Privacidad Prestada: Backstage

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 19

Tal como lo predijo una vez más Ed, estoy libre y a tiempo de tomar mi vuelo. Los paparazzi de Londres me abordan con preguntas en la entrada de su aeropuerto. He venido a Gran Bretaña para la realización de una nueva campaña y la grabación de su comercial.

Sesiones fotográficas para editoriales y otras campañas en Nueva York han mantenido mi cabeza ocupada la última semana y media.

Parece que mi estancia en la sala de espera fue mayor que la duración del vuelo. El aire templado arrasa con mi mascada mientras camino por la acera del aeropuerto de Amberes en busca de un taxi. Aseguro la mascada dentro de la gabardina, el aire no puede seguir jugando a su antojo con ella.

El tercer vehículo responde a mi parada. El hombre de pelo cano sube mi equipaje a la cajuela. Con dulce amabilidad pregunta a que lugar me dirijo. Al Gran Hotel contesto con nerviosismo. En unos minutos finalmente estaré con él. Apenas hemos conseguido tiempo para hablar entre vuelos y tiempos libres, que para él son casi inexistentes. Su gira absorbe la mayor parte del tiempo: entrevistas, cortas presentaciones en programas locales y por supuesto ensayos y pruebas de sonido.

Las calles de Bélgica son realmente hermosas. Por la hora, no hay muchas personas caminando en las aceras. Todo Amberes está alumbrado. Tardo 20 minutos en arribar. El taxi se detiene en la entrada. Soy recibida con mi equipaje. Pago el servicio y entro a la recepción.

–Buenas noches señorita ¿En qué le puedo ayudar? —Me dice una joven rubia en un perfecto inglés.

—Buenas noches. La habitación de Chris McCoutey.

Su movimiento es nulo. No hace ningún esfuerzo de buscar la información.

—Lo siento pero no tenemos a nadie registrado con ese nombre.

—¡Mierda! —Mi maldición no es lo suficiente discreta para no ser escuchada por los que miran a mi alrededor.

«Claro que no lo registran a su nombre. Sería una completa tontería.»

¿Qué hago? No puedo marcar a su móvil puesto que ya no sería sorpresa… ¡Kelly! Tampoco tengo manera de encontrarla.

—¡Mierda! —vuelvo a maldecir y ahora soy objeto de cautela y advertencia.

Por qué no es uno de esos momentos en el que preguntan “¿Qué tal va tu relación Chris McCoutey?” De hecho me conformaría con ser la modelo golpeada de Chris McCoutey.

¡Ray! Me alejo de la recepción. Quiero ser evitada por las malas miradas. Son las cuatro de la tarde en California. No creo tener dificultad en encontrarlo. Marco su número y contesta desde el primer tono.

Alexz ¿Cómo estás? ¿Todo bien?

—Ray, tienes que ayudarme. Estoy en el hotel de Chris pero no me dan el número de habitación.

Sí. Nunca lo registran con su nombre. Puedes tratar con el nombre de Kelly Sykes, Harry Hunt, Jennifer Pierce ó Bruce Wayne.

—Estás bromeando. – aseguro lo más seria posible.

No. Batman es su superhéroe favorito. Siempre que puede aprovecha la oportunidad de convertirse en Bruce Wayne.

—Gracias Ray. Sólo espero que no me saquen del hotel en el segundo intento.

No te preocupes Alexz. De cualquier manera, en este momento, te envío el número de Kelly.

Cuelgo y me acerco nuevamente con mi mejor sonrisa.

—La habitación de Kelly Sykes.

Por primera vez la observo mover sus dedos en el teclado.

—No hay nadie registrado con ese nombre.

—¿Jennifer Pierce? —Comienzo a dudar. Una vez más su mirada pasa a la pantalla.

—Nadie. ¿Quiere que averigüe que hotel tiene disponibilidad?

—¿Me estás diciendo que no puedo hospedarme aquí?

—Señorita, si la persona que busca no se encuentra registrada, no hay nada que podamos hacer.

Esta vez un hombre corpulento de traje se acerca a mí en compañía de dos monigotes más.

—¡Por dios está en su suite presidencial! Saben perfectamente de quien estoy hablando. —ignoran por completo mi enojo.

—Por favor acompáñenos a la salida.

—No se atrevan a tocarme. —Furiosa marco el número de Kelly.

Mi salvación no demora ni cinco minutos en aparecer en el lobby.

—La señorita se hospeda en la suite presidencial del señor Lehnsherr.



Silye Filan

#925 en Novela romántica
#364 en Joven Adulto

En el texto hay: triangulo amoroso, fama, moda

Editado: 20.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar