncido y sí, era él con su cabello castaño brillando, sus ojos marrones me buscaban nerviosos, cuando reposaron sobre los míos el alivio se podía admirar, detrás de él estaba Clark. Tenía sangre y parte de su máscara se había roto, pero yo sabía que era él, es como si algo nos conectara de una manera extraña.

_Te dije que lo estaría – dice Clark serio pasando a un lado de mi padre para arrodillarse a mi lado – ¿Cómo estás?

         Un asesino Shadows salvándome la vida, esto no es nada fuera de lo común. Algo debe tener entre manos.

_Estoy bien – respondí en un suspiro, mire a mis padres y asentí – Clark no me lastimo. Él salvó mi vida.

_ ¿Por qué tienes sangre? – dice mi madre alarmada, mira a Clark con fiereza y casi gruñe – ¿Por qué mi hijo tiene sangre? Más te vale que no le hayas hecho nada.

_Bien si querías que lo asesinaran – dice Clark levantando las manos de forma inocente colocándose en pie – Para la próxima no lo salvo y me salvo de tener que dar explicaciones en mi base.

         Tiene una base, eso ya me lo suponía, pero ¿Por qué me querrían? Alejé a mi madre con el ceño fruncido y centré mi atención en el asesino, se veía joven para ser tan famoso, incluso lucía demacrado desde este ángulo; es como si toda su vida se hubiera acabado en un segundo y solo lo impulsara un deseo interno. No cualquier deseo, uno de venganza, podía sentirlo.

_Vendré por él dentro de cinco años – anuncia Clark mirando a mi padre – Necesito que este entrenado y que maneje a la perfección su habilidad Zenogard, lo necesito listo para adquirir una Shadows.

_Sabía que esto no sería gratis – gruñó mi madre cubriéndome con su cuerpo, miré más allá de ella curioso y los ojos de Clark encontraron los míos, estos llenos de esperanza y suplica – Agradezco que salvaras nuestras vidas, pero no dejaré que te lleves a mi hijo para convertirse en alguien como tú, eres un…

_Fui un príncipe un tiempo – la interrumpe Clark molesto, bueno, cualquiera se irritaría con lo que dice mi madre – Sé lo que recae en él por ser el primogénito de la familia, también tenía un hermano, por ello deben dejar que él se convierta en Shadows.



Laczuly0711

Editado: 30.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar