Proyecto Elite 3: La última reunión

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 9: Dúo Elite: Ataque México

Después de pasar un tiempo en mi pequeño receso del los soldados de la elite. Allister aun sigue de líder y yo trato de disfrutar mi vida junto con Candace. Ella aun tiene fe de que vuelva a ser el líder, pero decido matar mis esperanzas. En la noche recibo una llamada de Sitron, necesita hablar conmigo acerca de la situación por la que estoy pasando.

Al día siguiente nos reunimos en la sala de reuniones. Como siempre todo mi equipo sentado y yo en medio como si fuera la gran maravilla andando.

- Se preguntaran por qué los he reunido aquí. Dice Sitron-.

- Algo. Digo-.

- Tengo que decirles a ti Charles y Allister que ustedes dos serán un solo equipo. Dice-.

- A que te refieres. Digo mientras me levanto lentamente-.

- Necesitamos a los soldados Leonidas, Joseph y Guismo para algo un poco más fuerte. Dice-.

- No estoy de acuerdo. Dice Allister-.

- Yo igual. Complemento-.

- Lo siento, pero es una decisión que el consejo y yo tomamos lo lamento. Dice-.

No nos quedaba otra opción. Tenía que obedecer y dejar a ir el grupo que me costó reunir.

- Buenas noticias Charles. Estarás activo otra vez. Solo que trabajaras con Allister. Dice-.

- No tengo otra opción, digamos comer abejas o meterme una espada entre el pecho. Digo-.

- No te queda de otra que aceptar o ir a la cárcel. Dice-.

Tuve que aceptar esa propuesta, no quería estar en la cárcel, es uno de los lugares menos deseados a los que quiero ir. Después de esa reunión fui a clases, es raro no ver a mis amigos sentados en sus escritorios mientras molestábamos y nos dábamos copias en los exámenes cortos. Mis compañeros podían notar en la soledad en la que vivía.

Al finalizar las clases, hacia lo de siempre, compro una gaseosa, unos ricitos, luego subo al bus, Allister tratando de arreglar las cosas y pues yo con Candace. Eso es lo que hacía todos los días. Bueno hasta que una noche ocurrió algo que no creía posible.

Candace estaba conmigo esa noche, la estaba ayudando en un trabajo para el instituto y de repente me llega una videollamada y alguien con sentido común respondo.

Veo que es Leonidas hablando en un lugar con poca iluminación.

- Charles. Dice-.

- ¿Qué paso? Pregunto-.

- Necesito que me ayudes. Dice-.

- ¿Qué te ocurrió? Pregunto-.

- Narcotráfico o no tengo ni idea ahora. Necesito que vengas con nosotras. Dice-.

- ¿Dónde estás?-.

- Distrito Federal-.

La videollamada finaliza repentinamente. Me visto y conduzco hasta la casa de Allister. Son las 11:30 de la noche. Toco la puerta como loco para que me abra.

- Sabes que es muy tarde, verdad. Dice mientras bosteza-.

- Si. Pero Leonidas está en problema. Hablamos y se oía en problemas. Digo-.

- Digámosle a Sitron. Sugiere-.

- No, lo haremos solos. Digo-.

Escuchamos que tocan la puerta. Giramos la cabeza impresionados.

- Dime que no tienes visita. Digo-.

- No lo creo. Dice-.

Nos acercamos lentamente a la puerta pero escuchamos el ruido de un arma cargada. Lo más rápido corremos al sofá para cubrirnos. Una lluvia de balas atravesaba la puerta. Lo único que podía pensar era en que estuviéramos a salvo. Cuando todo se ve calmado, derriban la puerta. Allister me da una 9mm pero solo tenemos dos cartuchos tendremos que mejorar la puntería. Ambos nos levantamos y comenzamos a dispararle. Pero encima de él aparece una especie de escudo que los protege.

Toma a Allister del cuello y lo tira hacia la pared. A mí me toma de una pierna, me levanta y me golpea contra el suelo. Luego veo que se va lentamente, era como un sujeto que mide 1.85, cuerpo de atleta, con unas botas tipo militar. Algo me dice que este sujeto no es de por aquí.

Me levanto y ayudo a Allister, por suerte nos encontramos bien, no sentimos ningún hueso roto. Saco mi celular y está destrozado. Después de nuestro encuentro me dirijo al laboratorio para hablar con Dax y Lex sobre la videollamada de Leonidas.

- ¿Dónde se hizo? Pregunto-.

- La dirección IP nos muestra que fue hecha en una casa abandonada en el Distrito Federal. Al parecer le pertenece a un tal Ignacion Valderrama conocido como "Mr. Pequeño"-.

- ¿Quién es? Pregunta Allister-.

- Según los registros de la policía local, es un narcotraficante y benefactor del Dr. Mendel-. Dice Lex-.

- ¿Por qué necesitarían Mendel un narcotraficante? Pregunto-.

- No es un narco cualquiera, estudio un tiempo química y es un benefactor de Mendel tal vez trabaja en una nueva droga. Dice Dax-.

- De acuerdo. Prepara las armaduras para viajar, también necesito que nos acompañes y que Sitron no se entere de lo ocurrido. Digo-.

Allister prepara el armamento que utilizamos en Lisboa. Yo ejecuto el programa que nos permitirá utilizar la agilidad. Pero aun me sigo cuestionando algo: ¿Qué paso con el resto del equipo?

Nos subimos al primer avión que nos llevara a México. Mientras repasamos los informes que tienen acerca de Mr. Pequeño. Al parecer fue detenido en El Paso, Texas por traficar con drogas, luego se vuelve uno de los mayores capos, traficando droga entre México, Estados Unidos, Guatemala y parte de Centroamérica. Sin duda un criminal que necesita ser sacado de las calles.



ID Roga

#9555 en Otros
#1116 en Acción
#1438 en Aventura

En el texto hay: accion peligro, ciencia ficion, continucacion de saga

Editado: 05.06.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar