Predicciones Erróneas

Tamaño de fuente: - +

22

Oscar

         Me miro por segunda vez en el espejo y suspiro, según los planes de Meb hoy pasará algo que podría liberarnos, no comprendo mucho su habilidad así que debo seguirla a ciegas por este plan.

         Acepté darle a Brandom un hijo hace una semana, no he visto a Milena en todo ese tiempo, hoy será nuestra “boda”, luego según Meb podré hablar con la verdadera sin que ella salga herida, aunque el costo no es para nada lindo.

_Te ves bien, hermanito.

         Me giro hacia Brandom con una mueca en el rostro y asiento, el traje es el típico para una boda, un traje de color negro y una camisa azul cobalto, sin corbata, logré convencerlos que me estorbaba, ahora solo queda esperar a que todo pase.

_Gracias – digo bajo y me miro de nuevo en el espejo – ¿Dónde está Milena?

_Está con nuestra madre preparándose – contesta Brandom sonriendo – Será una novia hermosa si me lo preguntas.

_ ¿Desde cuándo te has vuelto sentimental?

_Desde que veo que puedes ser feliz – aparece detrás de mí reflejo y sonríe – Estoy feliz por ti, Oscar. Hablo enserio.

_No pensaste lo mismo cuando me apuñalaste – lo miro y frunzo el ceño – ¿Por qué tan feliz, Brandom? Algo traes entre manos.

_Bien no puedo mentirte – sonríe y mira la ventana dejando que el sol lo ilumine – Arkís está embarazada desde hace dos meses. No sabes lo orgulloso que estoy por ello, voy a ser padre, Oscar.

         Y vaya padre, giro los ojos para mis adentros y miro al suelo. Palabras de consuelo u agradecimiento ¿Por qué no viene ninguna a mi mente?

_Entonces ¿Por qué la enviaste a una misión donde podía salir lastimada?

         Bien, esas son las verdaderas palabras que busco. Lo miro y está sorprendido, pensativo ¿Qué demonios le pasa que está de esa forma? ¿Dónde está el hombre calculador de siempre?

_Yo…

         Las puertas de mi antigua habitación son abiertas por algunos guardias y ambos nos giramos sorprendidos, detrás de ellos viene un hombre con cabellos color plata y ojos negros, verlo me causó escalofríos y me sentí terrible. Fuera quien fuese, no es alguien bueno.

_Hola, Oscar – dice el desconocido sonriendo.

         Ahora comprendo todo lo que pasa con Milena, estrecho la mano del hombre con el ceño fruncido y asiento. Ya decía yo que algo no estaba bien en su aura, incluso las sombras le huyen.

_Mi nombre es Jalt – continua el hombre – Es un gusto conocerte, aunque conociendo a Clark te debió hablar mal de mí. Déjame adivinar ¿te dijo que yo era el enemigo?

         Por tu cara puedo deducir que lo eres.

_Solo pienso lo que creo – digo – Y tú ordenaste el ataque a Millenian hace un año.

_Acto que tú también orquestaste – sonríe y mira a Brandom obviándome por completo – Tú hermano es más cabeza dura que tú.

_Vamos a mi boda ¿quieren?

         Mientras más cerca este de Milena mejor, ambos asienten sonriendo y sin más nos encaminamos por el gran pasillo del lugar, ya no recordaba el castillo, todos mis recuerdos en él se habían vuelto borrosos, solo debo seguir a los guardias antes de caerme.

         ¿Listo?

         Esta será la primera y la última que lo acepto – le respondo a Meb sonriendo – Me alegra oír tu voz.

         Todos adoran escucharla, principito – responde riendo – Fue emocionante noquear a los guardias, estoy camino al salón.

         Espero que los invitados corran, hueles asqueroso.

         Esta te la cobro Oscar Gardild – gruñe riendo – Prepárate.

         El salón está decorado completamente de dorado y blanco, todos los reinos están aquí, claro, excepto el reino de Sebastián, eso me hizo retorcer el estómago, su familia enserio está muerta. Miro a todos lados en busca de Meb pero no hay señal de ella, es como si su mensaje fuese erróneo; me encuentro con la mirada de orgullo de mi madre y luego con la de los invitados. El príncipe ha venido desde las garras de la muerte.



Laczuly0711

Editado: 30.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar