Realidades Difusas

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 15

Aunque suene acosador, veo dormir a Zack durante toda la noche del viernes. Su respiración se mantiene a un solo ritmo indicando que está estable, que posiblemente los resultados salgan de la manera que deben, nada fuera de lo normal. Por ahí de la una de la mañana el cansancio y el sueño me arrastran tan repentinamente que temo que sea una nueva alucinación.

Despierto sintiéndome asfixiada, intento respirar profundamente tratando de mantener la calma pero no se detiene, no puedo respirar. Me estoy asfixiando, busco desesperada algo, no estoy segura qué pero debo intentar regular mi respiración. Me levanto del sillón sintiendo que el abrigo me sofoca, lo arrastro fuera de mi al igual que mis lágrimas al admitir que ya ha pasado mucho tiempo.

¿Voy a morir? Es lo único que pienso, jamás me había pasado algo así y estoy aterrada. No puedo contralarlo, busco al chico que estaba en mi cama y lo encuentro aún dormido, con dificultad me dirijo a él y lo sacudo o golpeo con poca fuerza rogando que no tenga un sueño profundo, mi pánico aumenta cuando él despierta alarmado. Ver el reflejo en otra persona solo empeora las cosas.

— ¿Qué pasa? ¿Qué estas sintiendo? —pregunta preocupado quitándose deprisa los sensores pegados a él. Me sienta en la cama, y me agarra por los hombros temblando al igual que yo.

—N-o pue-do res-pi-r —caigo acostada en la cama, haciéndoseme imposible mantener el equilibrio.

Lo escucho presionar el botón rojo debajo de la cama y correr al baño de la habitación a ocultarse. Veo en un borrón corriendo hacia mí, los escucho hablarme repetidas veces, siento que me colocan una mascarilla y luego pierdo la conciencia.

Un dolor recorre mi cuerpo, mi estómago se retuerce haciéndome gemir contra un pavimento, me siento sumamente débil. Algo o alguien me sacuden por los hombros, despertándome del todo.

— ¡Ocúltate! —Ordena una voz gruesa sin paciencia — ¡¿Es que acaso no piensas?! — protesta jalándome contra un muro.

Reacciona confundida al principio pero al ver a una niña delgada de ojos negros curiosos y cabello castaño sé dónde estamos o al menos una remota idea. He vuelto a alucinar, he vuelto a otra realidad.

— ¿Zack? —pregunto sin esperar una respuesta pues al prestar atención a mi alrededor veo varios grupos del soldados amarillos, y mucha gente con ellos, recordándome las veces anteriores que he venido aquí— ¿qué sucede? —me dirijo a la par de Shamary quien está siendo ocultada por Zack.

—Andan buscándote —contesta molesto, volteándome a mirar solo para asesinarme con la mirada —. Y ahora a nosotros por tú culpa.

— ¿Qué? Yo no he hecho nada y lo repetiré hasta el cansancio si es necesario —le digo enojada por su insistencia de echarme la culpa cuando ni yo entiendo el porqué.

— Sí es tu culpa Haru, no debiste entrar aquí en primer lugar —responde indicándole a Shamary que no se aparta de su lado.

—Sigo sin entender, además yo no tengo control sobre esto si fuera así jamás regresaría aquí —admito un poco insegura siguiendo su mirada.

Los guardianes están gritando algo a todo pulmón, queriendo sí o sí hacerse escuchar sobre el escándalo.

— ¿Qué están diciendo? —pregunta asustada la pequeña pues se denota la tensión en el ambiente.

Zack la alza entre sus brazos poniendo su arma detrás de él, permitiéndome sin percatarse de que me permite acercarme más para poder entender lo que gritan.

—...Si cualquiera de ustedes ve a esta —desliza el dedo por el dispositivo en sus manos haciendo que mi foto se proyecte en la pared más cercana—, deben informarlo inmediatamente a sus superiores. Su Alteza exige que sea llevada a su presencia, cualquiera que se entrometa u oculte tal información... —demanda dejando sus palabras al aire al recargar su arma de cañón.

Camino hacia atrás por inercia, dejando que Zack me arrastre junto con la niña en dirección contraria a la multitud.
— ¿Dónde estamos? —susurro cayendo en la cuenta que todos tienen la piel roja, incluso ellos dos.

—Naum —contesta Shamary al ver que él no me contesta.

—Ok...entonces he estado en Jazleit, Carzoth y Naum —murmuro en voz baja enumerando con mis dedos las ciudades recordándome lo que había pensado cuando los recorrí —, oye Zack tú has estado en mi...realidad ¿cómo lo has hecho?

Detiene su paso poco a poco entrecerrando los ojos al mirarme.

— No lo sé, lo he estado analizando y he llegado a la conclusión que el hecho de que yo estuviera a tu lado atrapandote para que no cayeras me dio la oportunidad de cruzar esta realidad.



Nana Valentina

Editado: 04.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar