Proyecto P.A.D.R.E

Tamaño de fuente: - +

ANTES DEL PROYECTO PADRE

 

24 de agosto de 2119 del Calendario terrestre.

A decir verdad, no tengo muchos recuerdos de esta fecha, nisiquiera estoy seguro si esté es el día exacto, pero aunque no recuerde bien lo que pasó alrededor de esas mañanas y noches oscuras, puedo confesar que algo extraño sucedió y que ahora estoy seguro que esta totalmente ligado a mi condición.

Desperté un poco aturdido y percibí nubes negras que bañaban todo mi alrededor, mi visión era borrosa pero lograba ver algunas luces que destellaban a la distancia, mi cuerpo pesaba y me costaba mover, todo me dolía y sentía miedo; mis manos estaban atrapadas en una especie de guantes metálico muy bien sellados con soldadura, en la punta de estos colgaba una cadena pegada a la pared.

Mi vista se enfoco al frente como si esperace algo de la nada. Poco después las luces que parecían débiles y diminutas se fueron uniendo hasta que su tamaño superaba al mío, ya no destellaban y al pensar que nada más sucederia, alguien salió de entre esa luz, por alguna razon misteriosa todo mi ser estaba alerta a cualquier movimiento brusco que pudiera hacer, no dudaría en lanzarme a desmebrarlo y utilizaría hasta mi última célula para mantenerme con vida; pero esa entidad sólo se acercó, puso su mano lentamente sobre mi cabeza y con mucha suavidad comenzó a acariciarla, algo así como si fuera de la porcelana más frágil.

De esa manera pasaron los segundos y cada vez más seres irreconocibles se aglomeraban frente a la ahora intensa luz hasta formar un semi-arco; es difícil de explicar pero podía sentir todas sus miradas, unas de alegría y otras de alivio o por lo menos era lo que mis sentidos podían notar, pero esos sentimientos no significaban lo que yo creía que significaban.

Las lágrimas no demoraron en mostrarse, pero sólo fue una brisa ilusa y pasajera, porque al instante en que sentí las agujas de 1cm de grosor capaces de atravesar mi pálida piel mientras inyectaba una grasa de color amarillo negroso, el personaje borroso se hizo a un lado y entró de nuevo al portal de luz; el dolor desgarrador se hizo con mi cuerpo, orine mi ropa, mientras me retorcia frenetico, babeaba a la vez que la sangre trataba de salir por cualquier agujero de mi cara y una proporción de mis cuerdas vocales se reventaban a cada grito de desesperación, hasta que encontré la paz más allá de la realidad y me desvanecí.

Así fueron todas las horas de todos los días durante 5 años, aún que sorpresivamente el daño de cada sesión de experimentación nunca se mantuvo y después de unos minutos de descanso mi cuerpo volvía a la normalidad aún que mi mente estuviera ya quebrantada.



Zaid Galax

#523 en Ciencia ficción
#1173 en Thriller
#663 en Misterio

En el texto hay: psicologicos, misterio, ecologia

Editado: 14.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar