Predicciones Erróneas

Tamaño de fuente: - +

19

Milena

         _ ¿Por qué haces esto?

         Ya es de noche en el planeta de los ilusionistas, todos duermen y mi cuerpo controlado por este aterrador hombre está buscando llegar a una nave, odio ser un espectro, no puedo hacer nada, solo tengo que observar como todo sucede, me siento frustrada, quiero detener esta guerra pero con él…

_Odio a los Zenogard – declara Jalt encogiéndose de hombros – Quiero destruirlos.

_Quieres destruir a todos los planetas – gruño y lo miro – No sigas mintiendo, además Jeys y yo…

         Nuestros seres espectrales pueden enfrentarse mientras la imagen cambia en el mundo real, ya no me agradan los ilusionistas por ello. La mano de Jalt se aprieta en mi cuello lentamente y me acorrala en una pared de una de las casas, lo fulmino con la mirada y él sonríe.

_Ustedes son muy peligrosos juntos – sisea frente a mi rostro – No quiero un descendiente de ambos.

_ ¿Tanto miedo te da que te superen en número? – lo reto sonriendo.

         A la mierda mi vida, ya se fue al caño al mi cuerpo ser poseído por este hombre.

_No es el número idiota – me hace golpearme contra la pared con todas sus fuerzas, cierro los ojos dejando salir un gemido bajo y lo miro cansada mientras habla molesto – Tú y Jeys son muy peligrosos. Él controla el camuflaje y la mente lo que lo hace un gran estratega y un gran enemigo, por eso quería matarlo cuando tenía cuatro años, pero el imbécil de tu padre se infiltró en mis planes. Y tu…

_Yo no tengo nada de especial – digo ahogada forcejeando con su mano – Solo soy una mujer que fue abandonada por su propio padre.

         Arroja mi cuerpo al suelo provocando en mí un sonido lastimero, busco levantarme y una patada cae en mi estómago, en este estado soy más débil que en la realidad, como odio no haber entrenado en este estado también.

_La habilidad Zenogard que tu padre te dio, yo la quiero – grita Jalt golpeándome de nuevo.

_No me dio ninguna maldita habilidad – grito molesta escupiendo un poco de sangre en el suelo, la cual se desvanece en segundos como polvos escarlata – Él me abandonó.

_Te ocultó – me toma del cuello con fuerza y gruñe sobre mi cara – Yo descubrí su habilidad mientras entrenábamos, la quiero, alguien como él no debería tenerla.

_No sé de lo que hablas – jadeo agotada intentando zafarme de su agarre.

_Tú madre no fue la primera mujer de otro planeta con la que se juntó – dice molesto – Tampoco es un príncipe de sangre pura Zenogard, por eso lo echaron a Shadows.

_Vete al infierno – escupo en su cara molesta fulminándolo con la mirada.

_Lo haré – sonríe y me suelta – Pero uno de tus hijos irá conmigo.



Laczuly0711

Editado: 30.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar