Privacidad Prestada: Backstage

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 23

El sol desprende sus rayos más potentes sobre el verde paisaje de Boom. La energía se siente al poner el primer pie sobre la tierra. Las infinitas casas de acampar comienzan a ocupar un lugar importante disminuyendo los espacios libres del pasto con las coloridas banderas de cada país presente que resaltan bajo el manto azul que cubre nuestras cabezas.

Finalmente “Dreamville” está frente a mis ojos. Las gafas de sol son el accesorio primordial del festival. Mini shorts de colores chillantes, tops cortos, bikinis, sandalias y coronas de flores se ven pasar uno tras otro al caminar hacia los establecimientos de víveres y cambios de divisas.

El festival festejará en grande sus diez años de aniversario, de los cuales Chris, Dan y Ray han sido testigos los últimos seis desde que cumplieron la mayoría de edad.

Somos objetos de atención de algunos de los huéspedes. El único no famoso en el grupo es Dan pero ni así creo que el resto de nosotros seamos el motivo por el cual la gente murmura. Chris McCoutey está entre los mortales. Los paparazzi comienzan a soltar los disparos ocasionando más curiosidad de la necesaria.

El aire acondicionado del primer establecimiento al que entramos refresca nuestros cuerpos. Los chicos comienzan a tomar la provisión precisa para combatir el calor en lo que comienza el espectáculo. Me distraigo con facilidad en los peculiares atuendos de un grupo de chicas que entra después que nosotros. Parecen ninfas sacadas de la mitología. Niki y Kay me observan segundos después. Las tres reímos, entendemos nuestro lenguaje visual sin necesidad de pronunciar una sola sílaba.

—¿Me regalas una foto? —Una impresionante chica rubia cobriza se acerca con seguridad envidiable a mi novio.

—Aisling. —Chris se sorprende al verla. Parece conocerla y ahora sé que la señorita pies de plomo tiene nombre.

Realmente no tenemos ninguna similitud. Aunque yo soy diez centímetros más larga que ella, su bien definido cuerpo estiliza cada uno de sus ángulos.

—No me mires así. Es Tomorrowland. ¿Quién no está aquí? Ya olvidaste hace tres años. —Su mirada dice más de lo que sus palabras pueden articular. Recorre el cuerpo de Chris de pies a cabeza mordiéndose el labio antes de sonreír.

Tomo la primera botella de agua que mi vista encuentra y camino decidida a dejar en claro la situación.

—Cariño, encontré el agua que buscaba. —interrumpo e ignoro por completo a la pequeña mujer quien ya no es de mi agrado.

 

• • •

 

Tomo la mano de Alexz en cuanto está frente a mi. Salimos del lugar.

Respiro profundamente liberándome de la impresión de reencontrar a Aisling. Justamente en este festival tenía que aparecer. Alexz permanece en silencio, confundida. Es claro que pedirá una explicación, pero por donde empezar…

—Te encantará el festival.

—Estás muy equivocado si crees que también fingiré que no paso nada ahí adentro. — garantiza siguiendo mi apresurado paso.

—No es fingir. Simplemente no es nada.

—No puedes llamar nada a la manera en que te sorprendió verla.

Suelto un fuerte respiro con desesperación. Detengo el paso y ya me mira sin desistir de la explicación.

—Sabes que, está bien. Pero debes tener en cuenta que para que esto funcione debe existir comunicación. —acelera el paso de manera furiosa dejándome solo.

No tarda mucho en regresar al verse perdida en el inmenso lugar. La risa le gana la batalla a la discusión y aunque se niega a dirigirme la palabra, permanece a mi lado.

 

El programa del primer día anuncia trece horas de presentaciones de los DJ más reconocidos a nivel mundial. Nuestra agenda, elegida por Dan y por mí, incluirán a Hardwell, Dada Life, Steve Aoki, Carl Cox, Nicky Romero, Avicii, Eric Prydz, Armin Van Buuren, Roger Sanchez y Martin Garixx. La mayoría en el escenario principal. El resto en un recorrido en los escenarios alternos y pequeños.

Soy apenas consciente de disfrutar las primeras canciones del dúo sueco de electro house. Aunque el ambiente fácilmente contagia la energía, la emoción y los movimientos, Alexz se nota pensativa.

La noche sobresale para ella cuando uno de los motivos por los cuales se encuentra aquí se apodera del lugar con los primeros sonidos que Armin Van Buuren toca para continuar su set en compañía de Trevor Guthrie.

Es su canción, la melodía que tiene el poder de relajarla y hacerla sonreír cuando el día no ha sido el mejor, de acuerdo a sus palabras. Sin preocupación alguna de los paparazzi presentes o de ser etiquetada como la modelo del momento, comienza a cantar fuertemente con una botella de agua gasificada en mano y ojos cerrados. Sus pies no dejan de moverse conforme la música. Sube de ritmo hasta llegar a brincar abrazada de sus inseparables amigas. Ahí está como cualquier chica de 25 años disfrutando de las grandes oportunidades que la vida ofrece. Es un deleite verla tan feliz en las últimas horas del día.



Silye Filan

#785 en Novela romántica
#312 en Joven Adulto

En el texto hay: triangulo amoroso, fama, moda

Editado: 21.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar