Protocolo Lilian

Tamaño de fuente: - +

Introducción

Mi nombre es Lilian, he cumplido mis veinticuatro años hace algunas semanas y debo decir que a pesar de no haber tenido una gran fiesta ni los regalos más caros y ostentosos tuve la compañía perfecta, el cariño que mi familia y amigos me han dado en esa festividad sorpresa que prepararon especialmente para mi me dejó anonadada y emocionada hasta la medula.

Mis compañeros de clases asistieron también, francamente tengo la suerte de poder llevarme bien con todos y de quererlos sin ningún problema y es que en mi carrera las cosas no suelen ser así; debes pelear por los últimos centésimos, ser el mejor en clases para obtener las pasantías más importantes, bien pagadas, con prestigio y que te aseguren un buen comienzo en tu futuro. Así es la medicina, tiene mucha demanda pero los mejores son quienes triunfan verdaderamente y eso quiero para mí, deseo fervientemente  convertirme en una buena cirujana y por ello estudio arduamente día y noche, mis practicas las llevo al día y no falto nunca  a mis clases a menos que sea verdaderamente importante, pero descuiden, la diversión nunca falta y las salidas con mis amigos son pocas pero excepcionales, me renuevan por completo…

Estoy perdidamente enamorada de mi compañero de clases, nos conocimos cuando terminé la escuela y jamás nos separamos, y sí, se convirtió en la persona que más quiero, a la que más cuido y por ende en mi novio; no tengo muchos planes  a futuro con él porque creo que lo mejor siempre llega de manera inesperada, me encantaría formar mi vida con él pero supongo que con quererlo no es suficiente, debes cultivarlo, hacerlo crecer y cuidarlo y luego las cosas se dan solas, como deben ser, sin forzar nada…

Tengo problemas económicos como todos, mis calificaciones muchas veces no son las que quiero o las que me convienen, peleo, me enojo, sufro, lloro y pierdo batallas como cualquier otra persona común y corriente pero a pesar de no tener la vida perfecta ni las condiciones más favorables soy feliz, estoy satisfecha y completa con lo que estoy haciendo de mí.

Como dije, era relativamente buena mi vida hasta que aquel día llegó de manera abrupta e inesperada, debería haberme ido a la universidad unos minutos antes, debí haber dejado que mis hermanos llevaran la situación, tal vez quedarme en mi cuarto pero la curiosidad me ganó y caí en su campo de visión; me arrepentí al instante en que escuché esas palabras, negué frenéticamente porque no cabía en mí esa idea y lo peor era tener que alejarme de todo y de todos…

No, no podía ser, no quería que fuera así…

¿Casarme? ¿Con él? ¡Apenas lo había visto en presentaciones meramente políticas que transmitían en televisión y ni siquiera me tomé la molestia de memorizar su nombre!

Caos… la palabra era esa… caos completo.



Star Flash

Editado: 06.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar