Proyecto Cc

Tamaño de fuente: - +

22- Entre Misiles Y Municiones

Valeria corre alrededor del domo, por el pasillo interno, escapando de los tiros de Estefanía, quien se enoja cada vez más, la joven de sombrero tira a través de la cerbatana, más dardos explosivos, que estallan muy cerca de ella, provocando sordera temporal.

_Hija de... no corras y vení a pelear.

_Ya voy -dice mientras corre- pero primero.

Tira hacia el generador y el combustible de la máquina, varios dardos a detonar. Ella se queda aterrorizada ya que no tiene por donde escapar.

Ella baja y camina lentamente hacia su enemiga.

_Te voy a hacer sufrir lo que me hiciste sufrir a mí, eso no va a explotar hasta que yo lo diga.

Sin soltar la cerbatana agarra un trapo que ve en el piso, se lo ata a la mano para afirmarse a su arma y dice.

_Ahora peleemos, sin disparar.

Ella deja su arma en el suelo y se ríe.

_Mira si voy a estar al descubierto contra vos, voy a usar este cuchillo -lo saca de su chaqueta.

_Me parece bien, pero deja de hablar y vení.

Ella se lanza encima tratando de cortarla pero apenas rasga su saco, en cambio Valeria le da puntazos dolorosos y muy fuertes a su abdomen, utilizando un extremo de su cerbatana.

Carlos camina con tranquilidad por una de las avenidas hasta que una flecha impacta a lo lejos y estalla en una bola de fuego gigante, ya que la misma toco un caño de gas. El mismo sin asustarse se da vuelta y con una mirada sobradora lo mira sonriendo.

_¿Quedaste dolido no?

_Imbecil, encima te reis.

_Tratas de hacerme frente porque querés vengarte, porque estas dolido.

_Callate.

Él se cubre con su arma y las flechas que tira con su ballesta se desarman en el campo, el continua haciéndole la psicológica.

_Estas dolido porque nos aprovechamos de tu situación para matar a [10] y por lo que me contaron mis androides, a [2] también, encima todos esos policías, que pena -dice con sarcasmo.

Corre hacia él y con el mismo campo lo golpea bien fuerte, el intenta defenderse pero Carlos desabrocha la correa de ajuste y arroja su ballesta bien lejos, le da un puñetazo al estómago y dice.

_Dale levantate, pelea como un hombre y vengate como tiene que ser.

Franco toce y apenas puede levantarse.

Daniel corre y se esconde en un local cuando ve sobrevolar a Maximiliano, buscando a Verónica.

_Mierda ¿dónde carajo esta la colorada? -dice, mientras continua viendo.

En el camino encuentra a Lucio, quien camina con mucha tranquilidad, aterriza frente a él y le dice.

_¿Que paso?

_Escapo Daniel, es nuestra misión principal y se escapó.

_Tranquilo nene, debe estar por acá, ni bien lo veas ponete en el piso y disparale sin asco.

_Sí.

_Perfecto, ayudame a buscar a la colorada y a la nena.

En la Chevi, el asiento se sube y junto con esta Lucia.

_Es increíble que me dejaran sola -se dice a sí misma.

Arranca el auto y recorre el asfalto quemando llanta a su paso. En el trayecto, ve a su alrededor como la gente corre y algunos tratan de refugiarse. Los subterráneos para tomar el metro están saturados.

_Pobre gente -dice Lucia.

De pronto ve en el cielo las pocas patrullas que quedaron dentro del campo, ni bien la detectan, sospechan de inmediato y vuelan a toda velocidad. Algunos vuelan bajo, los efectivos se ponen una mochila metalica y se arrojan como si fuesen paracaidistas.

_Están locos -dice, mientras pisa el acelerador.

Las mochilas en vez de desplegar un paracaídas, se abren con mini turbinas en cada vértice. Con esto vuelan a libertad.

_Son mochilas drones, mierda.

La Chevi avanza por el medio de una avenida vacía, con solo aeromóviles estorbando en el camino, los policías intentan alcanzarla llevando su propulsión al límite, pero les cuesta. Lucia frena y dobla, los drones no frenan tan rápido, así que pasan de largo varios cientos de metros. Ella sonríe y susurra.

_Gracias Takade.

Valeria y Estefanía continúan golpeándose y cortándose una a la otra. La joven del sombrero ve como su brazo sangra, mientras que a la enemiga le cuesta respirar de tantas puntadas.

_¿Que ganas con matarme Valeria?

_Mis amigos van a poder descansar en paz.

_Si fue [1] el que los mato -se ríe con dificultad.

_Pero vos los entregaste en bandeja, ¿pensaste que no me iba a dar cuenta?

_¿Qué?

_Vos trabajabas para el... después que le dijiste donde estaban mis amigos [17], [18] y [19] fuiste por mí.

_Que tonta que sos [16], todavía trabajo para el... lo único que hice fue tomar unas vacaciones acá en Japón. Ayudar con la máquina de desvinculación y unirme a Calibre 5 son pasatiempos hasta que vuelva con [1] y sus ayudantes.

Corre hacia ella y la golpea en el estómago bien fuerte, con el cuchillo atraviesa su pecho.

_Ahora si me voy a quedar a ver como morís.

_Tonta -sonríe Valeria.

_¿Qué?

_Vos te vas a quedar para morir también -se ríe.

_¡No!

Presiona la cerbatana y los dardos estallan, la explosión las envuelve a ambas, un estruendo, seguido de la onda expansiva destroza el domo al completo. Una enorme explosión se ve a la distancia.

Valentín, camina con tranquilidad hacia un enorme edificio cuando escucha el estruendo y la onda expansiva que destroza los vidrios que están encima de él. Pone su arma de protección y el campo de fuerza lo protege. El vidrio se dispersa en los alrededores, el joven ve a lo lejos una bola de fuego que se eleva hasta desaparecer en el aire.



Gastón Medina

#937 en Ciencia ficción

En el texto hay: armas, androides, viajeseneltiempo

Editado: 05.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar