Princesa Juliana - Libro 1

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 13

―Los únicos que aún no se han presentado a la asamblea son los candidatos de la primera y sexta familia a ser maestros de la doceava princesa Juliana, así como los líderes de esas castas ―indica el señor Dalley al consejo.

―No es de asombrarse la ausencia del sexto linaje. ―Expresa el líder de la tercera familia―. Respecto al primer linaje, debieron darse cuenta que el entrenamiento de la doceava, indiscutiblemente, será asignado a nuestra familia.

―En ese caso, deberíamos dar por terminada la reunión y asignarme a mí, como el maestro titular de su majestad.

Estas últimas palabras, han sido nombradas por el teniente general de las fuerzas de ataque. Su voz ha salido del tercer monitor. En esta ocasión, también se ha establecido el uso de monitores con la pantalla bloqueada como motivo de seguridad debido a las últimas problemáticas de la organización. Lo que se pretende prevenir es que algún opositor se escabulla y conozca las identidades de los presentes. Esto, considerando que la persona que se esté infiltrando, no sea un miembro de la organización.

―No se apresuren ―dice la cuarta líder―, todos sabemos que la dirigente de la primera familia no cederá el entrenamiento de la princesa con facilidad.

De inmediato, el monitor del primer linaje se enciende y se revela el escudo de la organización.

―Buenas tardes, disculpen la tardanza pero, estaba encargándome de unos asuntos importantes.

―Así que hay algo más importante para ti que la princesa Juliana. ―Comenta el tercer líder con alevosía―. Al parecer, acabas de otorgarme un primer punto para mi exposición.

―Característico de ti, estás tan desesperado que buscas el mínimo detalle para obtener una oportunidad ―habla la primera líder contraatacando―. Esa es la gran dificultad que presenta un linaje que basa sus estrategias en un mínimo nivel de inferencia.

―¡Por favor, cálmense! ―Pronuncia el señor Dalley tratando de detener la discusión―. ¿Dónde está tu nieto? Comunícanos con él inmediatamente. Estamos perdiendo un tiempo importante.

―No me hables en ese tono, yo no soy uno de tus subordinados. ―Indica con enfado, suspira y añade con un tono de voz más blando―: Me disculpo, mi nieto no podrá participar en esta ocasión ya que está a cargo de una misión significativa. Como ustedes sabrán, él es una pieza muy importante en muchas de nuestras misiones que requieren de tácticas especiales; necesitábamos a un estratega para hacerse cargo de la misión en Múnich así que no tuve otra opción que enviarlo.

El sonido de unos suaves golpes en la puerta, anunciando la llegada de un invitado, desvía la atención de los mandatarios. La puerta del salón se abre lentamente y un hombre de cabello rojo aparece en escena. Camina hacia donde se encuentra el señor Dalley, hace una reverencia, introduce su mano en su saco de color negro y le entrega una carta. El destinatario lee el mensaje y luego de unos minutos, abre su boca y pronuncia unas palabras:

―Dejando a un lado los motivos de la ausencia de uno de los candidatos, les presento oficialmente a Dan Gasser, él es el candidato enviado por la sexta familia.

El silencio invade la sala de reuniones. Dan camina hacia adelante y realiza otra reverencia hacia los monitores.

―Es un placer presentarme delante de ustedes. Agradezco enormemente el honor de estar delante de los líderes de la organización y, de ser candidato para ser nombrado maestro titular de la princesa Juliana. Estoy a sus órdenes.

―Excelente Dan. ―Comenta el señor Dalley mientras toca su hombro para que recobre la postura. Luego, se dirige a los monitores―. Es hora de que iniciemos la sesión. Teniente Mijaíl, por favor inicie su exposición acerca de porqué debe convertirse en el maestro titular de la doceava princesa Juliana.

Posteriormente, Keith y Dan se sientan mientras esperan la intervención del mencionado. La situación es tensa para cada uno de los presentes y aún más para el líder de la séptima familia.

―Mi nombre es Mijaíl Sergéevich Kuznetsov. Como todos sabrán, soy el teniente general de las fuerzas de ataque de la organización Juliana; fungo en este puesto desde hace diez años. Puedo decir con agrado, que en mis manos han sido moldeados muchos de los principales y más renombrados agentes de la institución. Cabe destacar, que hace ocho años, entrené durante un tiempo a las agentes Nicole Carroll y Caroline Krieger quienes en su momento, fueron reconocidas como el dúo de oro de la séptima familia. Sin lugar a dudas, soy el indicado para pulir las grandiosas habilidades de la doceava. Si desean que la princesa se convierta en una excelente guerrera, deben dejarla en mis manos.

Sin más palabras, estando completamente seguro, termina su intervención. A partir de ahora, inician las manifestaciones en pro y en contra de este candidato. La primera persona en tener la palabra es la líder de la cuarta familia.



Julissa Snchez Arias

Editado: 31.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar