Radiactiva

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 3

Un nuevo comienzo

―Dara por favor no me hagas daño, mírame, estoy bien no me estoy convirtiendo en esas cosas yo...

— ¡Cállate! no te quiero escuchar, ya lo había visto antes, primero están bien y luego de unas horas comienzan a atacar, ¿por qué tú serias diferente?

―No, yo no digo que soy diferente solo que no me mates por favor—tengo mucho miedo

—Si no lo hago yo el virus lo hará por mí, y la verdad prefiero hacerlo yo, así sería uno menos en el mundo

Ella no deja de apuntarme, y siento  que en cualquier momento me disparará, tengo que hacer algo rápido.

― ¿Cuánto tiempo?— le pregunté

― ¿Cuánto tiempo qué?

— ¿En cuánto tiempo se convierten las personas?

―No lo sé exactamente, pero por lo que yo he visto es alrededor de un par de horas

—Por favor espera media hora, contando el tiempo que ya ha pasado, y si me convierto… entonces puedes matarme, no tienes nada que perder—trate de ganarme tiempo

Ella me mira con un gesto de duda, es obvio que no está segura, mientras tanto yo prácticamente estoy temblando, y no puedo imaginarme el convertirme en un zombie, me siento muy nerviosa, ni siquiera sé qué me va a pasar.

―Está bien, pero retrocede y siéntate en esa silla— le obedecí, no quiero morir.

Aunque seguramente el virus me matará tal como ella dijo, pero no siento ningún cambio excepto todos esos dolores y hormigueos que no paran, ¿serán esos los síntomas de la transformación? no, yo ya tenía todos esas molestias desde antes que me mordieran, mire a Dara, está sentada en una silla frente a mi como a dos metros de distancia y apuntándome fijamente con su arma.

― ¿Cómo sabes esto de las transformaciones?— le pregunte, una por que tengo curiosidad, y otra para que vea que aún estoy consciente.

―Porque yo las he visto, a algunos de mis amigos les paso, y no pudimos hacer nada más que asesinarlos—eso suena muy cruel, matar a tus amigos debe ser muy difícil aun siendo zombies.

― ¿Y dónde están tus otros amigos?

—Fueron devorados, ahora todos murieron, y me quede sola—dijo con tristeza

Fue ahí cuando supe porque me había ayudado, ella se vio reflejada en mí, en cierta forma, pues ambas estamos solas.

―Lo lamento mucho, yo sé lo que se siente estar sola— luego ella sonrió de una forma muy amistosa, pero todavía me apunta con su arma.

Hay mucho silencio entre nosotras, pero abajo se escucha el andar de los zombies, y los golpes en las puertas de que tratan de entrar algunos a la casa, pero no creo que puedan entrar.

Después de varios minutos, Dara me ordeno que me levante, pues se supone que ya ha pasado el tiempo para transformarme.

―No lo entiendo, ¿por qué no te has transformado todavía?— me mira con mucha curiosidad.

―No lo sé, pero por favor no me  hagas daño—ella me dio la espalda y empezó a guardarse algunas cosas del botiquín y las armas que había sacado.  

― ¿Sabes qué? no tengo tiempo para esto, yo mejor me largo de aquí, esto es muy extraño ya deberías…

Luego hizo una pequeña pausa y se quedó pensativa.

—Ya sé, seguramente tú te vas a convertir en uno de esos mutantes, por eso tardas más en cambiar, mejor me iré antes de que eso ocurra― ¿Mutantes? ¿De qué está hablando?

—Espera ¿Dijiste mutantes? ¿A qué te refieres? ¿Cómo son?

―Seguramente ya los veras luego, por lo pronto adiós, y agradece que no te mate cuando pude

Ella comenzó a caminar hacia la puerta, yo tengo miedo, no quiero quedarme sola otra vez, debo hacer algo, así que corrí hacia Dara para pedirle que me lleve con ella, pero de inmediato se dio la vuelta y volvió a apuntarme con su pistola.

—No te me acerques, porque entonces te vas a arrepentir—me amenazo

―Dara por favor llévame contigo, no voy a poder sobrevivir sola, ayudante por favor—empecé a suplicar,  ella no dice nada, y de pronto entra por la puerta y la cierra desde el otro lado, dejándome encerrada aquí arriba,  intente abrirla pero ya es tarde.

―Lo siento Mila—me habla desde el otro lado de la puerta—Pero no me puedo arriesgar, y acostúmbrate por que desde ahora estarás sola y no podrás confiar en nadie—después la escucho bajar las escaleras mientras le grito que se detenga y que me ayude.



Cynthicena

#1756 en Ciencia ficción
#9096 en Otros
#1365 en Aventura

En el texto hay: zombies

Editado: 29.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar