Princesa por Equivocación (libro #2)

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 15

Observe como mis padres siguen sintiéndose fascinados con todo lo que está en su alrededor, mi primo le explicaba a mi hermano quien es cada uno de los invitados mientras que mi hermana seguía cogiendo varios bocadillos de la mesa. Verlos a todos en un día tan especial para mí es como tener el mejor premio del mundo en estos momentos, muchas personas se habían acercado a mí felicitándome por la presentación que había hecho sobre el tema del “Lago de los Cisnes”, además de obtener halagos tuve algunas críticas constructivas de las cuales tome en cuenta, sabía que mi baile no había sido perfecto pero intente acoplarme tanto a la emoción que estaba viviendo en el momento que al fin y al cabo termine por sentirme orgullosa de mi trabajo.

Después de estar en el teatro nos fuimos a la Casa Primaveral un hotel enorme en el cual se celebró la fiesta, como siempre en el lado Norte; así que en la cena, mi familia se quedó impactada de ver que se servían tres tipos de platos (la entrada, el plato normal y el postre), al final Johann hasta pidió de nuevo otra ronda de postre. Mi familia quedo encantada con la cena y aunque al parecer algunas personas no están muy contentas de tener a personas de clase pobre con ellos, aun así ese no fue motivo para no festejar.

Además termine por conocer los padres de Wayberly como también ella conoció los míos y sin esperarse a que sucediera otra cosa, los padres de Way—El rey Augustus y la reina Ellie—se sentaron en la misma mesa en donde se encontraban mis padres y por si fuera poco ambas familias se quedaron hablando por un largo tiempo haciendo que Way y yo nos diéramos unas palmadas de felicidad al ver que nuestra familia se llevaba mejor de lo que esperábamos.

Como siempre mi mirada no se quitó de la familia real, el rey parecía estar siempre al lado de su esposa, la reina Valentina se le ve mejor a pesar que se le notara su cansancio; mientras que al lado de ellos podía notar la presencia de otros reyes aunque en esa misma mesa se encontrará Lucas no pude quitar de mi cabeza la idea que los que se encontraban a su lado son sus padres y no solo eso, su hermano mayor, Sebastián.

Lambí las comisuras de mis labios en el momento en que terminaba de comer el helado de fresa que había sido como postre; observe como mi familia se entretenía escuchando la música de la orquesta mientras algunas veces mi padre sacaba a bailar a mi madre y Martín dejaba que Sofía pusiera sus pies en sus zapatos negros, todos se veían felices mientras mi hermano le sonreía a varias chicas que pasaban por nuestros lados, no entendía cómo podía tener ese carácter si él odiaba a los de clase alta y de un momento a otro está coqueteándole a esas chicas adineradas y por si fuera poco invitó a algunas a bailar.

Lo que resto de la noche, baile unas cuantas veces con Xavier así como él también sacó a bailar a mi madre y a mi hermana, me quede mirando todos aquellos momentos en los cuales mi familia sonreía y actuaba de la manera más normal a pesar que no lo fuera por tener tantas cosas y personas diferentes en su alrededor, no es que fuera del otro mundo interactuar con personas nuevas pero es que no se trataba simplemente de mantener una buena conversación sino que es demostrar quién eres en realidad, hasta podía decir que hubo momentos en que todas las clases se mezclaron y no vi ni un rango de diferencia entre lo que nos separaba entre aquel mundo entre la riqueza y la pobreza. Mi padre tuvo el valor de invitar a la reina Valentina a bailar, fue un instintivo motivo por el cual ahora comprendía su carácter potencial como también la imagen muy impactante que tuve en el momento en que el rey Arturo me invito a bailar. Una sonrisita armoniosa hubo en el rostro de Xavier antes de finalizar con un guiñó y tomar de su copa de vino mientras veía como su padre y yo bailábamos. Agradecía que el rey Arturo en todo momento fue una persona respetuosa que solo considero mantener una mirada cálida aunque preocupante a su vez, y por supuesto, sabía cuál es la razón del miedo de sus ojos.

Al finalizar la fiesta, me tuve que despedir de mi familia. Ellos por la mañana partirían de nuevo a Hillburg Prince mientras que yo debía de ir en un auto particular con las otras participantes de la competencia ya que es obligatorio que regresáramos junto con los reyes al castillo así que con una sonrisa que me llevaba en la cara, me despedí de todos hasta entrar al auto y luego a los minutos quedarme dormida hasta llegar al castillo.

(...)

Le di unas miradas a Wayberly antes de cortar la conversación que estaba manteniendo con ella desde la mañana, esta actuando de una manera tan extraña que fue notorio que ella en ningún momento me estaba prestando atención, así que decidí dejar de hablar para verla mientras esperaba que ella reaccionara pero aún con los minutos pasando ella seguía solo moviendo la cuchara de su té mientras dejaba ir varios suspiros y luego cambiaba de un lado hacía el otro su mirada como queriendo asimilar todo el remolino de emociones que debe de tener en su cabeza. No quise interrumpir sus pensamientos pero estaba muy claro que me preocupaba por su estado y más porque debe de ser sobre su enfermedad.



Isabel Moz

#531 en Novela romántica
#63 en Joven Adulto

En el texto hay: principe, princesa, corona

Editado: 29.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar