Proyecto Doppelganger

Tamaño de fuente: - +

Parte Tres: Extracción

El despertador al lado de mi cama comenzó a sonar y no tuve más opción que despertarme. Me hubiera quedado a dormir un rato más, pero tenía que demostrar mi responsabilidad y puntualidad, o si no haber llegado hasta aquí seria en vano y de seguro no me dejaran pasar otra llegada tarde.

Me levante de la cama y desactive la alarma, luego presione el boton al otro lado y por una escotilla salió una bandeja con mi ropa de trabajo limpia y doblada. Me saque el traje térmico que uso para dormir y me puse mi uniforme.

-Es sorprendente el frio que puede llegar a hacer en las islas- Me dije observando el traje –Aun con los reguladores de temperatura-

El botón que presioné para sacar mi ropa cambio de color, yo lo volví a presionar y esta vez salió mi desayuno. Lo comí y por último me lavé los dientes antes de salir.

Una vez que estuve lista salí de mi cuarto, el ancho y largo pasillo blanco se encontraba perfectamente limpio, como ayer, antes de ayer y desde que me trasladaron acá <Creo que yo soy la única desordenada en este lugar>

Todavía tenía 20 minutos antes de empezar a trabajar así que comencé a caminar por el pasillo hasta la recepción para marcar mi trabajo. Mientras caminaba observaba mi alrededor <Es impresionante que haya podido llegar hasta acá. Todavía hay muchas cosas a las que no tengo acceso, pero poder trabajar con la superficie ya me emociona mucho>

-Hey, pensé que hoy también te despertarías tarde- Me dijo una voz devolviéndome a la realidad.

-Oh, sos vos. No ya no puedo seguir llegando tarde, no por ahora-

-Jajaja ¿Vas a registrarte?-

-Claro-

-Yo voy a hacer lo mismo- Ella era mi compañera de sector, Wanda, y me acompaño hasta la recepción –Te veo algo cansada ¿Ayer te quedaste hasta tarde hablando con Eva de nuevo?-

-Así es. Tenía que llenar un papeleo sobre unos guardias de Onyx rojo que aparecieron muertos en un tren, y bueno yo le hice el aguante-

-Eso suena aburrido-

-No lo es tanto-

Ella comenzó a caminar más lento, y yo ya llevaba suficiente tiempo acá como para saber lo que significaba eso, estábamos cerca de una máquina de café -¿Querés un poco?- Me pregunto señalando la máquina.

-No gracias-

-¿Sigue sin gustarte el café? Tengo que hacer que lo ames tanto como yo así que te voy a servir un vaso igual-

Intentar negarse sería inútil, fue muy inútil antes y de seguro volvería a serlo ahora. Así que me quede esperando a que la maquina le sirviera las dos tazas de café.

Una vez terminado se me acerco con una taza en cada mano y me dio una.

-Es mejor que empeces probando el café con leche. Cuando te acostumbres a su sabor pasaremos al café normal-

-Está bien-

Ambas seguimos caminando a la recepción y mientras llegábamos yo intentaba darle algo de charla -¿Ayer analizaste las tres sustancias toxicas que te pedí?-

-Claro que lo hice, pero hoy los guardias las van a probarlas en las armas. Así que nos asignaron otra cosa-

-¿Y cuál es?-

Mientras ella me hablaba yo aproveche la distracción y tire el café con leche que me dio en una planta –No me dijeron que es, pero lo sabremos cuando lleguemos a nuestro sector-

 Por fin llegamos a la recepción y me dirigí a una maquina por la cual pasé mi tarjeta para poder comenzar a trabajar. Detrás de mí Wanda hizo lo mismo, y una vez hecho eso nos dirigimos a nuestro sector para comenzar a trabajar.

Continuamos caminando hablando de cualquier cosa cuando de repente algo como un temblor sacudió todas las instalaciones, Wanda rápidamente se tiro para una pared mientras que yo me quede quieta -¿Qué fue eso?-

-No tengo idea me contesto ella-

Acto seguido las luces blancas que iluminaban los pasillos cambiaron de color a rojo y por los parlantes comenzó a sonar un mensaje “Todo el personal no combatiente por favor dirigirse a la zona de resguardo más cercana”. Ese mensaje se repitió varias veces mientras sonaba una alarma.

Mi compañera rápidamente me tomo de la mano y comenzamos a correr -¡Rápido! Sé dónde está la zona de resguardo más cercana-

Yo llevaba muy poco tiempo acá en comparación a ella y todavía no me había aprendido las rutas de emergencia.

-¿Pero qué está pasando?- Le pregunte algo nerviosa.

-No lo sé, esto no suele pasar casi nunca-

No nos detuvimos por nada, ella corría muy rápido. Pero repentinamente con un movimiento brusco hice que me soltara la mano y me detuve, en la pared de mi izquierda había una ventana que daba a otro pasillo y a través de ella podía ver a otros compañeros científicos correr. Pero uno a uno todos iba cayendo al piso muertos por un disparo en la cabeza –Pe…pero que mierda está pasando dios-

Otro temblor sacudió todo el edificio.

-¡Apúrate Lois!-

La voz con ese mensaje molesto se detuvo, y del techo comenzaron a bajar puertas blindadas, de seguro eran para evitar que alguien siga avanzando. Mire a Wanda y ella hizo lo mismo, acto seguido se fue corriendo, me abandono.



Supra K

Editado: 27.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar