Princesa Juliana - Libro 1

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 20

La pregunta es: ¿Cuál es la problemática con la nueva metodología? ¿Debería realizar un nuevo cambio?

Luego del primer intento fallido de Julia por aprender la ergoquinesis, Nicole probó una nueva metodología que consistía en sensibilizar durante tres días a la niña acerca del poder psíquico de su interior y ayudar en el proceso, a que éste se estabilizara. Posterior, los siguientes cuatro días, la alumna se concentró sólo en absorber energía de la vegetación.

Ha transcurrido una semana de entrenamiento pero no ha habido mejora alguna en las habilidades psíquicas de su alumna. Día tras día ha estado al lado de Julia apoyándola y su preocupación se acrecienta, inclusive por su mente ha llegado el pensamiento de que existe la probabilidad que ella sea la culpable por usar una técnica nueva y peligrosa pero, fue descartada cuando Leonti le aseguró que las neuronas de Julia estaban bien como también su sinapsis.

―Esto es muy aburrido. ―Comenta Dan mientras se recuesta en un árbol―. Esta princesa es una completa inútil.

―¿Cómo te atreves a decir eso frente a ella? ―Espeta Nicole indignada dejando de dar palabras de aliento a Julia―. Eres un maldito insensible, la princesa está haciendo su mayor esfuerzo.

―Sólo estoy diciendo lo que pienso y lo que los miembros del consejo enuncian.

No contesta el comentario malintencionado de Gasser y al contrario, decide darle la espalda y concentrarse en Julia que tiene los ojos llenos de lágrimas. Se coloca a su altura y la abraza, acariciando su espalda para que se tranquilice.

Julia lucha por no derramar sus lágrimas pero la impotencia y desesperación la abruman.

―No le prestes atención a Gasser ―dice Nicole mientras limpia una lágrima que ha rodado en su mejilla―. Todos tenemos un ritmo para aprender, probablemente te lleve un tiempo pero lo harás excelente.

―¿Por qué no lo puedo hacer? ¿Por qué no aprendo? ―Indaga mientras aprieta sus pequeños puños frustrada.

―Tal vez el problema no seas tú sino nosotros. ―Responde con una sonrisa―. Puede que Dan y yo no estemos usando el método adecuado.

―No te equivoques. ―Interrumpe el hombre la conversación―. El problema es que esta niña es diferente a sus antecesoras y no en el buen sentido como todos pensábamos. Sus habilidades son precarias, a este ritmo, no será ni la sombra de la onceava princesa.

―Todas las princesas han sido diferentes. ―Comenta Nicole con enfado, si hay algo que odia son las comparaciones―. No compares a la doceava con las demás.

Ambos quedan en silencio mientras Julia frota sus ojos para limpiar sus lágrimas. Nicole deja de abrazarla al percatarse de que vuelve a estar tranquila y que talvez ya haya ignorado todo, pero en realidad, Julia está meditando cada una de las palabras de sus maestros, recordando las historias que leyó acerca de cada una de las princesas.

―Eso no es cierto, señorita Carroll. ―Pronuncia llamando la atención de la pareja de tutores―. Las historias de todas las princesas se parecen mucho, no son tan diferentes. Cuando leí los manuscritos me di cuenta de que yo soy diferente a las demás. ¿Por qué el período de los sesenta años no se cumplió conmigo?

La mujer suspira y queda en silencio. Al igual que muchas otras cosas, la respuesta a la pregunta de Julia no tiene respuesta. Nicole tiene una hipótesis al respecto, pero no puede darla a conocer y menos, porque supondría mencionar la muerte de la anterior princesa, asunto que no puede revelar.

―¿Tiene relación con la muerte de la anterior princesa? ―dice la pequeña interrumpiendo los pensamientos de Nicole.

De inmediato, la mirada de la señorita es dirigida a Dan quien se encuentra cruzado de brazos, con una sonrisa burlona y con un brillo en sus ojos, demostrando lo divertido que es para él la situación.

―¿Por qué no hiciste esta consulta antes? ―Inquiere con cierto temblor en su voz una pregunta que es más para ella que para Julia.

La problemática ahora gira en torno a las acciones de Dan. El miedo se apodera de Nicole al pensar que él desee abrir su boca como lo hizo antes.

―Si lo deseas puedo explicarlo yo. ―Se ofrece Dan sonriente a punto de convertirse en una pesadilla―. Hasta ahora han existido doce princesas. Sólo hay dos que han sido diferentes y…

―La onceava murió a sus catorce años cuando la princesa Juliana intentó tomar su cuerpo. ―Interrumpe la niña a Dan y añade―: Fue diferente porque según el libro, la princesa Juliana intenta poseer a la persona cuando cumple veintiún años. Yo nací un año después de la muerte de la anterior princesa; aún faltaban cuarenta y cinco años para que naciera una nueva princesa.



Julissa Snchez Arias

Editado: 31.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar