Princesa por Equivocación (libro #2)

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 12

2 meses después...

—Vamos mis ladys, den tres giros en puntillas, luego un salto battement grand y terminen con un battu.

Todas hicimos lo que nos pedía la Señorita McKree, hacía siempre lo que podía pero entre Avery yo somos las que nos equivocábamos en ciertos pasos que no podíamos seguir con la rapidez que pedía la señorita McKree o como también el movimiento de la música; había olvidado lo mucho que mis piernas terminaban cansadas con tantos ejercicios y eso que no cuenta el sinfín de nombres de cada uno de los pasos donde a veces me llegaba a equivocar al confundirme uno de otros.

Intente de hacer el salto battement grand mientras se me ocurría como podía terminarlo con un battu pero apenas me recordaba del relevé que sería muy mal hecho ese paso ya que si me llegase a ver la señorita McKree capaz que me empieza a decir que debo de mejorar. Escuche como alguien caía al suelo y como el suelo de madera hacía un estruendo al caer la persona, entre todos los espejos que hay en el salón de ballet se reflejó la postura de Avery quien empezaba a levantarse del suelo para tocarse las piernas. Todas dejamos de movernos para ver como Holliday caminaba hasta su amiga y la ayudaba a levantarse lo cual ella apenas podía mantenerse en equilibrio.

— ¿Se encuentra bien señorita Avery?—Pregunto la señorita McKree.

—Sí, solo me deslicé con la zapatilla. —Respondió ella.

Wayberly y yo nos dimos una mirada cómplice, no estábamos seguras ambas que si eso es verdad o solo es otro de los espectáculos de Avery. A estas alturas no podemos señalar con exactitud lo que ella planeaba; simplemente pensábamos que ella puede hacerlo solo para alargar el tiempo y perder la hora clase, porque por lo que había entendido la semana pasada, ella no estaba muy afanada con el ballet y si lo practicaba es porque en realidad necesitaba impresionar a la familia real y así poder ser aceptada en ese grupo en que ellos pertenecían.

—Es todo por hoy. —Confirmo la señorita McKree. —Necesito que todas practiquen y mejoren algunos pasos entre ellos…—Registro una libreta que siempre llevaba en sus manos para evaluarnos. —Kiara debes mejorar el assemblé—deje ir un sonido frustrarte de mi boca—, Wayberly tú con el cabriole.

En esos momentos escuché como Avery y Holliday se reían de nosotras donde trataban de cubrir sus sonrisas maléficas con sus manos; la señorita McKree posiblemente se estaba dando cuenta de lo que pasaba pero simplemente ella no expresaba sus emociones con los gestos de su rostro sino que con las palabras que ella siempre mencionaba con su boca pequeña; la señorita McKree tenía ese estilo dulce pero fuerte de un francés su acento apenas lo podía cubrir con algunas palabras entre el inglés y el español y por supuesto sus rasgos físicos confirmaban lo mucho que se cuidaba igual que su cintura de abeja. Su nariz fina solo me recordaba a veces a los pequeños nachos que a veces solía comer con queso en aquellos momentos en los que mi familia y yo disfrutábamos de una película, sus pómulos siempre los resaltaba con un rubor rosado que cada vez que sonreía no sé decir si así es el tono de su piel o en realidad lleva maquillaje y sus labios siempre tenían un tono rosa para ocasiones de ensayos y un rojo para las presentaciones. Ella tenía ese aire de ser una buena persona pero cuando la hacen enojar suponía que podía ser un dragón echando llamas.

—Veo que les da mucha risa ¿no es así señoritas?—Las miro por detrás del hombro. —Entonces prosigamos. Usted señorita Holliday debe de manejar el ballancé y ballonné pas, he visto que tiene falta de equilibrio así que le dejo de tarea que lo maneje antes de que usted pueda estar besando el suelo. —Holliday se tornó blanca al escuchar eso. —Y usted señorita Avery, le falta demasiado por aprender—Avery abrió en grande sus ojos. —, le falta manejar su attitude, el ballancé y por supuesto los tres tipos de battement que les enseñe el año pasado.

Wayberly y yo nos mordimos la lengua para no reír. Observamos como la señorita McKree se alejaba y se iba a traer un par de papeles doblados que tienen diferentes colores así que al ocultarlos con ambas manos y luego empezar a moverlas como si tratara de revolver los papelitos, al final nos los puso en frente como tratando de decir que agarramos uno.

—Para finales del mes habrá un evento de caridad, en estos papelitos están cuatro bailes clásicos de ballet; ustedes deberán practicar los pasos correctos para dar una buena imagen a la familia real y no solo eso, la mejor tendrá un reconocimiento. —Explicó la señorita McKree.

Todas dejamos ir un suspiro para mientras que escogíamos un papel de color, rasqué mi cuello y antes de poder agarrarlo, empecé con la frase típica de elección «de tin marin de dos pin gue cucara maca títere fue, yo no fui, fue te te, pegale pegale, tire fu-e, de color café...» Al final, ni siquiera pude escoger un papel porque todas ya habían agarrado los suyos mientras que yo me quedé con el último que es de color marrón, así que mientras lo abrí escuche los gritos de felicidad de Avery y a su vez se lanzó encima de Holliday donde casi ambas se caen hacía atrás.



Isabel Moz

#657 en Novela romántica
#180 en Joven Adulto

En el texto hay: principe, princesa, corona

Editado: 29.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar