Protectora Celestial

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO SEIS

Escucho un movimiento y abro los ojos notando que es Agatha. Se mueve bajo las sabanas y frunce el ceño. Veo que respira entrecortadamente y una capa de sudor aparece en su rostro mientras hace una mueca de dolor. Mi sistema analiza a la niña para saber dónde le duele y sólo detecta que su ritmo cardiaco se ha acelerado. Frunzo el ceño confundida y escucho que balbucea.

—No —susurra—. Aléjate de mí. Deja en paz a mamá.

Me levanto de la silla y me pongo de rodillas al lado de la cama. Observo cada movimiento que hace para saber qué es lo que le ocurre y después de unos segundos lo averiguo. Está teniendo una pesadilla. Me pongo de pie y me siento en el borde de la cama. Las pesadillas son sueños angustiosos que se generan por la preocupación grave y continua de un hecho lamentable. Pueden mostrarte imágenes de un suceso triste y doloroso que ha pasado en tu vida para que ese recuerdo se mantenga en tu memoria para siempre.

 Me inclino hacia Agatha y por el significado que tiene cada palabra que susurra sé que está soñando con lo sucedido en el bosque. Tengo que despertarla.

Poso mis manos en sus hombros y la muevo un poco para que despierte, pero no lo hace. Lo hago un poco más fuerte.

—Agatha, despierta —murmuro y escucho que jadea. Sin embargo, no abre los ojos—. Vamos, despierta.

La muevo unos segundos más y abre los ojos sobresaltada. Alejo mis manos de sus hombros y ella se incorpora respirando entrecortadamente. Veo que sus ojos grises están llenos de miedo cuando mira a su alrededor para comprobar si lo que ha aparecido en sus sueños es real y no lo es. Ladeo la cabeza mientras la observo y detecto que está muy afectada por lo que ha sucedido. El recuerdo de la muerte de su madre está presente en su memoria y la atormenta en sueños. ¿Por qué? ¿Será que no es capaz de asimilar su muerte y por esa razón aparece en sus noches? No lo sé, pero sea lo que sea ella no merece ese castigo. Es tan sólo una niña que perdió su niñez y hace tan sólo unas horas también a su madre. Esto no es obra del destino sino de los Ocronus. Ellos destruyeron la vida de Agatha y piensan hacerlo con todos los seres celestiales.

—Tranquila —poso una de mis manos en su hombro y se sobresalta por mi tacto. Su mirada se encuentra con la mía completamente asustada—, sólo fue un sueño. Estas a salvo.

Respira hondo y trata de tranquilizarse.

>>Eso es —la animo a que haga lo mismo otra vez—. Inhala y exhala profundo —hace lo que digo y le sonrío—. Estás a salvo conmigo, no voy a permitir que nada te suceda.

De repente rodea mi cintura con sus pequeños brazos y pone su cabeza en mi hombro. Siento que sus pequeños hombros se mueven y sé que está llorando. Pongo una de mis manos en su cabello y otra en su espalda tratando de reconfortarla.

¿Cómo alguien tan joven puede sufrir tanto?

—Todo va a estar bien —susurro acariciando su cabello.

—Pude haberla ayudado —murmura entre lágrimas—. Mamá me pidió que me alejara y si no le hubiera hecho caso ella seguiría viva. Fue mi culpa.

—Eso no es cierto, Agatha — ¿Cómo puedes pensar así? —. No fue tu culpa que ella muriera. Si te pidió que te alejaras de ese lugar fue para protegerte y lo hizo. Estas aquí gracias a tu madre y el único responsable de su muerte es esa criatura.

—Ellos quieren asesinarnos, ¿verdad?

Dejo de acariciar su cabello al sentir que ha dejado de llorar. Está claro que Agatha es muy inteligente para descubrir algo tan oscuro como eso, pero ella tiene toda la razón. No puedo negar lo inevitable y mucho menos de cubrir la verdad. Los Ocronus no descansarán hasta que logren su objetivo. Yo misma he visto la resistencia que tienen y la determinación que poseen a la hora de querer asesinar. Estoy completamente segura de que ellos volverán a aparecer en el reino de los cielos para terminar con lo que han empezado. Rendirse no es una opción para esos seres y el fracaso no existe en su vocabulario. Sin embargo, nosotros no estamos dispuestos a dejar que ellos ganen.

—No voy a permitir que eso suceda —le aseguro—. Por eso estoy aquí.

Para eso fui creada.

Escucho que Agatha suspira y poco a poco siento que se calma. Ella ha podido averiguar lo que está sucediendo afuera con su propio razonamiento, ¿podrán hacer lo mismo los demás ángeles? Espero que no. Eso haría que el pánico reinara sus vidas y ocasionaría que los intentos de protección de la Corte Celeste sean en vano. Sé que el resto de los seres celestiales tienen el derecho de saber lo que está ocurriendo, pero eso sería una mala idea cuando aún no tenemos el arma en nuestras manos. Luzoc es un arma muy poderosa a mi entendimiento. La Corte Celeste sabe hasta donde es capaz de llegar y por las expresiones que tuvieron cuando les mencione lo que los Ocronus buscaban sé que en manos equivocadas desataría el caos en el mundo. Desconozco los planes de esos seres, pero soy consciente de que la humanidad será esclavizada si los ángeles y demonios desaparecen. Sin embargo, ¿con que fin? ¿Qué quieren conseguir de los humanos? Está más que claro lo que quiero saber. Los Ocronus son capaces de asesinar a los seres celestiales por lo que son muy poderosos y piensan esclavizar a la humanidad. Una raza muy inferior a ellos.



Mariana Grey

#6526 en Fantasía
#1279 en Otros
#1279 en Aventura

En el texto hay: aventura, mistica, angelesydemoios

Editado: 16.02.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar