Promesa de amor

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 2

En La empresa Richardson

Leandro: hasta cuando vas a ir por ella. Sera mejor que lo hagas va pensar que te olvides de tu promesa y eso no quieres que suceda.

Humberto: tienes razón. Lo único que estaba esperando es que cumpliera la mayoría de edad para casarme con ella. Ahora sí, nada ni nadie podrán separarme de mi amada Leticia. Le dice hace años mis padres decidieron mandarme lejos de ella para que continuara con mis estudios. Llego el momento de tomar mis propias decisiones, pero también quiero demostrarle que su apariencia física nunca me ha importado. Para mí, siempre será la más hermosa de las mujeres.

Leandro: la prueba de eso es la foto que tienes de ella sobre tu escritorio. Algo que no entiendo es como tienes esa foto, si hace años no la has visto, me puedes explicar, por favor.

Humberto: eso solamente tiene una explicación. La foto que ves aquí es la actual, hace tiempo contrate unos detectives para saber cómo esta ella, yo nunca la deje sola, siempre la cuide desde lejos.

Leandro: me dejaste sorprendido. Eso quiere decir que muy pronto te vas a casar con la mujer que siempre has amado.

Humberto: el día de hoy es precisamente su cumpleaños y tengo que salir de viaje para ir por ella. Nada más vine arreglar unos asuntos pendientes y me voy.

Leandro: te deseo mucha suerte en tu viaje, amigo. Espero que las cosas te salgan como las tienes planeadas y que no suceda nada inesperado.

Él se queda pensativo después de que ve salir a su amigo de su oficina, tiempo después sale de su empresa para dirigirse al aeropuerto y subirse a su jet privado

En la casa de Leticia

Leticia: muchas gracias, por ser mi única amiga. No puedo creer que hoy sea mi cumpleaños. Le dice mis padres como todos los años me comprar un pastel para festejarlos.

Victoria: de nada. Debemos de ir al lado de tus padres para cantarte las mañanitas y desearte un cumpleaños feliz. No se te olvide sonreír para la foto.

Leticia: está bien. Pero sabes muy bien que a mí, no me gusta que me tomen fotos. Por qué me doy cuenta de que soy fea. No puedo ocultar mi apariencia física, por que resalta a simple vista.

Victoria: lo entiendo. Solo será una nada más, en verdad quisiera que no te sintieras de esa manera, tú no eres fea y muy pronto lo comprobaras cuando el venga por ti.

Ellas se acercan dónde estaban sus padres esperándola con su pastel de fresas que era su favorita, les canta las mañanitas para después soplan las velas y pedir un deseo que muy pronto se cumplirá



Karen Pamela De La O Jaimes

#1771 en Novela romántica

En el texto hay: boda, romance, fea

Editado: 22.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar