Príncipe Oscuro

Tamaño de fuente: - +

Capítulo ll

 Erika


   Me encontraba caminando con las manos metidas en los bolsillos de mi chaqueta de cuero, protegiendome del frío que comenzaba a incrementar en esta época del año, mientras me adentraba cada vez más en el espeso bosque a las afueras de la ciudad. Al vivir en un pueblo parcialmente pequeño y algo alejado de la sociedad tenemos grandes zonas de áreas verdes y nuestro pueblo es repetidamente visitado por turistas amantes de la naturaleza. Aunque para mi este bosque significaba algo más, en los ultimos tiempos se habia convertido en mi refugio. 
  Habia dejado mi auto unas calles mas abajo, necesitaba caminar, estar sola. En mi interior bullían un torrente de emociones incontrolables que me impedían pensar con claridad. Por eso decidí visitar a la única persona en el mundo que lograba entenderme, que me escuchaba, que realmente me conocía.... mi hermano Erick.
   Erick y yo éramos gemelos idénticos, inseparables, no compenetrabamos el uno al otro. Lamentablemente mi hermano desde pequeño siempre había sido muy enfermizo y mamá y papá nunca lo dejaban hacer nada y lo sobreprotegian demasiado, pero juntos siempre encontrabamos una manera de burlar su seguridad y hacer lo que se nos viniera en gana. Una de las cosas que siempre hacíamos era visitar el bosque, era nuestro pequeño secreto, nuestro propio mundo a parte donde nos sentíamos fuertes, libres, inalcanzables.... pero eso fue hace ya mucho tiempo.
     Caminaba tan absorta en mis pensamientos que si no hubiese sido porque casi me doy de bruces contra un gran árbol hubiese seguido adelante sin percatarme de que ya habia llegado al lago donde Erick y yo siempre nos reuniamos, ubicado en soleado claro del bosque. Me tire sobre la hierba que crecia en la orilla y empece a remover el agua distraidamente con mis dedos mientras una lagrima se deslizaba por mi mejilla. Aún recordaba la última vez que ambos vinimos aqui, no la voy a olvidar nunca, porque también fue la última vez que mi hermano salio de casa, hace seis años, en nuestro cumpleaños número trece.


Flasback
-¡Venga Erika, apresurate! -me decía Erick mientras agarraba fuertemente mi mano para que fuera mas deprisa.
-Ya voy, ya voy, pero por favor baja un poco el ritmo que el agua aún seguirá allí para cuando lleguemos -le dije yo tratando de calmarlo un poco, como siguieramos así ambos ibamos a caernos, además, tanta prisa no tenía sentido alguno.
-Mira, lo veo desde aquí -grito mi hermano emocionado -estoy ansioso por meterme en el agua.
¡¿Meterse en el agua?! Pero mira que los hombres son desconsiderados, lleva horas arrastrandome por el bosque queriendo que yo vaya a su paso, para hacer lo que a "él" le parece divertido y para colmo ni siquiera se ha dignado a felicitarme porque hoy es mi cumpleaños.... bueno.... el de ambos ¡pero yo ya le di su regalo! Ah pero que ni crea que esto se va a quedar así. Con una sonrisa picara por lo que iba a hacer me solte del agarre de Erick y me acosté en el pasto con los ojos cerrados.
-¿¡Se puede saber que diablos haces!? -espetó él enfadado -el agua queda hacia allá -aún sin verlo sabía que me estaba señalando efusivamente el lago.
-Estoy descansando y no pienso moverme de aqui -le dije intentando mantenerse firme.
-¡Tienes que estar de broma! -chillo Erick con un resoplido que me hizo regocijarme interiormente. 
Divertida, abrí los ojos y le cogi la mano, indicándole que se acostara conmigo.
-Ven -le dije -se esta muy bien aqui.
-De eso nada, no se tú,  pero yo me voy a bañar -fue a alejarse pero yo le sostuve la mano con más ímpetu. 
-Por favor -le suplique -solo será un momento -hice uso de mi mejor mirada de perrito mojado a la que sabia que él era incapaz de resistirse.
-Bueno.... esta bien -concedió exasperado mientras se tumbaba a mi lado y cerraba los ojos. 
Permanecimos unos minutos en silencio, hasta que para mi sorpresa Erick dijo.
-Tenías razon, aquí no se esta tan mal.
-Te lo dije. 
-Mamá y papá deben de estarse volviendo locos pensando en donde estamos -me miró con una sonrisa triste que intentó disimular, pero yo lo conocía demasiado bien.
-¿Te ocurre algo? -pregunté preocupada.
-No.... no me pasa nada -dijo y yo me quede observandolo fijamente.
-¿Seguro? Porque hace unos momentos estabas muy bien y de repente siento como si te hubieses apagado. 
-¿Cómo crees que será? -me preguntó ignorandome completamente. 
-¿El qué? -a veces me costaba entenderlo.
-La muerte -esas dos pequeñas palabras bastaron para dejarme en shock y me senté rápidamente para mirarlo como si le hibiesen salido tres cabezas -¿crees que dolerá? 
-¿A qué viene eso ahora? Tú no te vas a morir -cada vez que él sacaba ese tema yo me alteraba mucho pero trataba de mantener la calma por él -quizás tenías razón y debimos haber ido directamente al lago -fui a levantarme pero el me sujeto la mano.
-Sabes muy bien que algún día va a llegar, de nada sirve que lo niegues. 
-Por supuesto que se que en algún momento todos moriremos pero eso no quiere decir que....
-Eso no fue lo que quise decir y lo sabes.
-¿Pasó algo que yo no sepa? -me miro intensamente y pareció vacilar un segundo, pero finalmente dijo.
-Mamá me pidió que no te lo contara, pero ayer fuimos de nuevo al doctor y.... bueno yo....
-¿Qué dijo? -exigí.
-Dice que mi condición ha empeorado en los últimos tiempos.... -suspiró -me queda poco tiempo Erika, me estoy muriendo....
-No es cierto..... -dije mientras las lágrimas bajaban por mi rostro.
-No no no no, por favor no llores -se levantó y se acercó a mi -lo siento mucho, no quise decirlo así, pero siempre supiste que yo no podría estar mucho tiempo contigo, desde pequeño he sido muy débil y enfermizo, yo....
-Tú no eres débil -mi voz salió en un susurro.
-Lo soy -afirmó -por eso quiero pedirte un favor. 
-¡NO! No me pedirás ningún favor porque vas a estar bien, ya lo verás, hablaremos con mamá y papá y te conseguiremos mejores doctores, te vas a mejorar....
-Mamá y papá ya han hecho todo lo que estaba a su alcance, ellos estan sufriendo mucho por mi causa y ahora tú tambien, todo es mi culpa por haber nacido así.... lo siento mucho....
-No, no te disculpes, nada de esto es culpa tuya, es solamente qie no puedo soportar la idea de perderte -me atrajo hacia sí y me abrazó.
-Y no lo harás, te prometo que siempre estare contigo, eres mi hermanita, mi otra mitad, la persona que más quiero en el mundo.... no lo olvides nunca -dijo mientras me besaba la frente.
-Si tu te vas quiero ir contigo, no sabré estar sin tí-mis palabras hicieron que Erick se pusiera serio de repente.
-Por favor dime que solo lo dijiste como una broma -al ver mi negativa prosiguió -no quiero que me acompañes, al contrario, quiero que vivas, que crezcas y te conviertas en una hermosa chica y tengas un novio, con el que luego te cases y tengas muchos lindos pequeños a los que les vas a hablar de su guapo tío que quizo estar ahí para verlos pero no pudo.
-Lo haré, ten por seguro que mis hijos te conocerán.
-Oye.... ¿y sobre ese favor que te pedí?
-Pideme lo que quieras -le dije mirándolo a los ojos aunque me estuviera deshaciendo por dentro.
-Sabes que desde pequeño siempre me dieron fobia los cementerios y la sola idea de pasarme la eternidad en uno me da escalofríos jajajaja -rió y yo traté de seguirlo aunque sin mucho ánimo -me gustaría que convencieras a mamá y papá para que esparcieran mis cenizas en este lago donde tantos momentos buenos hemos pasado.....
-¿Aquí? -pregunté sorprendida.
-Si, aquí -vi tanta convicción en sus ojos que no me pude negar.
-Consideralo hecho.
-Ah y otra cosa, hoy es nuestro cumpleaños y apesar de lo que puedas pensar a mi nunca se me olvidaría tu regalo -me dijo mientras se sacaba algo del bolsillo trasero. 
Me quede sin aliento cuando vi el hermoso colgante con forma de corazón que Erick balanceaba delante de mi, debió haberle costado una fortuna.
-¿Es para mi? -dije, pero ya me estaba girando para que me lo pusiera.
-Para quién más sino tonta -dijo mientras cerraba el cierre -lo mande a hacer especialmente, solo existe uno en el mundo, para que siempre me recuerdes.
-Es hermoso.
-Me alegra que te guste, me ha costado una pasta -ambos reímos un poco ante su comentario. 
-Lo llevaré siempre.
-Lo sé....
Fin del flashback



Mary

Editado: 21.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar