Promesa de amor

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 12

Ellos salen agarrados de la mano de su casa, Humberto la ayuda a subir a su auto para después darle su maleta al chofer y así dirigirse rumbo a su destino

Leticia: será algo difícil despedirme de mi única amiga. Sé que ella estará feliz por mí, le dice Victoria merece también encontrar un amor como el nuestro.

Humberto: un día lo encontrara, nunca es bueno apresurar las cosas y tampoco se debe de confundir ese sentimiento. El amor siempre llega cuando menos te lo espera.

Leticia: tienes razón. Me gustaría saber, porque te enamoraste de mí, nunca tuviste la oportunidad de decírmelo con tus propias palabras y ahora sería un buen momento para escucharte.

Humberto: sabes muy bien que nunca me ha gustado expresar mis sentimientos. Pero solo por ti, estoy dispuesto hacerlo, mi amada Leticia. Me enamore de ti por tu forma de ser, pero supiste cautivarme con tan solo mirarme. Siempre recuerdo nuestro primer encuentro, ese día fue especial para mí. No necesitaste nada para lograr llamarme la atención. Me gusta cómo eres y nunca trataste de aparentar ser otra persona.

Leticia: es lindo poder escuchar todo esto. Eso hace que me enamore más de ti, lamento en insistir en ese tema, no va a volver a pasar. Debo de acostumbrarme que me lo digas todo con una sola mirada.

Humberto: el que te debe una disculpa soy yo, nunca debí de expresarme de esa manera. Le dice voy a tratar de ser más comprensivo contigo, lo que se viene es un cambio en nuestra vida. Pero, esta vez solamente estaremos tú y yo, tengo tantos planes para nosotros.

Leticia: puedo imaginármelos. Seguramente voy a seguir con mis estudios, mientras tú vas a la empresa yo estaré en la Universidad. Además, este sería mi primer año de carrera, necesito investigar si hay una cerca de nuestra casa.

Humberto: de eso ya me encargue. Estudiaras la carrera que habías elegido, jamás imagine que te gustara ser educadora. Eso quiere decir que vas a ser una buena madre para nuestros hijos.

Leticia: siempre haces planes de más. Me gustaría tener hijos contigo, pero al fin hemos llegado a la casa de mi amiga. Nada más, me despido de ella y nos vamos.

Humberto: entonces, yo también voy contigo. Para que los dos nos podamos despedir de ella y tenemos que agradecerle los años que tienen de amigas.

Él se baja para poder ayudar a su esposa bajar del auto. Llega a la puerta de su amiga agarrados de la mano y Leticia toca la puerta y a los pocos minutos ella les abre

Victoria: esta sí que es una gran sorpresa, nada más esperaba la visita de Leticia. No entiendo la presencia de tu novio, le dice debe de ser algo muy importante para que estén los dos aquí.

Leticia: sí, tengo que darte una noticia maravillosa y es que me acabo de casar con Humberto. He venido a despedirme de ti. No podía irme sin hacerlo antes.

Victoria: no puedo creer que te acabas de casar. Por qué no me invitaste a tu boda a presenciar tu felicidad y también te vas, pensé que venía a pedir tu mano en matrimonio.

Humberto: precisamente vine para eso. Pero no puedo estar separado de ella, vamos hacer las cosas bien. Nos pusimos de acuerdo con su familia y está todo arreglado.



Karen Pamela De La O Jaimes

#1764 en Novela romántica

En el texto hay: boda, romance, fea

Editado: 22.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar