Primera Vez

Tamaño de fuente: - +

ENCUENTRO Capítulo III

Estaba decidida, quería tener una manera de acercarme a Mateo, cuando de pronto sucedió que yo a él solo lo saludaba cuando estaba con los amigos que tenemos en común, estaba sentada esperando a una amiga para ir por un helado, mi amiga si que era imputual, le mandaba mensajes cada segundo, fue cuando levante mis ojos y lo mire, me había segido por un par de minutos, lo sorprendí, me estaba mirando pero esta vez no huyó, sostuvo la mirada, caminó como si no pasara nada y cuando estaba por mi lado, fue cuando me saludó, me dio un beso en la mejilla, sonrió coqueto, se marchó sin más.

Él dió el primer paso, lo que me dio mucha confianza para poder acercarme a él, días después caminaba como era de costumbre hacia la universidad con mis audifonos, fue cuando lo vi salir de casa, camine un poco más rápido para que me viera fue cuando él saludo desde el otro lado de la vereda, fue una señal del destino, me dio confianza, me acerqué a él, comenzamos a conversar cosas vanales, parecíamos chiquillos hablando de cosas tímidamente. Al llegar a la universidad, Mateo me tomó la mano,sentí una electrisante sensación recorrer por todo mi cuerpo, quise alejarme, pero él gritó: - Espera, podrías darme tú número?; inmediatamente lo vi incredula, cosa que borró de su rostro la ligera sonrisa, para decirme nuevamente: -Si no quieres, no hay ningún problema.... (corté lo que decía) para decir: - No, es eso, solo que estoy muy sorprendida, pero claro te doy mi número. Nuevamente sonrió, guardo mi número en su celular, se despidió con un beso y continue con mi día, me sentía feliz.

En la noche, ya muy tarde, llegó un mensaje de él, el vibrar del teléfono me despertó, vi su mensaje, me saludaba y pedía disculpas por la hora, el sueño que tenía me ganó, así que no pude responder, al día siguiente contesté, hablamos todo el día, comenzamos con los juegos típicos de preguntas y respuestas, Mateo era un ser tan inteligente, me hizo pensar y conocerme, redescubrir muchas cosas, estab aagradecida por ello. Cada vez que nos veíamos en la universidad, saludabamos pero eramos distintos a nuestras conversaciones por celular, lo que creaba una duda dentro de mí. Un día que platicabamos me invitó a salir, el vivía realmente cerca de mi casa quisás unas 6 cuadras, así que él quedó en pasarme viende. El día llego no sabía que esperar de esa salida, para mi gran suerte empezó a llover, me puso triste porque me llego un mensaje diciendo: -El día esta lluvioso, quieres ir?, para mi ver ese mensaje fue una señal, de que él no tenía el interes como yo creía, quise verme natural por lo que respondí: - Si es verdad, si quieres lo dejamos para otro día?, fue cuando él me respondió inmediatamente: Nooo, podemos salir con un paraguas, necesito verte!

Quien lo entiende? a caso tiene como cambios de humor drástico? pero la verdad si me emociono, así que acepté sin más. Salí encapuchada para que no dañara mi planchado de cabello y paraguas en mis manos, dijo que me llevaría a un parque reciente quedaba muy cerca de nuestras casas, por lo que fuimos caminando hasta ese lugar.  Hacia demasiado frío, mis manos se congelaban, Mateo me tomó de la mano con excusa de ver cuan fría estaban, desde ese momento no la soltó, jugabas peleas con los dedos, me lo acariciaba suave la mano, me dio un par de besos, sopló mis manos para calentarlas, todo salía a la perfección, fuimos al mirador, parecía una escena de película llena de romanticismo. 

Me llevo nuevamente a mi casa fue ahí cuando conversabamos algunas cosas más, se acercaba en ocasiones timido, pero cuando estabamos a centimetros de tocar mis labios, uno de los giraba el rostro. Mi cuerpo ya no aguantaba quería estar cerca de él, así que le  pedí abrazarle, a lo que él no responió si no solo me abrazo fuerte, podía sentir sus latidos acelerados, al igual que los míos, sentía tantos nervios, que podía jurar que me hacía pipi, Mateo separó un poco su cabeza, nos miramos fijamente, se acercó a militros de mis labios, fue cuando decidí acercas eso que faltaba para un beso. Vaya que beso!!!! no puedo creerlo, un chico que jamás sentí que se fijaría en mi, después de ese beso, nos despedimos con pico en los labios. 

Estaba tan feliz, pero el resto del día ya no me hablo ni escribió, eso me puso triste pues pasamos una tarde genial, romantica pero después de eso nisiquiera un solo texto! no podía entender su cambios.

Así que me puse firme para yo tampoco mandar un solo mensaje, que estúpido orgullo! pero no podía aguantar otra decepción amorosa, del único chico que creía haberme enamorada dejo mi corazón hecho trizas jugó con mi corazón tres años en el colegio, se llamaba Gerardo y vaya que sufrí por él.

Por estaba decidida que con Mateo no sería igual, para que puedan entenderme les voy a conttar mi historia con Gerardo, el primero en romper mi corazón.



Chica enamorada

#1708 en Novela romántica
#389 en Chick lit

En el texto hay: amor, romance , pasion

Editado: 14.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar