Proyecto Doppelganger

Tamaño de fuente: - +

Parte Tres

-¿Qué es lo primero que quieren hacer?- Pregunto Iris.

-Tenía pensado que vayamos a tomar un helado ¿Qué les parece?- Contesto Julián.

Como si estuvieran sincronizadas ambas chicas respondieron afirmativamente.

-¿A vos que te parece Noah?-

Aunque escuchaba todo yo sinceramente estaba en mi mundo pero eso no era excusa.

-Ah, me da igual. Me parece bien-

-Entonces en marcha-

Todos comenzamos a movernos hacia la heladería Gido más cercana, por suerte había una muy cerca de donde nos encontramos todos.

En el recorrido Julián se puso a hablar con Iris sobre alguna tontería, al lado de ellos estaba Azul y por detrás de los tres estaba yo, todavía procesando lo que sucedió en el tren.

Ahí fue cuando aproveche que Azul no estaba en la conversación de ellos dos y me le acerque para hablarle.

-Oye- Le susurre.

-¿Qué pasa Noah?-

-No hables tan fuerte-

-Ah perdón- Dijo cambiando su tono de voz -¿Sucede algo?-

-Tengo que hacerte una pregunta importante. ¿En esta última semana has notado a Julián actuar raro o fuera de lo normal?-

Ella se quedó pensando unos segundos la respuesta.

-No note que haya actuado diferente de cómo es siempre. La última vez que lo vi actuar raro fue hace unos meses pero después de eso nada-

Yo también lo recordaba. Hace como tres meses Julián comenzó a actuar muy diferente, es muy difícil y largo de explicarlo pero era como si ya no fuera el mismo. Había algo que lo carcomía por dentro, que lo tenía separado del mundo, concentrado en algo totalmente ajeno a todos nosotros.

Todos en su círculo cercano intentaron averiguar que le pasaba para poder ayudarlo, pero no dio resultado. Así que como última salida yo tuve una larga charla con él y después de eso volvió a actuar como siempre, volvió a ser el mismo.

-Estem pero sabes algo Noah, no te enojes pero… tu estuviste comenzando a actuar algo raro-

Escuchar eso me descoloco completamente de mis casillas < ¿Yo actuando raro? Acaso no ves que lo raro está pasando justo frente a tus ojos. Tal vez no lo notan por que no son tan cercanas a él como yo> Pero obviamente no le dije nada de eso, esos pensamientos eran solo para mí. En cambio le conteste otra cosa.

-¿En serio?- Le susurre fingiendo estar confundido -¿Por qué lo decis?-

Las palabras comenzaron a formarse en sus labios por fueron interrumpidas abruptamente por Julián.

-Oigan ustedes dos, no sean antisociales ¿Por qué no se unen a nuestra conversación?-

Dejando de lado todo lo que estaba a punto de decirme Azul acepto la oferta de Julia, yo sin más remedio también me uní para hablar de otro tema. Así despejaba las sospechas de que estaba actuando “raro”.

Luego de eso llegamos a la heladería y por suerte no había una fila muy larga así que nos pudieron atender rápido. Cada uno pidió su helado pero yo fui el que más dinero gasto pidiendo un helado de cuatro bochas con baño de chocolate y todo lo que se pudiera pedir.

En un pasado no muy lejano ni en sueños habría podido pedir eso. Pero luego de la revolución financiera que sufrió Argentina en el año 2070 fue cuando todos pudimos comenzar a disfrutar de una mejor forma de vida y darnos nuestros propios lujos a la par que Argentina pasaba a ser un país del segundo mundo arreglando todos sus problemas económicos de una vez por todos.

-¿Qué planeas hacer ahora que tenemos nuestros helados Julián?- Pregunto Iris.

-Sinceramente no lo sé- Contesto mientras llevaba una mano detrás de su cabeza –No organice tan a futuro ¿Ustedes que quieren hacer?-

-¿Vos queres hacer algo en especial Noah?-

-Eh yo estoy bien con lo que sea-

Ambas chicas comenzaron a secretearse después de escuchar mi respuesta. Seguro tenían en mente hacer algo.

-Bueno chicos, ahora nosotras los guiaremos- Dijo Azul.

Como perros obedientes nosotros las seguimos, llegamos de vuelta a la plaza pero estaba claro que ese no era nuestro destino por lo que la atravesamos diagonalmente. Mientras hacíamos eso Julián se me acerco.

-Che ¿A dónde crees que nos estén llevando?-

-No se me ocurre nada-

-Pensa en los posibles lugares cerca de aquí a los que ella nos llevarían-

Comencé a observar con más detenimiento mí alrededor. Ya había pasado cientos de veces por este lugar pero sin prestarle mucha atención. Si seguíamos en línea recta llegaríamos al teatro, aunque este ya no era tan lindo como antes.

-¿Crees que sea al teatro?-

-No, hoy no hay nada en especial allí-

Después de recibir esa negación volví a mirar a mis alrededores, a mi izquierda había un gran banco <Ella tienen menos plata que yo, no lo creo> En esa misma cuadra también hay una gran Catedral <Todos somos ateos, así que ni en sueños. Aparte no deberíamos seguir por aca si fuéramos alla> Estaba por cambiar mi visión cuando algo la estanco en dirección a la catedral, una figura que sería imposible que no reconociera. Era una persona con el cabello pellirrojo, si dirigía mi mirada para ver de quien se trataba me toparía que la misma mierda así que me di vuelta y mire a Julián, el seguía ahí, caminando a mi lado observando los edificios a mi derecha.



Supra K

Editado: 27.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar