Princesa Juliana - Libro 1

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 4

Padre entra a la habitación junto con Nicole. Ellos, desde la sala de observación, han escuchado toda la conversación entre Julia y su madre. La pequeña los mira con miedo y abraza inmediatamente a Caroline.

―¿Quién es usted? ¿Por qué dijo eso? ―pregunta la niña con temblor en su voz.

―Odio las presentaciones pero supongo que no hay otra opción. ―Da un paso adelante para presentarse―. Mi nombre es Keith Dalley, líder de la séptima familia protectora de la princesa Juliana pero, escucharás que todos los de la familia me llaman Padre y ―señala a la mujer a su lado―, ella es Nicole Carroll, miembro de la segunda rama de la séptima familia.

Julia mira desconcertada a su madre, lo único descifrable de la presentación del individuo fue su nombre y el de la señorita Carroll pero también que era un líder, lo demás ha sido incomprensible. El aspecto de las familias y de las ramas, es lo más extraño que ha escuchado.

―¿Por qué estoy aquí? ―pregunta con temor.

―Hija ―la llama su madre―, ellos saben que la Princesa Juliana está en ti, es por esa razón que te trajeron; también tienen poderes como los tuyos.

―Exacto. Sabemos que eres el nuevo contenedor de la princesa y como te dije anteriormente, llegó el momento en el que empieces a trabajar para nosotros. ―Toma una pausa para acercarse a la niña―. Sé que la noticia es inesperada pero debes entender que tienes una gran responsabilidad en el imperio. En estos momentos, eres una pequeña niña débil pero algún día, la princesa Juliana tomará tu cuerpo y gobernará el mundo.

Los ojos de Caroline vuelven a llenarse de lágrimas mientras abraza a Julia, lo peor de todo el secreto se ha revelado, su hija algún día desaparecerá porque Juliana tratará de tomar el control de ella. Su voluntad se impondrá a la de su pequeña.

―¿Cómo? ¿De qué está hablando?

―Sabes muy bien a lo que me refiero, eres muy inteligente y dudo que no comprendieras. ―Le dedica una mirada de fastidio―. Por el momento serás presentada como la doceava princesa Juliana, cuando estés lista, te entrenaremos para que tus poderes evolucionen y asumas tu papel en la organización. Luego, dependerá de ti el que Juliana te posea. Así que ―dirige su mirada a la rubia―, Nicole, lleva a la niña a una habitación digna mientras convoco al consejo e inmediatamente, lleva a Caroline a su casa y dale una remuneración por todos los años que ella y Grayson han cuidado de la princesa.

Acto seguido, Nicole hace una reverencia mientras Padre empieza a caminar hacia la puerta. Caroline aprieta sus puños al ser ofendida, piensa que siempre es lo mismo. ¿Por qué siempre piensan que pueden comprar todo con dinero?

―¡Quiero irme con mi mami! ―Expresa molesta mientras se separa de los brazos de su madre.

Su madre la observa impactada, ¿su hija tiene el valor de protestar?

―No te puedes ir, éste es tu lugar ―dice enojado ante la rebeldía de la niña―. ¡Deberías estar contenta! Tus padres vivirán una buena vida con el pago que recibirán por sus servicios.

―Padre, por favor, yo soy la madre de Julia, déjame quedarme con ella. No me opondré a las órdenes de la familia ―suplica para que no las separen.

―No, conoces las reglas. ―Su voz se vuelve más gruesa―. Tu hija debe vivir aquí y tú no puedes quedarte con ella porque fuiste exiliada y tu esposo no pertenece aquí.

―Pero ella puede elegir ―objeta―, tiene el poder para que sus palabras se cumplan. Las órdenes de Julia son ley, ella es la princesa y…

―Padre, Caroline tiene razón. ―Señala Nicole interviniendo y ganándose las miradas de desconcierto de los dos adultos―. Digo esto porque la niña es muy pequeña y aún depende de su madre, creo que sería una verdadera molestia que nosotros nos encargáramos de su cuidado. Estoy segura que no lo único que la niña haría, es llorar todo el día.

Ahora las miradas se dirigen a Padre esperando una respuesta positiva a la petición; para las mujeres, es más que obvio que él no dejará que una desterrada y su familia vivan en la mansión pero, al menos esperan que deje que Julia regrese a su casa.

―No puedo dar una respuesta. La decisión se tomará en conjunto con los demás miembros del consejo. Si Julia desea irse a casa con sus padres puede pedirlo en la reunión mientras tanto, Caroline―se dirige a la madre―, puedes quedarte con la princesa para tranquilizarla.

El hombre sale de la habitación sin más demora, estando casi seguro que los demás miembros del consejo lo apoyarán. La intranquilidad aún reina en Caroline.

Posteriormente, Nicole sale junto a Julia y a su madre. Caminan por los largos pasillos sin decir una sola palabra. La señorita Carroll se detiene en la puerta de una de las habitaciones, la abre y queda al descubierto un cuarto enorme, probablemente del tamaño de la casa de Julia.



Julissa Snchez Arias

Editado: 31.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar