Prisión (versión de Borrador)

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 8

J: ¿Agua? Pero entonces puedo usar esto a mi favor.

Vaya, por fin una buena idea de parte de Joey quien ahora mismo está cruzando las rejas al materializase en agua. Él sabe que no tiene tiempo y se encamina a buscar la salida, pero encuentra algo que no se esperaría. Una batalla de un guerrero de planta contra otro de fuego que está espectacularmente reñida.

G: ¡No te preocupes Joey! Yo te protegeré de esta.

J: ¿De dónde saliste?

G: Te vengo siguiendo, la verdad nunca me fui, siempre me mantuve cerca observándote.

F: Vaya que no puedo quitarles los ojos de encima muchachos, quien no me conozca debe saber que soy el general Frederick Thompson de la fuerza norteamericana y encargado de custodiarlos a partir de ahora.

La pelea entre los dos guerreros se ve interrumpida por un encarcelamiento de una capa de aire creada por el general.

F: Esto es simple, están encerrados en una capa de aire comprimido, no pueden ni salir ni entrar. —Cuenta el general con una voz de hombre recto. —En cinco minutos estarán completamente desmayados y me facilitarán el trabajo de tener que derrotarlos para entregarlos a la ley por sus delitos.

J: ¿Nos desmayaremos? ¿Acaso esta capa de aire está envenenada?

F: ¡Muy buena pregunta, un aplauso por favor al pequeño tímido de la esquina! La respuesta no es tan buena como la pregunta sabrás, aunque sea de aire la capa, en algún momento se acabará el oxígeno y más aún que lo estoy retirando…

W: Te buscaba desde hace mucho, Fred. Tengo algunas cuentas pendientes contigo que no se arreglarán si no derramas tu sangre.

F: Te recuerdo perfectamente “Rampage” fuiste el criminal que me dio el privilegio de ser ascendido a general de una fuerza armada. Lo que me sorprende es que tengas estos “poderes”. Me ahorraste el trabajo de encontrarlos a los cuatro.

W: Fue trabajo duro, todo para completar la debida venganza que anhelo. –Menciona con una sonrisa de seguridad.

G: Bueno ahora que todos saben sus nombres, Soy Gabri...

F: Mejor calla de una vez, entre más hablen, más oxígeno perderá su jaula.

Están cuatro personas en una situación bastante difícil,  pero una de ellas tiene pensamientos diferentes a los otros.

J: “No quiero volver a estar inconsciente, debe haber una manera de salir, si tan solo pudiera hacer uso de la tele-transportación. Espera un poco, en mi visión, se habló de un peligro por venir. ¿Será este peligro? No lo creo, debe ser algo más.” ¡Por favor, detente, debemos prepararnos para la batalla!

F: ¿A qué te refieres mocoso? Ustedes en sí son un peligro, si no son controlados por la armada pueden destruir todo a su alrededor y tú me dices que debo liberarlos. Por favor no hagas bromas de ese estilo.

J: No son bromas, pronto vendrá un peligro y debemos detenerlo, debemos ser capaces de proteger nuestro hogar.

F: Imposible, tengo órdenes estrictas de llevarlos conmigo, de esta manera podremos utilizarlos para proteger verdaderamente a la humanidad.

G: Lo siento pero no pienso quedarme aquí, solo aviso que cavaré un túnel y saldré victorioso como todo un pro— Decía mientras hacía lo que decía, valga la redundancia. –Nel, no se puede, parece que el campo rodea el suelo también.



Eldridge

#316 en Ciencia ficción
#1429 en Fantasía
#269 en Magia

En el texto hay: misterio, poderes magicos

Editado: 08.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar