Princesa por Equivocación (libro #2)

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 7

Corrí hacía donde se encuentra Wayberly y la abracé, sin importar los abucheos que empezaban a susurrar Avery y Holliday. Observe como mi amiga tenía en sus manos su cabello, su hermoso cabello color caramelo había sido cortado de una forma tan horrible que se lo habían dejado un poco más arriba de sus hombros; ella seguía conmovida con lo que estaba mirando que no dijo ni una sola palabra sino que solo se limitó a llorar y a ver su cabello recogido; sus manos temblaban y podía ver como su piel se tornaba cada vez más pálida. Me preocupe tanto por ella que deje de abrazarla para ir hacía Xavier y aunque sabía que no me correspondía darle órdenes a su alteza, no me quedaba de otra que pedirle su ayuda ya que en realidad yo no me atrevía a hablarle ni a Avery ni a Holliday por más que las necesitara no lo haría.

—Puedes hacerme el favor de llamar a Miracle; creo que Wayberly ha quedado en shock—asintió.

— ¿No crees que sería mejor llevarla a la clínica?—negué.

—Lo dudo, no se querrá mover de aquí después de esto—suspiré.

Xavier antes de irse, le dio una última mirada a Wayberly podía ver que él también estaba demasiado preocupado por ella al ver que no reaccionaba a los llamados de las chicas así que sin perder más el tiempo, termino por darse la vuelta y salir corriendo lo más rápido que pudo. Cuando mis ojos ya no lo encontraron, volví al lado de Wayberly. La llame varias veces al tomarla de las mejillas pero en ningún momento se movió, habló o por lo menos pestaño; eso hizo que intentara moverla despacio pero tampoco mostro algún signo de vitalidad que respondiera tanto a las preguntas de Avery y de Holliday como de mis palabras de aliento.

De nuevo baje mi mirada y aquel bonito cabello, el cual ella cuidada cada día ha sido cortado de una manera tan agresiva que por si fuera poco, para que el resto de cabello que le quedaba en su cabeza quedara emparejado, tienen que cortarle más el cabello. Por lo que sabía, a Way no le gusta tener el cabello corto pero al estar en esta situación creo que no podrá negarse a tener que usar ahora un nuevo corte.

Sin saber si respondería a mi abrazo, enrolle mis brazos por encima de su cuerpo y con mi mano empecé a acariciar su cabello, solo escuché que dejo ir un pequeño sollozo hasta que cerró los ojos y dejo ir un par de lágrimas que resbalaron por sus mejillas pálidas, luego volvió a abrir sus ojos y me mostro sus ojos color avellana que ahora se encontraban rojos. Al bajar la mirada observe como sus manos se habían hecho un puño y de cómo seguían temblando al tener su cabello; eso me dejo claro que ella está enojada pero no quería expresarlo. De reojo observe como Holliday le dio una mirada a Avery quien sin sorprenderse a la actitud que Wayberly nos está mostrando, solo llego a observar los movimientos que mi amiga hacía después de ver esa tragedia.

Observe como en ese momento llegaba Miracle con un doctor y no solo eso los reyes también entraron a la habitación y se dieron cuenta con sus propios ojos lo que estaba sucediendo.

—Señoritas, les pediré que salgan un momento—el doctor empezó a sacar de su maletín una jeringa.

Abrí la boca para poder preguntar qué era lo que le van a poner a Wayberly pero no me quedó tiempo de soltar las palabras porque la reina Valentina—quien pensaba que debería de estar descansando en su habitación o en las habitaciones de la clínica pero al final se encontraba aquí—; me puso su mano en mi hombro y me dio una señal de que todo estaría bien.

Me levanté de la cama y le susurre unas palabras a Wayberly diciéndole de que no me movería de su habitación hasta saber que se encontraba bien pero ella al no decir nada, no pude esperar más tiempo hasta que me hicieron salir a puros empujones de la habitación de ella.

Avery y Holliday se reunieron con Xavier, para empezar a hacerle un enorme cuestionario de preguntas sobre Wayberly y su salud pero al parecer él tampoco no sabía nada y mayormente sus gestos de incomodidad y abrumación dieron a entender que no quería responder algunas preguntas. Con una mirada cómplice que ambos tuvimos unos segundos me decía que todo saldría bien pero eso no era lo que me preocupaba en esos minutos sino que mi cabeza pasaba por una etapa de preguntarme sobre quién ha entrado y atacado a Wayberly en su habitación y lo peor es que con decir que todo iba a estar bien, no es un motivo por el cual ella se va a sentir bien el resto de su vida, a pesar que solo recibió un daño físico le llegara a quedar marcado como un suceso demasiado escalofriante.

Me a recosté en la pared en la espera de que todo ocurriera rápido y volviera a estar junto con ella, no podía separarme de la única amiga que he hecho en esta competencia y me dolería más si me dijeran que volviera a mi habitación sin tener una noticia de ella. Wayberly no es como las demás, ella podía ser una chica débil pero sencilla, a su vez, ella ha sufrido tanto bullying desde el comienzo de la competencia gracias a las ignorantes de las demás chicas que terminaron por hacerla insegura de sí misma y Wayberly como persona no se merece eso ni de cerca.



Isabel Moz

#553 en Novela romántica
#72 en Joven Adulto

En el texto hay: principe, princesa, corona

Editado: 29.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar