Querido jefe Narciso

Tamaño de fuente: - +

Capítulo veintiséis

Narcisse Laboureche, con sus aires de grandeza, abrió las dos puertas de cristal que llevaban al taller más importante de París con un evidente enfado que, desde luego, iba a acabar dirigido única y exclusivamente hacia mí.

Bastien, con una media sonrisa que no pudo ocultar al ver al dueño de la empresa mejor cotizada del mundo, se cruzó de brazos y descargó el peso de su cuerpo sobre su pierna derecha, doblando la rodilla izquierda para ello.

Mi corazón estaba a punto de estallar. No podía ni mirarle a los ojos porque sabía que intentaría por todos los medios posibles matarme con su mirada de fuego y, después de todo lo que había sufrido, no podía permitir que un imbécil de su calaña me doblega con una fría y cruel ojeada.

—Hola, Narcisito —se burló Bastien, agudizando su voz como para querer hablar con un niño pequeño o con un animal.

Al CEO no le hizo demasiada gracia aquello, pues pasó por su lado aprovechando para pegarle un empujón con el hombro que resultaba poco probable que hubiera sido accidental.

Anduvo con el paso firme y el rostro en tensión hacia su tía bisabuela, la cual, sentada en ma cabecera de la mesa, se había cruzado de piernas y le observaba con la barbilla levantada, dejando a la vista su impresionante collar de perlas, que ocultaba con elegancia las numerosas arrugas que cubrían su cuello que, de algún modo, resultaban respetables y sofisticadas, como todo en ella.

—Dime por favor que no me has hecho bajar para ver a este sinvergüenza y a esta lunática interpretando un espectáculo de Broadway —murmuró entre dientes, dándonos la espalda.

Todos los Selectos dirigieron su mirada hacia el jefe, sorprendidos por sus palabras.

—No soy una lunática. Tan solo digo la verdad para que todos vean lo que me hiciste —me impuse, acercándome a la mesa.

—Yo no le he hecho nada, señorita Tailler. Usted se lo ha hecho a sí misma —dijo, girándose hacia mí con la mandíbula apretada y sosteniéndome la mirada.

¿Qué sentido tenía aquello?

—Narciso, basta —le ordenó Claudine,  levantándose para colocar una de sus manos sobre el hombro derecho de Narcisse.

Lejos de obedecer a su tía bisabuela, dirigió su rabia hacia Bastien, a mis espaldas, que se reía por lo bajo para que todos supiéramos que estaba inmensurablemente cómodo en aquella situación.

—Que bien que estés aquí, Narcisito —le dijo mi vecino, sonriendo todavía más.

—¿Y tú qué haces aquí, Louis? ¿Se te ha perdido una patrocinadora? —le atacó el otro, que estaba evidentemente preparado para pegarle un puñetazo.

Di un paso atrás para colocarme de nuevo junto a Bastien, aunque él no se inmutó.

—¿Qué patrocinadora? —preguntó Claudine, confusa.

Me sorprendía que Narcisse supiera a lo que se dedicaba Bastien, porque no parecían muy dispuestos a contarse sus vidas el uno al otro. Más teniendo en cuenta que la vida de relaciones públicas de mi vecino no era del todo ortodoxa.

Los Selectos, de pronto, supieron que aquel ese no era su lugar. Todos exceptuando a Jon se levantaron, despidiéndose ante Claudine y alejándose con rapidez de aquella sala, que se había vuelto cálida como el mismísimo infierno.

Vi de reojo cómo las piernas de Jonhyuk se movían de arriba abajo con nerviosismo a una velocidad vertiginosa, perfecta para una máquina de coser antigua, aunque estaba segura de que esa no era su función principal.

—Nos vemos mañana para continuar con esta reunión, jefa —se despidió Jean-Jacques a la vez que abandonaba la sala, siendo el último de los cinco en atravesar la puerta de cristal.

Se instauró por unos segundos un incómodo silencio que Narcisse rompió al sentarse en la silla que había estado ocupada por Gérard Renoir, adoptando una postura diplomática con sus manos cruzadas sobre la mesa y una espalda perfectamente erguida, sin perder de vista a Bastien.

—Tu querido Louis Sébastien se dedica a cepillarse a jovenzuelas de la asociación feminista de alto estatus en París para que ellas acepten patrocinar su empresita. Se hace llamar relaciones públicas, aunque se le adecua más el término de prostitu... —dijo el jefe con soberbia.

A mi vecino se le coloraron las orejas y, acto seguido, el cuello, aunque no movió ni un solo músculo, ni siquiera para parpadear.

—¿Cómo dices? —carraspeó Claudine, interrumpiendo a su sobrino nieto en contra de su voluntad.

Narcisse se echó a reír.

—Bueno, quién sabe si también lo hace con chicos, pero no puedo estar seguro porque lleva muy bien oculto su trabajo de relaciones púbicas —soltó con una sonrisa socarrona—. Digo públicas, relaciones públicas.

A Claudine casi se le cayó la mandíbula al suelo, desviando su mirada hacia Bastien, quien ni siquiera intentaba desmentirlo. ¿Qué estaba intentando con aquel silencio apabullante?

—Yo no he venido a despotricar contra Narciso, madrina —sedefendió él, parpadeando por primera vez—. Quiero dejar claro que a mí me la suda con quién se acueste este imbécil, aunque padezco a quien lo haga. Solo pretendía ayudar a mi vecina, Agathe, a mostrarte lo mentiroso y ruin que es tu querido sobrino. Si se llega a descubrir la verdad a la prensa, dará igual si va a trabajar en bus o en bicicleta, porque todos le odiarán por arruinar a propósito la carrera de una chica con talento.

Algo sorprendida, sonreí, porque no supe cómo más podía actuar.

Vi de reojo cómo Jon escondía su rostro entre sus manos, tras soltar un sonoro bufido que alertó a todos los que quedábamos en aquella sala.

Narcisse le dedicó una mirada asesina, aunque el asiático ni siquiera lo advirtió.

—Louis, por favor, dime que no es cierto lo que ha dicho Narciso —balbuceó Claudine, evidentemente afectada por lo que había dicho el CEO, menos preocupada de las palabras que había pronunciado su ahijado.

Bastien tan solo se encogió de hombros, quitándole hierro al asunto, como si su función en una de las mayores empresas de Francia fuera tan corriente como tan solo respirar.



SuperbScorpio

Editado: 30.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar